LOS CUCLILLOS DE MIDWICH
LOS CUCLILLOS DE MIDWICH John Wyndham
Título original: The Midwich Cuckoos
Año de publicación: 1957
Editorial: Editorial Gaviota
Colección: Infinitum ciencia-ficción, nº 4
Traducción: N/C
Edición: 1987
Páginas: 304
ISBN:
Precio: Descatalogado

John Wyndham (1903-1969) fue una de las voces más importantes de la ciencia-ficción británica, autor de grandes clásicos como PROBLEMAS CON LOS LÍQUENES y EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS. LOS CUCLILLOS DE MIDWICH, la obra que tengo el privilegio de reseñar, es uno de sus relatos más populares, gracias sobre todo a las dos excelentes películas que inspiró; una en 1960, dirigida por Wolf Rilla y otra en 1995, realizada por ese genio del cine que es John Carpenter. Pronto reseñaré en el Sitio tanto los dos films citados como LOS HIJOS DE LOS MALDITOS, especie de secuela de la cinta de Rilla firmada por Anton Leader en 1964. Por el momento, sigamos con el libro que nos ocupa.

LOS CUCLILLOS DE MIDWICH presenta el manido pero siempre sugestivo tema de la invasión alienígena, aunque lo hace desde una perspectiva tan inquietante como original. En el título se menciona a los cuclillos, es decir, los polluelos del cuco, ese pájaro que acostumbra a poner sus huevos en nidos ajenos, para que otras aves se encarguen de incubarlos y criarlos. Y esto es exactamente lo que hace una misteriosa fuerza extraterrestre en el pueblecito inglés de Midwich, que resulta afectado por un extraño fenómeno que provoca el desvanecimiento de todos sus habitantes, animales incluidos. Las autoridades se encuentran ante una situación científicamente inexplicable, que los supera y que no saben cómo enfrentar. Veinticuatro horas después, tanto bestias como personas recuperan la consciencia y todo parece volver a la normalidad. Pero lo más sorprendente se produce un par de meses más tarde, cuando ya casi todos empezaban a olvidar tan enigmático suceso. Todas las mujeres de Midwich en edad fértil, incluso las que no han mantenido jamás relaciones sexuales, descubren que están embarazadas. Estos embarazos simultáneos, que se desarrollan como si de uno sólo se tratase, tienen en vilo al gobierno, que recaba la ayuda de Richard Gayford y su esposa Janet (que también se encuentra en estado), para que le informen discretamente de cuanto ocurra a partir de entonces en el pueblecito.

El resultado de esos embarazos son unos extraños niños que casi parecen clónicos, todos ellos rubios y con unos inquietantes ojos dorados. Los críos se desarrollan física y mentalmente más rápido que los infantes normales y muestran una absoluta carencia de sentimientos. Más aún, parecen poseer una especie de mente colectiva y unos poderes incomprensibles para el común de los mortales. No responden a ningún impulso afectivo y van siempre juntos, emparejados niño/niña. Su extraño comportamiento, sumado a una serie de muertes de adultos sin explicación lógica aparente, hacen sospechar a Gayford y al resto de los habitantes de Midwich que esos niños son una fuerza diabólica que debe ser destruida.

Narrada en primera persona del singular por Richard Gayford, la novela va acumulando tensión paulatinamente hasta su trágico desenlace. Wyndham presta especial atención a las disquisiciones morales y filosóficas que provoca la anómala situación que se vive en Midwich y al sentimiento de impotencia de las madres de esos engendros, que representan una espantosa amenaza no sólo para ese pequeño pueblecito, sino quizá para toda la humanidad. A pesar de su extraña naturaleza y de todo lo que se sospecha que han hecho, nadie puede evitar verlos como niños, de ahí las dudas de los adultos sobre qué se debe hacer con ellos. Al final, el sentido común y también —¿por qué no decirlo?—, el instinto de supervivencia humano se imponen, con las consecuencias que cabe imaginar. En este desenlace jugará un papel capital Zellaby, uno de los personajes principales de la historia, que será quien tome la decisión más difícil pero más necesaria.

El relato posee tal fuerza e interés que es casi imposible abandonar la lectura, una vez empezada la novela. De hecho, la Metro Goldwyn-Mayer adquirió los derechos cinematográficos de LOS CUCLILLOS DE MIDWICH antes incluso de que fuera publicada, sólo a la vista del manuscrito original. Pero de eso hablaré cuando reseñe la memorable película que inspiró este estupendo libro de Wyndham. De momento, disfrutemos de una de las obras capitales de la ciencia-ficción británica, un relato apasionante que es ya todo un clásico del género.

© Antonio Quintana Carrandi, (697 palabras) Créditos