IRON SKY
IRON SKY Finlandia, Alemania, Australia, 2012
Título original: Iron Sky
Dirección: Timo Vuorensola
Guión: Michael Kalesniko y Timo Vuorensola
Producción: Oliver Damian, Tero Kaukomaa, Samuli Torssonen
Música: Laibach
Fotografía: Mika Orasmaa
Duración: 93 min.
IMDb:
Reparto: Julia Dietze (Renate Richter); Christopher Kirby (James Washington); Götz Otto (Klaus Adler); Udo Kier (Wolfgang Kortzfleisch); Peta Sergeant (Vivian Wagner); Stephanie Paul (Presidenta de los Estados Unidos); Tilo Prückner (Doktor Richter); Michael Cullen (Secretario de Defensa); Kym Jackson (oficial McLennan); Ben Siemer (Sanders)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

Una insípida cancioncilla pseudohawaiana de ésas que evocan hula-hula años ´60s y Elvis Presley, acompañan imágenes de delicioso gusto retro (aunque estemos veinte minutos en el futuro, en concreto en 2018) de aproximación de un módulo lunar a... la Luna, claro, si es lunar no va a ser Marte pus hombrriii... (Bueno, quizás para la secuela...). El caso es que el módulo aterriza, ¡Hemos vuelto a la Luna leñe! (sí, son yanketas de toda la vida), y cuando uno de los astronautas camina un poco más allá... No Fucking Way!!! ¿Han visto una nave y a Sentinel Prime adentro? No. Han visto una base lunar. ¡con forma de cruz gamada! ¡Swástica! Antes que de puedan reportar cualquier cosa, uno de ellos es tiroteado y el otro capturado (hay estática, en Houston no escuchan, etcétera). Cuando los ¡nazis del espacio van! y le abren el casco, descubren que el astronauta es... ¡Negro! (y nosotros el público con un enorme OH-CRAP, pobre cordero-entre-lobos). Mientras, tenemos una escenita de exposición (sin quebrarse demasiado la cabeza, se trata de una profesora dictando clases de aprendan niños el trasfondo importante para entender esta peli, aunque gana bonus porque Julia Dietze está Too Much Sexy para esta peli. En fin, el caso es que nos enteramos que los nazis después de la paliza pa´grande WWII y todo, algunos se fugaron a la Luna, construyeron una base escondida del resto de la Humanidad en el Lado Oscuro (técnicamente debería ser la cara escondida de la Luna, pero estamos en una peli de nazis del espacio, ¿vale?) y como Cthulhu en R´lyeh, esperan pacientemente regresar para ¡¡¡Conquistar la humanidad!!! El caso es que le piden a la profesora que ayude con el astronauta, el astronauta se escapa, se topa con la chica, hay una escena de astronauta muuu noblecorazón salva a la chica y ella le tiritan los ojitos por el NO-ARIO, y vuelta a la captura. El caso es que el científico de turno, convenientemente el padre de la chica, descubre que el teléfono celular del astronauta (¿llevó un teléfono celular a la Luna? ¿Seriously? Ah, pero la peli es de Finlandia, así es que debe ser Nokia) sirve para mejorar chantipiruli el rendimiento de sus Multivac, y ¡hala! ¡¡¡A conquistar el univ...!!! Er, no, esperen, se descargó la batería del celular. Pero en la Tierra... ¡hay más! Así es que partirá una expedición a la Tierra para tener más teléfonos celulares con los cuales mejorar el rendimiento de las computadoras y que por fin la gigantesca chorrotenave espacial Gotterdammerung despegue (uno de los mejores momentos del soundtrack es cuando irrumpe el himno Götterdämmerung muss fliegen, Maschine steigt in den Himmel..., aunque mucho más adelante, eso sí). Llevándose al astronauta negro que, por su beneficio... ¡¡¡Lo han convertido en blanco!!! La serie de eventos que desencadenarán la Nazienblitzkrieg sobre la Tierra, ha comenzado. Y la batalla por lanzarse al asalto de la taquilla, también (aunque, tratándose de una peli independiente de Finlandia financiada en parte con crowdsourcing y sobre nazis del espacio, el downer ending es casi inevitable).

