AFTER EARTH
AFTER EARTH EE. UU., 2013
Título original: After Earth
Dirección: M. Night Shyamalan
Guión: Will Smith, Gary Whitta, M. N. Shyamalan
Producción: Will Smith, Jada Pinkett Smith
Música: James Newton Howard
Fotografía: Peter Suschitzky
Duración: 100 min.
IMDb:
Reparto: Jaden Smith (Kitai Raige); Will Smith (Cypher Raige); Sophie Okonedo (Faia Raige); Zoë Kravitz (Senshi Raige); Glenn Morshower (Comandante Velan); Kristofer Hivju (Jefe de Seguridad); Sacha Dhawan (Piloto); Chris Geere (Navegador); Diego Klattenhoff (Ranger)

Guía para sobrevivir al legado paterno

En su carrera cinematográfica, para el aficionado a la ciencia-ficción ha sido muy común encontrar a Will Smith vinculado a diferentes proyectos del género, especialmente desde su papel de piloto de cazas en la americanada de INDEPENDENCE DAY (Emmerich 1996). A este título se pueden sumar otras producciones como YO, ROBOT (Proyas, 2004) o SOY LEYENDA (Lawrence, 2007), dos adaptaciones mediocres de dos conocidas obras clásicas de la ciencia-ficción. Por esa razón, descubrir en esta ocasión que él es el guionista de AFTHER EARTH (Shyamalan, 2013) no debería coger a nadie desprevenido.

En los últimos años Smith está empecinado en labrar un futuro en Hollywood para su hijo Jaden. Con ese motivo, ha realizado diversas inversiones que van dando su fruto. Probablemente el entrañable Príncipe de Bel-Air se empiece a encontrar mayor y desee entregar su corona a su descendiente, pero para ello está controlando de forma muy directa la carrera del hijo. AFTHER EARTH se mueve hacia ese mismo objetivo. Will Smith ha escrito un guión específicamente para que se luzcan padre e hijo. Aún así, el joven Jaden no lo tiene nada fácil pues enfrentarse al estrellato de su padre le lega en este filme a una posición secundaria, a pesar de ser el protagonista.

Dos elementos sostienen la sencilla historia de este filme: supervivencia y conflicto paterno-filial. Con una breve introducción sobre el mundo ficcional de apenas diez minutos, donde se cuenta que a causa de la contaminación los humanos huyeron a otro planeta donde unos alienígenas arrojaron a una criaturas llamadas skrel que cazan al hombre a través de la captación de las feromonas del miedo, se pasa a la historia per se. Cuando la nave donde viajan Cypher Rayge (Will Smith) y su hijo Kitai Rayge (Jaden Smith) se estrella en el planeta Tierra, abandonado años atrás, ambos personajes deben luchar contra un entorno hostil. Como su padre está herido de una pierna, debe ser Kitai quien recorra la distancia entre la sección de proa de la nave a la de cola, para buscar una bali­za de socorro. En este trayecto, no sólo deberá lidiar con la evolucionada fauna local, el denso oxí­geno y la fuerte oscilación de la temperatura entre el día y la noche, sino también con el peligroso skrel que llevaban confinado en el transporte espacial y que ahora, como no, se ha escapado. Todo este contesto se relaciona con la supervivencia.

El conflicto paterno-filial viene determinado porque Cypher Rayge fue el primer humano es fantasmizar, es decir, en no generar feromonas de miedo y ser invisible a los skrel. Ello le llevó a una intensa carrera militar por la que nunca pasaba tiempo en casa. Por ese motivo, el hijo se ha criado sin la figura paterna y busca emularlo desesperadamente, pero vive atormentado por la visión de un skrel asesinando a su hermana. Con estos dos elementos encontramos a un Jaden Smith en actitud de rebelde adolescente, diluido entre muy variadas reacciones que sobrevive gracias a la ficción hollywoodiense, no a las pericias de su personaje. La historia, llena de tópicos del cine de ciencia-ficción, tampoco ayuda a Jaden Smith a alcanzar su propio estrellato.

