EL FINAL DE LA CUENTA ATRÁS
EL FINAL DE LA CUENTA ATRÁS EE. UU., 1980
Título original: The Final Countdown
Dirección: Don Taylor
Guión: David Ambrose, Gerry Davis
Producción: Peter Douglas
Música: Alan Howarth, John Scott
Fotografía: Victor J. Kemper
Duración: 103 min.
IMDb:
Reparto: Kirk Douglas (Capitán Matthew Yelland); Martin Sheen (Warren Lasky); Katharine Ross (Laurel Scott); James Farentino (Comandante Richard T. Owens / Richard Tideman); Ron O´Neal (Doctor Dan Thurman); Charles Durning (Samuel Chapman); Victor Mohica (Black Cloud); James Coleman (Teniente Perry); Soon-Tek Oh (Simura); Joe Lowry (Doctor Damon); Alvin Ing (Teniente Kajima)
Comentarios de: Jesús Moya

Sinopsis

En 1980, y durante unas maniobras a 200 millas cerca de las islas Hawaii, el superportaaviones nuclear USS Nimitz se ve sorprendido por una tormenta eléctrica de magnitud y naturaleza desconocidas y se ve atrapado dentro de ella.

Al salir de este fenómeno, y por detalles tales como emisiones de radio musicales, el silencio de comunicaciones militares, el rescate de un senador en alta mar y el avistamiento de aviones de reconocimiento japoneses Zero, la tripulación comprueba que han retrocedido en el tiempo y que se encuentran a pocas horas escasas del ataque japonés a Pearl Harbor acaecido el 7 de diciembre de 1941.

Ante esta situación, el capitán Matthew Yelland (Kirk Douglas), al mando del gigantesco navío, se ve en la terrible disyuntiva de usar el poderío de su nave para evitar el ataque, o dejar que la historia siga su curso.

Comentario

Uno de los temas preferidos de la ciencia-ficción es el de los viajes en el tiempo, con infinitas posibilidades argumentales tal y como han venido demostrando la creación literaria y la adaptación al cine y series de televisión.

Quizás una de las más interesantes y espectaculares posibilidades de este grupo se dé en la película que vamos a comentar en este post.

Dirigida por Don Taylor (LA MALDICIÓN DE DAMIEN, HUÍDA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS) en 1980, EL FINAL DE LA CUENTA ATRÁS nos muestra qué podría pasar si de repente, un medio de destrucción colosal como el que representa el portaaviones USS Nimitz, que dicho sea de paso es el mayor navío de guerra del mundo, apareciera en otra época, en donde pudiera intervenir desplegando todo su poder militar. Pues aquí podemos tener una respuesta.

Su guión desarrolla esta eventualidad, añadiendo la presencia de ciertos personajes en la historia que narra que igualmente nos muestran una paradoja: en la partida del barco, uno de los oficiales se despide de un misterioso personaje que posteriormente va a conocer.

EL FINAL DE LA CUENTA ATRÁS es una excelente película de ciencia-ficción, con una buena historia, ejecutada con un buen plantel de actores (se ha dicho que para Kirk Douglas este papel de comandante se le quedaba pequeño para su talento), y, bueno, unos fantásticos platós de rodaje, que como se puede comprobar al verla, fueron el mismo portaaviones.

En este sentido, esta película fue el debut cinematográfico del barco y de sus incomparables cazabombarderos embarcados, los míticos F-14 Tomcat (los mismos que en TOP GUN).

Como dato curioso podemos decir que, en una de las escenas Kirk Douglas, staba sentado en su sillón de mando de capitán en el puente del barco, y a poca distancia, en otro sillón, y como un oficial, estaba el propio capitán real del Nimitz, ya que la misma tripulación participó en el rodaje de la película y salía en diversas escenas.

A todo buen aficionado a la ciencia-ficción le gustará esta producción, y si además se siente atraído por los grandes barcos y sobre todo por la moderna aviación, aquí no saldrá nada defraudado y disfrutará de las exhibiciones de los aviones, sobre todo de los Tomcat.

Los efectos especiales empleados en este film no fueron muy espectaculares que digamos, pero dentro de su sencillez cumplieron sobradamente su misión ayudando a crear el ambiente que se respiraba durante la entrada del barco en la extraña tormenta y las aureolas eléctricas que lo envolvían hasta que cesa el fenómeno.

Por lo demás, cuenta con una discreta banda sonora, compuesta por John Scott y una excelente fotografía, que casi nos hace sentirnos embarcados nosotros también en este portaaviones.

Se ha dicho que la propia película era una acción propagandística de la Marina norteamericana para lucir su emblemático barco; pero sea lo que sea, eso no quita que EL FINAL DE LA CUENTA ATRÁS sea un peliculón para ver con el mayor interés y para disfrutar.

Tiene méritos más que suficientes para incluirla en nuestra videoteca particular.

Nuestra valoración: 8.9 puntos.

© Jesús Moya, (662 palabras) Créditos
Publicado originalmente en AluCine el 15 de mayo de 2011