El espíritu de los tiempos

Un día, Jarmo Puskala tuvo un sueño. Nazis. Del espacio. Le compartió su idea a Timo Vuorensola, quien dijo que iba a dirigir la peli con dos condiciones. 1.- Udo Kier iba a interpretar un papel. 2.- Laibach iba a hacerse cargo de la banda sonora. En la peli definitiva tenemos a Udo Kier como principal jerarca nazi, y a Laibach en el soundtrack (con todo, el remix de B-Mashina fue utilizado sólo para el trailer, y no figura en la peli misma). La cosa empezó en... ¡2006! y es por lo tanto tan vieja como Cine 9009, blog que al momento de postear esto es casi un veterano de la blogósfera en español (por ende, la idea de base ciencia-ficción desconocida en la Luna no la plagiaron de TRANSFORMERS 3: EL LADO OSCURO DE LA LUNA). Conseguir el dinero fue lo complicado, por supuesto. Parte se financió por crowdsourcing, con fanáticos de todo el mundo contribuyendo. Que la peli sea una coproducción entre Finlandia, Alemania (¡¡!!) y ¡¡¡Australia!!! algo debería decir. Se estrenó finalmente en 2012, después de una campaña viral por YouTube en donde escuchamos B-Mashina en un trailer, y UNDER THE IRON SKY en el otro. Sin mucho bombo ni platillo, porque 1.- Qué distribuida va a querer quemarse con una peli en donde los nazis no sean mala gente como en BASTARDOS SIN GLORIA, y 2.- Qué persona va a querer ir al cine a ver una peli con nazis del espacio (además del ridículo inherente a la idea, tan de pulp, tan de serie B, tan 50s, está el hecho de que te miren con sospecha por ¿¿¿Eres nazi, acaso, eres nazi, Ah???). En Inglaterra, la distribuidora la estrenó en cines ¡Un solo día! aunque la presión de los fanáticos los hizo cambiar de opinión después (tampoco es que haya recaudado la repipa de dinero, claro). Pero siendo una peli de nazis del espacio y con baja recaudación, está lista para transformarse en peli de culto. De hecho, ya corren rumores de que quieren rodar una precuela (¿Antártica, 1945, perhaps?), y una secuela (¿Planeta Rojo, Red Sky, comunistas del espacio, maybe?). Déjenme darles una pista. Si ruedan cualquiera de las dos, ahí estaré. Y si ruedan las dos... también.

¿Por qué verla?

