LOOPER
LOOPER EE. UU., 2012
Título original: Looper
Dirección: Rian Johnson
Guión: Rian Johnson
Producción: Ram Bergman, James D. Stern
Música: Nathan Johnson
Fotografía: Steve Yedlin
Duración: 119 min.
IMDb:
Reparto: Joseph Gordon-Levitt (Joe); Bruce Willis (Joe mayor); Emily Blunt (Sara); Paul Dano (Seth); Noah Segan (Kid Blue); Piper Perabo (Suzie); Jeff Daniels (Abe); Pierce Gagnon (Cid); Qing Xu (esposa de Joe de mayor (como Summer Qing)); Tracie Thoms (Beatrix)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

Año 2044. Que es más o menos como 2012, pero en versión 2044... bueno, no me entendieron un palote, no importa. Digamos que es el presente, pero con un par de cachivaches tecnológicos más, cortesía de la inevitable crisis económica etcétera. Una buena y bendita narración en off nos explica un poco las reglas del juego. Resulta que aún más en el futuro (treinta años después, en concreto) se ha inventado el viaje en el tiempo, pero que es una tecnología tan esto-o-aquello, que está prohibida. A pesar de lo cual, la mafia se las arregla para utilizarla de todas maneras. ¿Para apostar a la Bolsa en las especulaciones inmobiliarias y salirse justo antes de que pinche la burbuja respectiva? ¿Para matar al padre del líder de la futura Resistencia contra los robots, er, contra la mafia? ¿Para entregarle a su yo del pasado un almanaque lleno de los eventos deportivos de los próximos 50 años para hacerse rico apostando? ¿Para enviar un aparato de éstos al pasado a una época en donde no sea ilegal tener uno, y explotarlo desde ahí a mansalva? ¿Para conocer a Al Capone el Unico y Verdadero Dios y rescatarlo de Alcatraz? Pues, no... Para ejecutar a la gente. Verán, en el futuro tienen una tecnología tan chupi que ríanse de CSI, que no hay asesinato impune, entonces si quieren ejecutar a alguien, tienen que enviarlo de regreso al tiempo, y tener un asesino apostado ahí esperando para descerrajarle un tiro al pobre sonao. Un looper, que le llaman. Al looper le pagan su buen dinero para ir al pasado en un ticket sin regreso, y a vivir que son dos días. O treinta años en realidad, porque para no dejar cabos sueltos, cuando el looper envejezca treinta años y llegue al día de hoy (bueno, al treinta desde el 2044... es un enredo, lo sé, trato de hacerlo lo mejor que puedo, ¿vale?) lo envían al pasado, a ser asesinado por él mismo, o mejor dicho, por su propio yo del pasado treinta años más joven... ¿En donde está la recompensa entonces? En vivir treinta años a lo rey, claro. Pasa lo inevitable. Pues que cuando a un tipete le cae su propio yo desde el futuro, no lo mata porque, después de todo, es su propio yo con treinta más a cuestas. Así es que va nuestro prota, que es el bueno de Joseph Gordon-Levitt, y lo persigue y lo mata. Hasta que a nuestro prota le pasa la china. Nuestro prota es lo suficientemente listo como para saber que si no mata a su yo del futuro entonces a él lo matarán en el presente (bueno, con esto se está condenando porque ya sabe que de manera inevitable no podrá esquivar la trampa, si ya ha visto el resultado... paradox temporal aquí), pero no lo suficientemente listo como para que el yo del futuro le salga con un chiste y se escabulla. Ahora, nuestro prota tiene el enorme lío de tener que perseguirse a sí mismo pero con treinta años más de inteligencia (además de que es el jodido Bruce Willis, que ya se sabe, es el único y legítimo DURO DE MATAR), y además hacerle el quite a la mafia. Todo como parte de una aventura que lo llevará a una casa en donde hay una chica muuuuuu rica (Emily Blunt, quizás no tan exhuberante como otras, pero que compensa con personalidad a lo bestia ella), un niñato creepy que te cagas, y el misterio misterioso del futuro amo del mundo de la mafia etcétera. Chapeau...

El espíritu de los tiempos

Peli meritoria donde las haya, aún así el gran daño que le hizo LA GUERRA DE LAS GALAXIAS a la ciencia-ficción, es haberla infantilizado y convencido a todo el mundo de que era más rentable hacer ciencia-ficción descerebrada que pelis con ideas. Cierto es que después tuvimos cosas como BLADE RUNNER, y de cuando en cuando salen pelis de ciencia-ficción con ideas muy provocativas. Pero la dirección del cine de ciencia-ficción en general fue la contraria, la de ir sacando blockbusters cada vez más descafeinados, cada vez más dependientes de los efectos especiales, y con guiones y diálogos cada vez más esquemáticos. La tendencia tardó su buen poco en agudizarse, por supuesto (después de todo, en los 80 el concepto de blockbuster seguían siendo joyas como VOLVER AL FUTURO por ejemplo), pero ya un par de décadas después, para los tiempos de MATRIX, la idea de ciencia-ficción de acción con ideas estaba cargada de manera irremisible hacia lo cool, y la filosofía a hacer gárgaras, gracias. En este medio ambiente (en este páramo, mejor dicho) es que llega LOOPER. Una peli atípica dentro de lo que se hace en la ciencia-ficción de los 10. Y que misteriosamente, ha conseguido hacer una buena cantidad de caja: sobre 160 millones de dólares la última vez que revisé. Claro, una miseria al lado de, digamos, los 400 millones de PROMETEO o los más de 620 de HOMBRES DE NEGRO 3, pero si consideramos que la cosa costó apenas 30...

¿Por qué verla?

