EL MUNDO CONTRARRELOJ
EL MUNDO CONTRARRELOJ Philip K. Dick
Título original: Count-Clock World
Año de publicación: 1967
Editorial: EDAF
Colección: Ciencia-ficción Nº 25
Traducción: Ana María Aznar
Edición: 1980
ISBN:
Precio: Descatalogado

Philip K Dick fue un prolífico escritor estadounidenense que influyó notablemente en la ciencia-ficción. En sus primeras novelas trató temas como la sociología, la política y la metafísica dónde predominan las empresas monopolísticas, los estados autoritarios y los estados alterados de conciencia. Más tarde demostraría su interés personal por la metafísica y la teología. A menudo se basó en su experiencia personal para escribir novelas sobre las drogas, la paranoia y la esquizofrenia.

Este al ser un libro de 1967, es una novela en el que entremezcla la política y la metafísica porque, bajo una premisa de ciencia-ficción, la aparición de la fase Hobart o contratiempo que implica el rejuvenecimiento de la población e incluso la resurrección de los muertos, Dick desarrolla una novela policial en la que un estado autoritario, la secta de los Uditi y el propio Vaticano, rivalizan por hacerse con un valioso recién renacido, Thomas Peak, creador de la secta de los Uditi.

Según Ursula K. LeGuin, y este libro atestigua, no hay héroes en los libros de Dick sino actos heroicos. Los personajes de Dick, continúa Ursula, recuerdan a los de Dickens porque lo que cuenta es la honradez, constancia, amabilidad y paciencia de la gente ordinaria. Sebastián Hermes, el propietario de un pequeño Vitarium que tiene la suerte de encontrar y resucitar a Thomas Peak, es el paradigma de protagonista dickiano. Completan el cuadro Joseph Tinbane, el policía bueno que se enamora de la mujer de Sebastián, Lotta Hermes, una mujer a la que proteger, y, cómo no, la mala de la novela: Ann Fisher. Eficaz espía, no duda usar su cuerpo y mentir, por este orden, para conseguir sus propósitos: descubrir dónde está el Anarca Peak. Aunque, bien mirado, los mismo que no hay actos heroicos tampoco hay actos antiheroicos. Es simplemente el razonamiento contrario.

Cabe mencionar que cada capítulo de la novela tiene un encabezado de tema religioso; aspecto este sobre el que, como ya hemos dicho, escribió Dick en otros libros y que también se halla presente, si bien superficialmente, en algunos capítulos de la obra que tratamos. Eso sin mencionar que Thomas Peak, el Anarca Peak, es un viejo líder que creo una religión.

Otro aspecto reseñable de la novela es la empatía con que nos cuenta los hechos. Con empatía quiero decir capacidad narrativa para enganchar al lector. Y es que Dick transmite. Transmite ideas, situaciones, personajes y, en definitiva, ganas de seguir leyendo el libro que tienes entre tus manos.

© José Joaquín Ramos de Francisco, (414 palabras) Créditos