:: Probablemente sea mucho decir que IRON SKY es una buena peli. Queda en deuda en más de un aspecto. Pero desde luego que es una serie B muy distinguida y con suficientes puntos fuertes como para merecer un vistazo. Ya la sola premisa vale por lo delirante (nazis del espacio), o por lo menos, por lo poco correcta políticamente. También son delirantes las ideas para BATTLESHIP y PACIFIC RIM, y aparte de quejarse por si son malas o buenas, no veo a nadie diciendo que el concepto en sí sea absurdo, ridículo o abstruso. Así es el mundo, a Hollywood se le perdona todo y a los independientes nada. Además, la ejecución es bastante buena, considerando que estamos frente a una peli independiente. Los gráficos son notoriamente buenos, quizás no tanto como Hollywood, pero hablamos de una peli financiada con el vuelto del pan aquí, por lo que la nota es espectacular. Lo que a veces parezca lastrarse un poco por parecer estancado en la época técnica de las cinemáticas del STARCRAFT de los 90s, se compensa por la inventiva en el diseño de las maquinarias (esos zeppelines nazis del espacio están de lujo). El guión es un poco endeble y está provisto con algunos agujeros de guión bastante grandes (¿en serio nadie descubre que el blanquito homeless predicando el futuro holocausto nazi no es un astronauta perdido en la Luna? ¿Nadie nunca le tomó las huellas digitales? ¿Nunca llamó por teléfono a alguien de la NASA para reportarse?), pero la peli pareciera evitar de manera deliberada un tratamiento digamos realista, en beneficio de la farsa payasesca llevada a todo lo alto, consciente de que está jugando con un material demasiado ridículo de por sí como para más encima hacer el loco de tomarse a sí misma demasiado en serio. El humor funciona mejor en algunos lados que en otros, y las bromas sobre Sarah Palin parecieran tener fecha de caducidad (leñe, en 2012 ya Sarah Palin era una foto en los libros de historia), mientras que las alusiones pueden ser algo descolocantes (la alusión a DOCTOR INSÓLITO es interesante, pero la alusión al viral de Hitler de EL HUNDIMIENTO es algo gratuita). La acción pareciera ser una sátira en forma del estilo de cine de Michael Bay y Roland Emmerich, y de hecho las escenas de destrucción en las ciudades yanketas tienen un aroma a DÍA DE LA INDEPENDENCIA y ARMAGEDÓN que tiran pa´trás, no en el presupuesto claro pero sí en cierta mirada, cierto modo de rodar... (Una escena de destrucción de edificio de hecho es reminiscente de la secuencia de apertura en que un meteorito calibre 45 perfora un edificio, en ARMAGEDÓN). Pero en donde la peli brilla, es acumular cuanto cliché sobre los nazis puede, uno sobre otro, una pila de clichés que hacen el espectáculo en general muy divertido de ver en su exagerada exagerosa exageración: lo malos malísimos que son los nazis, su constante desprecio por los Untermenschen, la base lunar con forma de esvástica, su tecnología dieselpunk, su fijación por la pureza racial, las puñaladas traperas para ascender... Gana enteros además porque los nazis hablan alemán, en vez del típico ahora que estamos solos y el héroe americano no anda rondando aquí, hablamos en inglés shakesperiano de toda la vida. El retrato que la peli hace de los nazis no es condescendiente ni positivo, pero tampoco busca demonizarlos como lo haría una producción yanketa al uso, para mostrarnos lo bueno buenísimos que son los yankis versus esos malvados nazis. Parte de por qué los nazis son como son en la peli (incluso torpes y chapuceros, y la peli hace burla también de este cliché) es porque han estado en aislamiento en la Luna, tal y como el par de escenas con EL GRAN DICTADOR de Chaplin lo demuestran (en un rasgo de genio del guión, la profesora enseña que EL GRAN DICTADOR es un corto de 10 minutos alabando a Hitler por la famosa escena del globo terráqueo, y cuando en la Tierra tiene la oportunidad de ver el largometraje entero y sin censura...). Por otra parte, la peli juega con el cliché de América salva el mundo con una evidentísima mala leche: América en efecto salva al mundo e incluso insiste en sacrificarse salvando al mundo saltándose los tratados internacionales de desmilitarización del espacio de paso (por nuestro propio bien, que no se nos puede dejar solos, leñe), pero por un lado lo hace por la publicidad, y por el otro el resto del mundo igual colabora (la única de las grandes potencias que no envía su propia nave espacial estilo Robotech es... Finlandia). Al final, todo esto rematará en un final irónico, muy irónico, pero a la vez muy deprimente. Y, podríamos decir, quizás mucho más acorde a la realidad de lo que sería una situación como ésta, que el final promedio de blockbuster yanketa de el águila calva os tutela, kids.

:: Dos puntos muy buenos de la realización. Uno, las actuaciones. Julia Dietze tiene una excelente pasta de comediante (además de ofrecer algo de fanservice... incluyendo bonus adicional de parodia de fanservice con una escena de ella en lencería... de abuela, porque es una nazi), y Christopher Kirby como el astronauta negro, aunque no es capaz de seguirle del todo el paso, igual lo hace bien. Udo Kier como el jerarca nazi y Götz Otto como su segundo al mando también lo hacen bien, más el primero que el segundo, pero bien. Stephanie Paul es la Presidenta, en evidentísima sátira de Sarah Palin, que mejor le quedó a Julianne Moore en GAME CHANGE, vale, pero es que la Moore es mucha Moore también. Y Peta Sergeant es su mano derecha, interpretada como si viviera con regla permanente desde la menarquia. Y el segundo punto, es el excelentísimo soundtrack que se manda la banda eslovena pseudonazi Laibach, que es capaz de combinar en un todo coherente cuanto leitmotiv facho se le pone a tiro (algo de pop hawaiano, algo de himno nazi bombástico, y mucho-mucho-mucho Wagner, además de una velada inclusión de la Marcha Imperial de Darth Vader en un punto), y hace mucho por levantar la credibilidad de una peli cuya ejecución misma estaba bastante difícil.

Ideal para: Ver una excelente peli pulp serie-B que a través de toda la imaginería de los nazis del espacio se las arregla para satirizar los peores vicios del cine de acción de ciencia-ficción de Hollywood.

© Félix Capitán, (1.971 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 16 de mayo de 2013
CC by-nc-nd 2.0 cl