:: Alguna vez dijimos de TERMINATOR que por debajo de su maquillaje cyberpunk, en el fondo era la vieja historia de la princesa en peligro, del dragón que se la intenta comer, y del San Jorge en brillante armadura y brioso corcel tratando de impedir el desastre. LOOPER: ASESINOS DEL FUTURO viene a tener una idea o concepto quizás reminiscente de TERMINATOR en más de un aspecto, pero es cualquier cosa menos una historia tópica. Más que una historia sobre viajes en el tiempo, es una historia acerca de un grupo de personajes (uno de ellos por partida doble) metidos en un mundo de mierda, uno de cuyos elementos es que el trabajo está en relación a los viajes temporales. El guión es muy ingenioso y tiene momentos brillantes, aunque a veces deba forzar un poco las cosas para que todo encaje (¿en serio los forenses del ultrafuturo son tan buenos que no se puede cometer ningún asesinato ni de coña? ¿En serio los mafiosos no encuentran ninguna otra aplicación para la máquina del tiempo que utilizarla para enviar a sus víctimas a dormir con los peces? ¿En qué está el gobierno del futuro que no envía agentes al pasado a capturar a los loopers? ¿Y por qué los mafiosos envían al looper del futuro a ser ejecutado por su propio yo del pasado, en vez de un looper diferente para evitar justito lo que desencadena los eventos de la peli?). Pero la historia es interesante, y lo que es mejor, está bien llevada. El prota, y los demás personajes ya puestos, no es en realidad ningún héroe. Ni siquiera un antihéroe del tipo hago cosas malas y rompo las reglas porque obtengo resultados. El prota es simplemente un superviviente que hizo un pacto mefistofélico, comprometiéndose a trabajar para la mafia a cambio de una vida regalada durante treinta años, con ejecución al final del día: cuesta imaginar algo menos heroico que eso, o un personaje que encaje en un perfil heroico y que a su vez pueda tener un trabajo como éste. A su alrededor, todos los personajes son supervivientes dentro de un mundo seriamente colapsado, no tanto como en CYBORG o MAD MAX quizás, pero aún así. Quizás lo que más rechina de la peli es cuando salimos del ámbito más intimista o de la acción más sucia, para ir al terreno clásico de Bruce Willis haciendo el macarra, que no son demasiadas escenas, pero que de todas maneras están ahí, y que en otro tipo de peli o argumento estarían más que bien, pero que aquí se sienten un poco fuera de lugar. Pero en fin, pecados menores frente a una propuesta que, como mínimo, la calificaríamos de atrevida.

:: Otro elemento inusual de esta peli es lo bien actuada que está. Claro, tenemos un muy buen elenco, pero también tenemos a personajes que son algo más allá que la frase chula o el chistecillo esperable. La dupleta de Joseph Gordon-Levitt y Bruce Willis funciona muy bien interpretando ambos al mismo personaje con treinta años de diferencia, cuesta un poco en un comienzo asimilar que los dos son el mismo debido a las evidentes diferencias físicas, pero el trabajo con los gestos, manierismos y maneras de expresarse está bien desarrollado, sin recurrir a soluciones tramposas como darle un tic al personaje que permita conectarlo con el tic del otro personaje... ya me entienden. Que Joseph Gordon-Levitt y Bruce Willis pasan dignamente la prueba que hizo naufragar con escándalo a Saoirse Ronan, Romola Garai y Vanessa Redgrave en EXPIACIÓN, por decirlo fuerte y claro. Al lado de ellos, el otro gran personaje es por supuesto Emily Blunt, un poco más afeada que de costumbre (hay quien opina que ella estaba mucho más interesante que Anne Hathaway en EL DIABLO VISTE A LA MODA, y si bien yo no soy tan extremo, concedo que ambas van nariz con nariz ahí), interpretando a una madre soltera con más que evidentes frustraciones dentro de una vida no demasiado interesante (hasta que se topa con el prota, claro). Alrededor Paul Dano (PETRÓLEO SANGRIENTO) y Jeff Daniels hacen roles menores, y los sacan bien adelante, aunque debido a su carácter secundario, tampoco es que consigan mucho en el camino. En cuanto a Piper Perabo, su rol es poco menos que de adorno como una bailarina de mala muerte, un rol hilarante si recordamos que la chica se hizo famosa meneándose más joven en COYOTE UGLY... Pero la palma se la lleva con creces Pierce Gasnon, el chico que hace de hijo de Emily Blunt, y que cosa rara tratándose de un niñato, se saca una actuación brillante que opaca a todo el resto: cuando quiere verse tierno te dan ganas de abrazarlo y achucharlo hasta las lágrimas, y cuando es creepy, realmente llega a infundir miedo. Puede que los otros actores estén bien o mal, pero el personaje del chico es una pieza central de la peli, que en manos de un niño, digamos, común, hubiera sido un desastre y hubiera convertido la peli en una comedia involuntaria.

:: El final. No lo voy a revelar ni habrán spoilers aquí. Sólo diré que no es un final típico. O si se lo quiere ver de esa manera, puede ser leído como una subversión del final típico de esta clase de pelis. Es un final muy acorde con el resto de la peli, no un final cobarde como el de SENTENCIA PREVIA por ejemplo, o de otras tantas pelis de Hollywood que pueden ser muy gritties, pero que a la hora de la verdá, lo endulzan todo porque, cómo va a ser posible que acabe de esa manera, ¿verdad? No es un final lleno de trompetas triunfantes. Tampoco es un final para hundirse en la agonía de la desesperación. Es... bien, es un final muy humano. Entre tanta producción robótica que viene de Hollywood, eso es un plus enorme.

Ideal para: Ver la rara avis de una peli de ciencia-ficción que se preocupa primero y ante todo por sus personajes.

© Félix Capitán, (1.857 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 25 de noviembre de 2012
CC by-nc-nd 2.0 cl