OBLIVION
OBLIVION EE.UU., 2013
Título original: Oblivion
Dirección: Joseph Kosinski
Guión: Karl Gajdusek, Michael DeBruyn, Joseph Kosinski
Producción: Peter Chernin, Dylan Clark, Joseph Kosinski
Música: Anthony Gonzalez, M.8.3 y Joseph Trapanese
Fotografía: Claudio Miranda
Duración: 204 min.
IMDb:
Reparto: Tom Cruise (Jack); Morgan Freeman (Beech); Olga Kurylenko (Julia); Andrea Riseborough (Victoria); Nikolaj Coster-Waldau (Sykes); Melissa Leo (Sally); Zoe Bell (Kara)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

Año 2077. Una agradecida voz en off nos pone al corriente de todo lo que en una escena media hora más adelante de peli, será repetido punto por punto de un personaje a otro. Hace sesenta años, la Tierra fue invadida por unos extraterrestrios cabrones que volaron la Luna e intentaron conquistar nuestro mundo, en ese orden. La Humanidad utilizó bombas nucleares para exterminarlos, y más o menos lo lograron: por un lado el planeta quedó convertido en un yermo radioactivo imposibilitado para la vida, y por el otro algunos de esos renacuajos del espacio, los carroñeros, todavía andan dando vueltas y atacan las instalaciones humanas. La Tierra misma está deshabitada y el grueso de la población está en Titán, el satélite de Saturno, mientras que unos poquitos están a bordo de una estación espacial llamada por alguna razón, el Tet (sí, suena a Vietnam ganando la carrera espacial). En la Tierra misma sólo está el personal de mantención (dos pelagatos, en realidad) que sirven de mecánicos para los drones, y que tienen la memoria borrada sólo por si son capturados por el enemigo, para que ellos no los puedan torturar ni extraer nada. Uno de ellos es Tom Cr... perdón, ¡¡¡TOM!!! a quien el trabajo de mecánico de taller no le quita lo macarra soltando frasecilla listilla sí y frasecilla listilla también. Acompañado de una fémina que es su especie de enlace de telecomunicaciones (piensen en Chloe y Jack Bauer de 24, pero en versión sexy), y que es fría como el culo de una foca, pero que soluciona todas las dudas existenciales del prota por el siempre agradecido recurso de mostrar carrocería (aunque bueno, el único fotograma de peli en donde se saca toda la ropita, es de noche y sin mucha iluminación exterior, así es que se ve la pura silueta... snif...). El caso es que empiezan a ocurrir algunos incidentes. Algunos drones que medio se salen de curso. Que hay que repararlos, porque los carroñeros son unos jodíos que no dan tregua atacando. Luego, el prota descubre una misteriosa comunicación de los carroñeros al espacio. Entremedio hay una escena de acción en que ¡¡¡TOM!!! se defiende a muerte de unos carroñeros. Sí, he escrito carroñeros a tutiplén y es por algo que sabrán si ven la peli. Y luego, cuando ha pasao como MEDIA HORA DE PELI, entonces comienza la trama principal. Porque se viene abajo una nave espacial que PATAPLÁS a tierra, y que porta unas cápsulas de escape. Y como el prota tiene unos sueños misteriosos ambientados en la época anterior a la invasión (una época en donde, lógicamente, no había nacido) en donde aparece una chica nada más mona, ya intuimos lo que ocurrirá: ¡la chica de turno es una de las que aparece en las cápsula de escape! Entonces ¡¡¡TOM!!! se dedica a salvarla porque, leñe, es literalmente la chica de sus sueños (y de los míos también porque Olga Kurylenko es lo más explosivo que ha salío de Ucrania desde Chernobyl, joer). Y como la coincidencia es mucha coincidencia, ¡¡¡TOM!!! empieza a investigar qué está ocurriendo, y descubre lo que un cuantión de pelis de ciencia-ficción nos han venido vendiendo desde como hace una generación: que nada es lo que parece, que la realidad es otra, etcétera. Lo que cualquiera que lea con criterio la prensa diaria sabe, caramba.

