SOLDADO UNIVERSAL
SOLDADO UNIVERSAL EE. UU., 1992
Título original: Universal Soldier
Dirección: Roland Emmerich
Guión: Richard Rothstein, Christopher Leitch, Dean Devlin
Producción: Craig Baumgarten, Allen Shapiro
Música: Christopher Franke
Fotografía: Karl Walter Lindenlaub
Duración: 102 min.
IMDb:
Reparto: Jean-Claude Van Damme (Luc Deveraux / GR44); Dolph Lundgren (Andrew Scott / GR13); Ally Walker (Veronica Roberts); Ed O´Ross (Coronel Perry); Jerry Orbach (Doctor Christopher Gregor); Leon Rippy (Woodward); Tico Wells (Garth); Ralf Moeller (GR76)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

Vietnam, la guerra que traumó a una generación, que como no es la nuestra no nos importa, y por lo tanto, ya podemos comenzar esta peli en solfa. Dos soldados están metidos en una aldea de charlies, y de un intercambio entre ambos, ya descubrimos que uno es el buenoh porque habla sobre humanidad y esas cosas (un por ese entonces top Jean-Claude Van Damme, por si a alguien le quedaran dudas), y el otro es el maloh porque le gusta matar gente por matar (Dolph Lundgren, que le hizo la puñeta a Sylvester Stallone no una sino dos veces el muy carajo, cómo se le ocurre hacerle eso a Sylvie...). El caso es que en esa jungla de macetero (seriously: pareciera que hubieran traído todos los gomeros del estudio y los hubieran amontonado en el galpón para que pareciera como que están en la selva), ambos soldados se matan. ¡Oh, no! ¡Mataron a Jean-Claude! ¿Cómo seguirá la peli...? Bueno, ¡no os preocupéis! Porque a ambos los congelan. Y los meten en un proyecto médico militar superchupisecreto (sin hacerles firmar nada, por cierto, si es que ya estaban clínicamente muertos). Años después, en lo que podría ser el presente o el futuro cercano (de 1992... recuerden lo puñeta que era el futuro en esos años... en los nuestros también, así como va la crisis), hay un grupo de rehenes encerrado en una represa. La policía no puede hacer nada. ¿Es un trabajo para Batman? ¡Por supuesto que no! Es un trabajo para los soldados universales, los nuevos boys cibernéticos creados con capacidades humanas aumentadas que les permitan hacer el superhéroe sin otras complicaciones que lo mediocre de los efectos especiales. Los soldados universales entran y hacen su trabajo con tanta eficiencia, que uno se pregunta cómo en algunos añitos más no los envían a Irak o Afganistán. Pero uno de ellos, el Yancló Vandám, sufre algo así como flash de su memoria. ¡Síndrome de Vietnam! Y decide que, obedecer, no más. Los soldados universales entonces deciden ir a por él. Pobrecitos. Porque Yanclovandam los va a partir... Los va a partir... Oh, sí, los va a partir...

El espíritu de los tiempos

No tengo idea a quién se le ocurrió la idea, pero debió ser algo así: oye, colega, ¿qué tal si escribimos algo así como RAMBO MEETS TERMINATOR? O sea, ponemos a un cyborg bueno contra un cyborg malo (porque todos sabemos que TERMINATOR[P] era buena, pero hubiera sido mejor si el bueno también hubiera sido cyborg, la de puñetazos que se habrían dado), y uno de ellos tiene síndrome de Vietnam y se va y tratan de cazarlo. Increíblemente, a pesar del descerebro inherente al concepto, la peli no sólo se rodó, sino que además resultó un éxito de taquilla. Tanto, que ya cuando iba para el declive aceptó rodar SOLDADO UNIVERSAL: EL REGRESO. También le aseguró la carrera al director Roland Emmerich, que venía de rodar MOON 44, y que acá se asentaría en definitivo como una presencia en el panorama blockbuster de Hollywood (las que siguieron fueron, claro está, STARGATE[P] y EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA (INDEPENDENCE DAY[P]), que terminaron de... ehm... consagrarlo). Y fue la peli que cerró la edad de oro de Dolph Lundgren, quien a partir de aquí empezó a deslizarse cada vez más a la serie B... er... bueno, siempre estuvo en la serie B hasta cuando fue el serie B de Rocky Balboa en ROCKY IV, pero ahora se hundió más y perdió más reconocimiento. Lo que se llama una peli histórica, nada mal para una que, bien mirada, no pasa de ser otra pelienta serie B de toda la vida.

¿Por qué verla?

:: ¿Cómo es que una peli condenada desde el primer día a ser y permanecer hundida en la más olvidada y olvidable serie B, se termina transformando en un pequeño clásico del entretenimiento palomitero? La respuesta: Roland Emmerich. Ninguneado por los críticos aspirantes de toda la vida incapaces de reconocer su enorme talento para el entretenimiento sin complejos, Emmerich consigue la magia. La receta es la que impondría después en sucesivos blockbusters, a cuál más aparatoso que el siguiente, todo hay que decirlo: su falta de complejos. Los efectos especiales son a ratos terriblemente baratos (ese dispositivo ocular que en realidad es poco más que un cartón pintado, esa jungla de Vietnam...), pero Emmerich en ningún minuto trata de disimularlos ni hacernos creer que estamos frente a una gran peli. Ayuda por supuesto el guión (esta fue la primera colaboración en los guiones de Emmerich con Dean Devlin, tipo que después coescribirá EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA y otros leviatanes emmerichianos), que dentro de su simpleza se las apaña para meter más de algún entrelíneas malicioso (la pareja de antagonistas lucha en el presente porque de alguna manera está reviviendo Vietnam una y otra vez, algo bastante fuerte dicho en los años inmediatamente posteriores a NACIDO EL 4 DE JULIO, ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA, PELOTÓN y NACIDO PARA MATAR, entre toda la racha culpógena del cine hacia Vietnam). Jean-Claude Van Damme se divierte de lo lindo empelotándose para Roland Emmerich (activista gay confeso, por cierto) y para Ally Walker (sí, leñe, la chica de PROFILER), que hace una gran pareja con él. Y Dolph Lundgren... bueno, este pobre nació para hacer de villano, desde ROCKY IV hasta LOS INDESTRUCTIBLES, y se la goza a concho. Todo lo anterior conforma un cuadro la mar de divertido, que no da tregua en ningún minuto, que no se esfuerza por querer amarrarlo todo y se entrega únicamente al sentido de la aventura. No será la materia prima con la que se confeccionan las grandes pelis, pero como de costumbre, si funciona no lo toques.

Ideal para: Pasarse un rato endiabladamente entretenido.

© Félix Capitán, (961 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 3 de junio de 2012
CC by-nc-nd 2.0 cl