Para el proyecto, buscaron el apoyo de M. Night Shyamalan, quien, tras EL SEXTO SENTIDO (1999), no había cosechado buenos éxitos de crítica y es considerado un director fracasado. En este caso consigue una película que funciona, aunque relativamente, gracias a los escasos elementos de la trama, y también a una presentación moderna, siguiendo la estética de otras películas recientes de ciencia-ficción como EL ATLAS DE LA NUBES (hermanos Wachowsky, 2012) u OBLIVION (Kosinki, 2013). El problema residía que para conseguir rentabilizar la película era necesaria la presencia de un actor que desborda taquillas a nivel internacional como Will Smith.

Sin embargo, Smith padre cede la mayor parte del protagonismo al hijo, que se comporta con poco entusiasmo. Tampoco es que Jaden resulte un pésimo actor, pero todavía no alcanza un nivel que le compare con su padre. Su interpretación es todavía introvertida, fingida y desgarbada. Desde luego, su figura, aunque central, como he indicado, se queda a la sombra del padre. Por esa razón, Jaden Smith no necesitaba una guía para sobrevivir en un futuro planeta Tierra, sino una guía para sobrevivir al legado paterno.

© Mikel Peregrina, (718 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Blog Ciencia-Ficción el 10 de julio de 2013

¿De qué se trata?

Una escena intimista de padre e hijo respirando mutuamente (no se piense mal, es una de esas cosas de mascarilla-en-nave-espacial que ya salió en el trailer, por lo demás), cuando de pronto revienta el fuselaje, vemos después al crío tirado en tierra... y salto en el tiempo patrás, porque ahora las pelis tienes que partirlas así, con la escenaxión altiro para que los críos TDAH no se aburran... el caso es que tenemos una intro en donde nos informan que nos cargamos la Madre Tierra, abandonamos el planeta, nos instalamos en un mundo de nombre tan chulopulp como Nova Prime, y allí habían unos aliens puestos para masacrar humanos porque como los abogados, huelen el miedo, pero si un humano aprende a dominar su miedo entonces se hace invisible para ellos y puede derrotarlos (y los derrotamos, de hecho. Bueno, nuestros descendientes). Salto a... el crío que es el más mejol y too, pero el milico a cargo, por alguna razón, dice que no está preparado para ser milico. Yaaa vaaaleee, el crío le da las malas nuevas a papi, que justo venía de vuelta de alguna parte, y papi no se lo toma bien porque, bueno, es papi milico, qué creen, no un jipimerda de live and let live... Pero bueno, al final todo más o menos se arregla cuando papi se lleva al crío de viaje a su siguiente destinación. Bueno, todo se arregla es un decir, porque sucede lo que ustedes saben por haber visto el trailer: la nave se pega castañazo mayúsculo contra la Tierra, y quedan ambos varados en un mundo que ha estado sin presencia humana por no sé cuántos milesaños y too eso. Y por supuesto, para justificar la escena de los bichos huelemiedo y too, hay uno de ésos que parece que está suelto y, sorpresa, al final sí está suelto (si no lo estuviera, qué suspenso, ¿verdad?). Ahora, ambos deberán sobrevivir, etcétera. Y no sólo la pareja de protas, Jaden Smith y Will Smith (por ese orden, según créditos, miren ustedes, tratando de pasar la antorcha). También M. Night Shyamalan está en la misma, tratando de sobrevivir, Después del SEXTO SENTIDO. Pobres.

