LOS TECNOPADRES
LOS TECNOPADRES Alejandro Jodorowsky, Zoran Janjetov
Título original: Les Technopères
Año de publicación: 1998
Editorial: Norma Editorial
Colección: ---
Traducción: Lidia Fernández y Manel DOminguez
Edición: 2011
Páginas: 415
ISBN:
Precio: 32 EUR

Ambientada en el universo de los Incales, aunque con apenas referencias cruzadas con las aventuras de John Difool, LOS TECNOPADRES nos sumerge en las andanzas de Albino, que tras una desgraciada venida al mundo acabará por convertirse en la máxima figura de la secta Tecnos, que domina el universo en la sombra.

En este volumen la conexión Jodorowsky - Janjetov se hace más sólida y sin las vacilaciones iniciales de ANTES DEL INCAL. La narrativa de Jodorowsky es más suelta, más en la línea original de los Incales sin las vacilaciones y dudas que se podían rastrear en los inicios de las aventuras de un aún inocente John Difool, igualmente, Janjetov ha hecho suyo el trazo de Moebius y se desenvuelve en él sin mimetizarse, aportando su propia pesonalidad.

Los ocho álbumes dedicados a los tecnopadres (en este caso me he leído la edición Integral de Norma) cuenta como Albino, nacido tras una brutal agresión pirata al santuario donde Penepha, su madre, una joven virgen de legendaria belleza, se preparaba para ser oráculo Imperial, se convierte en el Tenorrector, el Tecnopapa de la secta Tecnos, pero asqueado por las nauseabundas prácticas de la Iglesia de la Santa Iglesia Industrial, pretende iniciar una nueva vida con sus más fieles y menos contaminados técnicos.

De una forma un tanto sorprendente, a Jodorowsky no debió creer que el doble relato de la peregrinación de Albino por el universo al frente de sus protegidos, y el relato de su ascensión por la jerarquía Tecnos, le diera para no mucho más de cuatro episodios, de modo que intercaló además las aventuras de su vengativa madre, a la fecha exitosa fabricante de quesos, que tras años de ahorrar compra una fabulosa nave de combate, contrata al más sanguinario mercenario del cuadrante y parte en busca de los piratas que la habían violado y engendrado sus tres hijos, a saber, el ya mencionado Albino, la desgraciada Onyx, de piel escarlata y cuatro brazos, y el dominante y muy poco conciliador Almagro. Las idas y venidas de unos y otros se desarrollan en paralelo a lo largo de todo el volumen para, como es previsible, converger en un espectacular apoteosis final.

Aunque entretenidas, las historias de Jodorowsky están siempre empapadas de un misticismo, al menos para mi, bastante incómodo. No es que sus historias no se puedan leer tranquilamente como una Gran Aventura, pero su desmedida afición por los deux ex machina en forma de oportunos superpoderes acaba haciéndose repetitiva. Así, cada vez que Albino se encuentra en dificultades o bien tira de superpoderes, se esconde en la cripta cibernética de San Severo de Loyoza (sic), el traicionado fundador de la Iglesia Industrial o se vale de las habilidades ratoniles de Tinigrif, su pequeña e inseparable mascota. Las habilidades inmensas de Albino y el resto de las ayudas le hacen salir bien librado de todos los líos en los que se mete, sin apenas rasguños, aunque ciertamente los daños morales no son tan leves. Sin embargo, por el lado de Penepha y sus hermanos, la resolución de los conflictos, si bien apoyada en adecuadas casualidades, resulta menos forzada y la narración fluye con facilidad. Dos caras del mismo creador que muestra simultáneamente lo cómodo de salir del paso mediante un par de pases mágicos aquí y allá y el más elaborado recurso de la inteligencia y el músculo.

Como es habitual en Norma la edición es impecable, aunque es evidente que las planchas están pensadas para formatos mucho más grandes que los 19x27 cm de éste volumen. Donde más se nota es en la rotulación, con letras ya demasiado pequeñas para los aficionados de una cierta edad. No obstante, aunque la calidad del volumen en si (como objeto de papel) se resienta en cierto modo de la impresión barata en China. Al menos el que yo tengo tiene ya las tapas combadas y una cierta tendencia a descuadrarse. Lo mismo le está ocurriendo a ANTES DEL INCAL (también Norma, y también impreso en China) No así a la SAGA DE LOS METABARONES, de Mondadori e impreso en España, que aún conserva una aceptable integridad estructural. No obstante, la encuadernación es muy resistente, no podría haber sido de otra forma si se tiene en cuenta que se tratan de más de 200 hojas, (420 páginas) de papel de alto gramaje.

Como único pero, la divergencia de las denominaciones entre las ediciones de LA SAGA DE LOS INCALES de Eurocomic y esta de Norma. En la primera, la secta es nombrada como técnicos-técnos y aquí se convierten en una variada serie de pantecnos, inquisidores y verdugos, nuevamente haciendo extraños los vínculos con obras anteriores, finalmente, la inquietante Sombra de los Incales se convierte en Zombra, que puede ser igualmente inquietante o una prima rumbosa de Sevilla.

© Francisco José Súñer Iglesias, (796 palabras) Créditos