El espíritu de los tiempos

A finales de los 2000, parecía que la ciencia-ficción era un género casi muerto en el cine. Que casi todo lo que salía de relevante dentro del género eran secuelas o remakes, y que nadie estaba interesado en apostar por propuestas nuevas, por extender la frontera. Y poco a poco, como desde 2007 o 2008, empezaron a levantar cabezas algunos que podríamos considerar como nuevos clásicos del género: HIJOS DE LOS HOMBRES, SUNSHINE, WALL-E, DISTRITO 9, ORIGEN, AGENTES DEL DESTINO, LOOPER, EL ATLAS DE LAS NUBES... Todas pelis con algunas características en común: énfasis en el postapocalipsis o en el tema de la identidad (o ambos), existencialismo a la vena, y una estética general alejada del feísmo que invadió al género con el cyberpunk para mostrarnos un futuro o cotidiano pie en tierra (LOOPER) o iPod (WALL-E). En medio de todo esto Joseph Kosinski, el chico maravilla tras TRON: EL LEGADO, se lanzó a escribir un guión que trató de vender, más o menos sin éxito. De manera que lo redujo a cómic. Para que, aunque no fuera publicado, los estudios se interesaran en comprar los derechos y rodarla. Finalmente, cuando salió a subasta, se lo adjudicó la Disney (con lo que Kosinski hubiera terminado rodando para ellos de nuevo, tras TRON: EL LEGADO precisamente). Pero la Disney dijo que había que cambiar muchas cosas para que la cosa fuera TODO ESPECTADOR, así es que resubastaron los derechos, y se los adjudicó otro estudio que no sé ni tengo idea, ni me apura el saberlo (admitámoslo, los grandes estudios de Hollywood son todos más o menos intercambiables entre sí). La peli quedó agendada para mediados de 2013, pero cuando vieron el calendario y se percataron de que la cosa iba a terminar compitiendo contra PARQUE JURÁSICO 4, no se arriesgaron a terminar siendo ellos los jurásicos, y la cambiaron a marzo. Cosas de Hollywood. La peli fue recibida con cierta calidez por la crítica (no tanta tampoco, pero es que vamos, hablamos de SciFi aquí, y los críticos siempre han sido reacios al género, incluso los que lo valoran por clásicos con los cuales crecieron, aunque para ellos desde 2001, UNA ODISEA DEL ESPACIO todo es decadencia), mientras que el público respondió con algo de entusiasmo, inicial por lo menos. Hablamos de una peli que costó 120 millones de dólares y en su primera semana recaudó la mitad, lo que es un buen augurio si se considera que hablamos de una peli que TIENE ARGUMENTO, que HACE PENSAR, que NO ES SÓLO UN DESFILE DE EFECTOS ESPECIALES SIN SENTIDO. ¡Leñe, capaz que hasta la gente salga más inteligente del cine y too después de verla!

¿Por qué verla?

