CON OTROS OJOS
CON OTROS OJOS Fabián Plaza Miranda
Título original: ---
Año de publicación: 2012
Editorial: Grupo AJEC
Colección: Arrakis Ficción número 8
Traducción: ---
Edición: 2012
Páginas: 243
ISBN:
Precio: 14,95 EUR

La ciencia-ficción y el policiaco son géneros que maridan con notable facilidad. Puede que sea por la propia naturaleza especulativa de la ciencia-ficción, o por la impronta deductiva del policiaco, unir ambos en una misma historia es casi natural. Eso es lo que Fabián Plaza no presenta en CON OTROS OJOS, un policiaco desarrollado en un futuro relativamente cercano, aunque no se moja con la proximidad, en el que la nanotecnología se ha hecho prácticamente dueña de la actividad humana para lo mejor y para lo peor.

Desde el punto de vista policiaco es un clásico entre los clásicos, un antisistema se une a un renegado del sistema y son asesinados metódicamente por el ¿sistema? Ahí entra el inspector Raimon Wang, veterano policía con una sólida formación jurídica que se hará cargo de la sucesión de asesinatos y se verá enfrentado a una conspiración que excede el bla, bla, bla... lo habitual, vamos. La cierto es que llegados a un punto la evolución de los hechos y la presentación de las pruebas parecen apuntar en una dirección que no por evidente deja de ser inquietante. Sin embargo, la historia sigue un camino más clásico, en lo que podría parecer una vuelta de tuerca argumental, pero que en realidad abunda en los tics más tradicionales del policiaco. Incomoda, por un lado, porque sigue la costumbre de hurtar al lector información importante, manteniéndole en la ignorancia para jugar a sorprenderle finalmente con revelaciones de gran calado, pero por otro resuelve la situación con corrección, atando todos los cabos sin estirar demasiado el argumento. Me hubiera gustado comprobar como hubiera resuelto el autor la otra alternativa, de un potencial bastante más turbador.

En su aspecto cienciaficciónístico CON OTROS OJOS se desarrolla en una sociedad en la que la nanotecnología ha inundado, literalmente, el entorno y pocos aspectos de la actividad humana se escapan a su influjo. La manifestación más espectacular es la telepatía. La verdad es que cada vez que me encuentro ante el binomio superpoderes/ciencia-ficción me echo a temblar. De hecho la empecé a leer sin mucho entusiasmo esperando que Fabián Plaza fuera capaz de resolver la situación de un modo medianamente competente. Lo cierto es que lo consigue. La telepatía que propone no es exactamente tal, sino una combinación de nanobots cotillas y transceptores nanobóticos que deja bastante en el aire, sin entrar en detalles técnicos y centrándose exclusivamente en las posibilidades de tales tecnologías. El problema viene porque en la breve extensión de la novela tiene que resolver el caso y además mostrar el cambio que ha sufrido la sociedad a raíz de la explosión tecnológica. Lo consigue a medias, para ilustrar aspectos concretos o introducir personajes incrusta en ocasiones digresiones que se apartan del cauce natural del relato. Además abusa de los neologismos sin dar siquiera una idea de lo que describen. Es muy molesto leer algo lleno de palabras inventadas a las que hay que suponer un significado, unas notas a pie de página, si bien no pueden parecer muy elegantes, hubieran sido de agradecer y más utiles que el glosario final.

Por lo demás la novela se lee con fluidez, Fabián Plaza no ejerce de estilista su escritura es clara y directa, sin pretender impresionar, centrándose en la eficacia antes que en las construcciones enrevesadas. Como buen policiaco está escrito en primera persona, narrado por Raimon Wang, el protagonista.

En resumen, una de esas novelas a la que si bien se le pueden poner algunos peros en términos generales resulta agradable de leer.

© Francisco José Súñer Iglesias, (591 palabras) Créditos