El espíritu de los tiempos

Parece mentira que cerca de década y media antes de DESPUÉS DE LA TIERRA (AFTER EARTH) (hey, me quedó lindo tralaben... trabalen... guas, eso es), M. Night Shyamalan era el nuevo niño bonito de Jólivu, el hombre que nos regaló la magnífica EL SEXTO SENTIDO. Porque con cada nueva peli (EL PROTEGIDO, SIGNOS, LA ALDEA, LA DAMA EN EL AGUA, EL FIN DE LOS TIEMPOS, EL ÚLTIMO MAESTRO DEL AIRE) ha ido perdiendo chorreón de fans, y no parece haber ganado nuevos por el camino. Es como el rey Midas al revés, se está especializando en transformar oro en mierda el pobre. Aunque admitámoslo, hay gente biliosa que le encanta eso, y vamos echándole leños a la hoguera incluso ANTES DE VER LA PELI, porque no hay nada más gratificante en la vida que patear en el suelo a los titanes caídos. Lo que hace un círculo vicioso, porque los biliosos (¡hey, me salió verso!) lo patean, luego la gente se convence de que es mierda, ve la peli sugestionada, la encuentran una mierda, el boca a boca funciona transmitiendo mierda al oído de los demás (metafóricamente hablando, claro, o si no sería muy asqueroso), y seguimos perpetuando el círculo de la desdicha del pobre weón (que no es que se lo merezca, pero una cosa es juzgar ex-post y caso a caso, y otra muy distinta ir etiquetando por la vida). En fin, el caso es que un buen día, en paralelo, Will Smith se encontró en la tele con una historia de supervivencia y se dijo, ¡hey! sería bonito rodar una peli en donde yo me quedo accidentado y casi no tengo que actuar ni moverme y cobro el cheque igual, y exploto a mi hijo haciéndolo actuar con la promesa de que si sale bien, podrá tomar mi testigo. O dedicarse a las carreras de autos como Frankie Muniz post AGENTE CODY BANKS 2: DESTINO A LONDRES. Total, al crío ya lo tengo bien aspectado ya, si igual le fue bien con el remake KARATE KID. Agarró entonces su historia de un papi atrapado en un accidente a la intemperie y su hijo que debe viajar por territorio salvaje para encontrar ayuda, y decidió adaptarlo al lugar en donde todas las premisas ya explotadas se vuelven originales: ¡¡¡EL ESPACIO EXTERIOR!!! Y puesto a contratar directores, Will Smith decidió ser original, y en vez de contratar a Christopher Nolan con la promesa de que su peli iba a ser el nuevo THE DARK KNIGHT y queremos el toque Nolan para nuestra épica saga espacial, vamos a contratar a un director promisorio y en la cresta de la ola... no debía haber ninguno disponible, porque terminó poniendo de capitán de navío a M. Night Shyalaman, AKA poison in box office. Y a rodar que son dos días. ¿Resultado? El castañazo padre de la peli se repitió SOBRE la peli, ACERCA de la peli, RELATIVO A la peli. A dos semanas de su estreno no había llegado ni a los cien millones de taquilla (aunque andaba cerca, pero como diría Garfield... cerca, pero ni una migaja), en circunstancias que costó 130 millones. Algo menos que el blockbuster promedio de Jolivú, vale, pero aún así no alcanza ni a recuperar los costos. Jaden Smith debe estar hasta los cuernos de papi, miren en el proyecto que fue a enrolarlo. Sólo esperemos que cuando crezca no termine como Macaulay Culkin. O peor, que se opere y termine como Lindsay Lohan.

¿Por qué verla?