:: Déjenme describir OBLIVION de la siguiente forma: es la mejor peli de Philip K. Dick que no está basada en una novela o cuento del maestro. Porque estamos frente a una historia original, pero prácticamente todos los temas que toca son dickianos hasta la médula: futuro postapocalíptico, paranoia, la gran mentira, el totalitarismo, el rol de la memoria, la cuestión de la identidad, la naturaleza de la realidad... Es difícil adelantar más sin mandarse una sarta de spoilers y por lo mismo no lo haré. Mencionaré sólo que la historia no es tan básica ni predecible como el estándar, y aunque algunas vueltas de tuerca se ven venir, otras son lo suficientemente game breakers como para dejar al espectador descolocado. La historia tarda en arrancar (la trama principal, lo decíamos, comienza bien pasado el minuto 30), aunque dadas las inusuales circunstancias del universo narrativo, se agradece que se tome dispendio en habituarnos a él antes de adentrarnos de lleno en el meollo del asunto. La peli también consigue el más difícil de ser bastante coherente de principio a fin, ya que prácticamente todas las inexactitudes y cabos sueltos que se deslizan a lo largo, terminan por encontrar su explicación o ajuste (no todas, de todos modos, pero al final queda una sensación de coherencia, que es lo que cuenta). Quizás lo único un poco extemporáneo es que habida la disponibilidad tecnológica, el villano bien podía haberse vacunado a sí mismo de que su maléfico plan maligno se le empezara a descarrilar por la razón por la que se le empieza a descarrilar, porque uno de los personajes apunta que otro personaje es diferente, y eso bien se podía haber evitado con un poco más de diligencia. Pero aceptando que por estupidez, incompetencia o craso desconocimiento del personaje se le haya escapado dicha posibilidad, la verdad es que tenemos un guión sin agujeros reales de importancia, y eso en una era en que se estrenan como grandes cosas esperpentos de insulto a la lógica como TERMINATOR SALVATION, LINTERNA VERDE o ¡¡¡PROMETHEUS!!! pues estamos bien. Se ha acusado que la peli es una remezcla de motivos de pelis anteriores (2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO y Philip K. Dick, las más obvias, y la influencia estética de WALL-E es bastante clara, como que los drones pasan por parientes hipervitaminizados y sicóticos del robotito de marras y too) y que por lo tanto peca de falta de originalidad, pero eso no es especialmente grave: sabemos que la originalidad no existe desde que la industria narrativa es industria narrativa, con aquellos vetustos cavernícolas contando sus batallitas con los mastodontes, y lo que cuenta es saber mezclar bien los ingredientes, y esta peli los sabe mezclar bien. Los actores están bien, incluso ¡¡¡TOM!!! se preocupa por actuar y lo mismo Morgan Freeman, otro que hace rato se ha botado a la bartola en eso de aparecer en la gran pantalla. ¡Joer, si hasta Olga Kurylenko, usualmente contratada para usar bikini y a veces para sacárselo, no desentona demasiado! (Tampoco es que se mande peazo actuación, pero hablamos de la chica Bond de QUANTUM OF SOLACE, ¿vale?). La realización misma es bastante suntuosa, particularmente la fotografía, y lo único que queda un poco en deuda es el soundtrack, que en cuanto a orquestación y arreglos imita con desparpajo el trabajo de Daft Punk para TRON: EL LEGADO, y cuyo leit motiv principal es un plagio descarado del tema principal de THE DARK KNIGHT. Puede que no sea la peli más original del mundo ni mucho menos, pero a cambio, tenemos una que comprime de manera sucinta y elegante los tópicos de lo que podría ser la inauguración de un nuevo subgénero dentro del ya de por sí subgénero postapocalíptico, el postapocalipsis estilo LA TIERRA SIN HUMANOS, sin pandilleros punkies ni zombis mala leche. No sé si califique como buena peli a secas, pero sí que es una buena peli de ciencia-ficción, a lo menos.

:: ¿Alguien más se partió la caja de risa con el detalle involuntario de ver a Maverick el chulo piloto de combate de Top Gun que además tenía una moto muy chula y una chica hot para revolcársela, ahora mucho más viejo y varios años en el futuro, casado en un matrimonio frío como culo de foca, y pilotando avión y moto sí todavía, pero no para defender a la patria sino para ser mecánico, y además sin enterarse de que está siendo chuleado a lo bestia por EL GOBIERNO DE LA TIERRA UNIDA...? ¡Desarrollos que ha tenido la democracia entre 1985 y 2077! (Y ¡¡¡TOM!!! de paso).

Ideal para: Ver una sólida peli acerca de cómo nos las gastaremos cuando quedemos tan pocos últimos que ni para pelearnos en bandas estilo Mad Max nos alcance.

© Félix Capitán,
(1.801 palabras) Créditos Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 21 de abril de 2013
CC by-nc-nd 2.0 cl