:: Seamos desapasionados respecto del tema, no diré objetivos porque si yo con mis insondables pozos de sapiencia no puedo serlo al cien por ciento, qué queda para el resto. Pero en fin, automacarradas aparte. Esta es una peli fácil de odiar: SciFi megas opus (léase: needed attention whore) de premisa de acción pero-no-tanta-acción (léase: con pretensiones) protagonizada por papi e hijo taquilleros (léase: quiero enchufar a mi crío como sea) y dirigida por un hombre que partió dirigiendo pelis de terror con horrible final sorpresa, y cuya última peli de terror con horrible final sorpresa terminará siendo una peli autobiográfica. Es demasiado fácil ponerla a partir, y me da la idea de que parte de por qué la taquilla no ha respondido, es por eso, por la mala espina, por el me jode el crío enchufao, me jode lo quebrao el rapero ése, me jode el chialamán, mejor no la veo, y claro, como nadie va al cine y los que van tampoco salen tan convencidos que digamos, el boca-a-oreja no funciona. O funciona al revés. Lo dicho: el factor sugestión funcionando a tope. Pero dejando esas cosas, ¿realmente la peli está tan mal? No, no lo está. Tampoco es que esté tan bien. Se queda en deuda en cosas. La peli tiene la ración habitual de sodomizaciones a la ciencia que debe incluir por ley cualquier producto made in Hollywood (¿tormenta de gravitones que desata una tormenta de asteroides como motivo del accidente? ¿Por qué no recurrieron mejor al fallo técnico de toda la vida, o mejor aún, lo dejaron sin explicar si el motivo del accidente es lo de menos para la trama? ¿Y una nave ingresando en la atmósfera terrestre en caída libre se le revienta el fuselaje y acaba en el fondo de un auto-cráter, y aún así hay supervivientes en vez de achurrascarse como el Columbia? ¿Y cómo se supone que se puede combatir con artes marciales a una criatura que detecta a los humanos oliendo el miedo, si se supone que el olor del miedo es la adrenalina secretada por la reacción lucha-o-huye, que a su vez es necesaria para combatir físicamente a un enemigo con efectividad?). También, de coincidencias coincidenciosas para que funcione (la nave NO IBA a la Tierra, pero miren qué casualidad, salta un agujero de gusano y aparece en el mundo nativo de la Humanidad un poco porque sí, porque es chulo que sea la Tierra en vez de un mundo-genérico-salvaje al estilo del Pandora de AVATAR por ejemplo), y de dialoguitos acerca de que todo está en la mente, mind over matter, etcétera. Pero otros puntos de la peli están bien. La misma se beneficia sobremanera de atenerse a su premisa básica (un padre y su hijo varados en un planeta hostil) y no desviarse con subargumentos ni meterle tramas románticas con calzador ni nada. Además de poner el énfasis sobre todo en los dos protas, o mejor dicho la relación entre los dos, evitando la tendencia predominante del SciFi blockbuster promedio de pasarse a los personajes por el final de la evolución digestiva para privilegiar la pirotecnia descerebrada, evitación que por supuesto agradecemos. En ese sentido, en apostar por la simplicidad, la peli se lleva varios enteros. La descripción de la tecnología futurista es también creativa y coherente (salvo excepciones: ¿una medicina que debe ser administrada en dos fases en vez de una inyección única? Pero son eso, excepciones), aunque sospecho que muchos de los gadgets que se ven, estarán operativos de aquí a veinte años a lo sumo en vez de esperar a un universo futuro postapocalíptico. Las actuaciones por su parte, sin ser la chicha en cacho, son relativamente decentes. Salvo una escena en una catarata en donde Jaden Smith sobreactúa descaradamente, lo cierto es que el chico consigue transmitir la idea de un adolescente extraviado por la vida que debe aprender a ser el dueño de sí mismo, en vez de presentar su personalidad con el leit motiv mucho más obvio y abusado del rebelde sin causa chulo molón porque sí. En este caso es Will Smith quien queda algo en deuda, ya que en un momento confunde la letargia de su personaje por obra de los medicamentos, con liberación respecto de su deber de actuar en la peli para la que se supone está actuando. Pasamos de comentar la banda sonora de James Newton Howard, que siendo honestos está bien, pero por otra parte no deja de ser su enésimo autoplagio de THE DARK KNIGHT, que a esta altura pareciera que para eso lo contratan, para plagiarse a sí mismo (aunque siendo justos, no contrataron a Newton Howard por ser hot desde 2008, sino porque ha musicalizado todas y cada una de las pelis Schyamalan desde EL SEXTO SENTIDO hasta la que nos ocupa). DESPUÉS DE LA TIERRA puede ser mejorable y corregida en muchos respectos, de eso no cabe duda, pero tampoco es para mirar en menos sus virtudes, que también las tiene. Estoy razonablemente seguro de que al pasar el tiempo, cuando se asiente el polvo de la mala crítica porque sí y la gente empiece a verla con curiosidad para ver de qué iba la cosa, el público terminará por encontrarse con un blockbuster bastante decente, y terminará poniéndolo en su lugar, no como un clásico inolvidable del género, pero sí como una peli digna de que se le dedique algo de tiempo.

Ideal para: Ver una sencilla historia de padre e hijo obligados a entenderse en un planeta hostil, de nivel decente a pesar de sus defectos.

© Félix Capitán, (1.881 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 16 de junio de 2013
CC by-nc-nd 2.0 cl