EL PLANETA SOLITARIO
EL PLANETA SOLITARIO Murray Leinster
Título original: The best of Murray Leinster
Año de publicación: 1979
Editorial: Caralt
Colección: Caralt de Ciencia Ficción, nº 29
Traducción: Adela Miró Sans
Edición: 1980
Páginas: 198
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Jorge Vilches

Leí la mitad de la novela en el aeropuerto, aguantando uno de esos retrasos habituales. La espera se me hizo corta. Murray Leinster, en realidad William Fitzgerald Jenkins (1896-1975), sabía enganchar con historias aparentemente sencillas que guardaban una complejidad natural, no forzada por grandes construcciones seudocientíficas, o un thriller metasicológico. Leinster escribía para que al final de la lectura te quedara una sensación de extraña satisfacción. La introducción del libro que hace John J. Pierce es fantástica: sitúa al autor y su obra, y da detalles sobre su vida que hacen la lectura más comprensible, más humana. Ser inventor, racionalista, metido en su trabajo pero divertido, y siempre pendiente del lector, lo que siempre se agradece, caracterizaban a un Leinster que ya he guardado entre mis autores favoritos.

El relato que da título al volumen (que en EEUU se llamó THE BEST OF MURRAY LEINSTER), EL PLANETA SOLITARIO, se publicó en 1948, y es una parábola sobre el efecto del hombre en otra especie inteligente, pero cuyos parámetros son distintos. Leinster hace un retrato negativo del ser humano (egoísta, codicioso, cortoplacista) pero también positivo (entregado, tolerante, solidario). Por otro lado, la idea de un ser-planeta que puede desplazarse, trastocando el equilibrio de los sistemas planetarios, creando problemas gravitatorios tremendos, queda en el relato como una anécdota hasta graciosa.

El segundo relato, AL MARGEN DEL TIEMPO, de 1934, es totalmente cinematográfico. Es una historia espectacular compuesta por una aventura cortada por episodios relacionados con la ruptura de la línea temporal. Los tiempos se superponen. Por ejemplo, se puede leer: «Ultimas noticias: Madrid, España, ha sufrido un cambio inexplicable. Todos los edificios notables no se identifican desde el aire. Desaparecidos los aeropuertos. Mezquitas ocupan al parecer el lugar de Iglesias y catedrales. Los ministerios arbolan pabellón de la media luna». Hay quien diría que no es un futuro improbable. La historia termina con una especie de ola temporal, una falla en el tiempo, que es como la llama el profesor Minott, el protagonista, todo un personaje. Sin embargo, muchas personas que dan atrapadas en otro tiempo, hay ciudades que han desaparecido, y otras que reaparecen pero sin seres vivos. Es un gran relato. Que nadie se lo pierda.

Leinster vio venir los ordenadores y la Era de internet. Así se puede leer en su relato UN LÓGICO LLAMADO JOE, de 1946; una fina historia de ciencia-ficción y humor. Evidentemente, un lógico es un ordenador que está conectado a almacenes de todo el mundo que guardan toda la información. Leinster hace ver que los lógicos son la civilización, porque si cerramos los lógicos volveremos a una civilización que ya hemos olvidado cómo funcionaba. Vaya, pues es verdad. Es un relato tan irónico como otro de este volumen, SIMBOISIS, de 1947, ambientado en la guerra fría y en la invasión de un pequeño país por una potencia totalitaria que Murray no nombra, pero que parece la URSS.

Pero como a Leinster debía gustarle también la fantasía, igual que a sus lectores, firmó un relato titulado EL PODER en 1945. La historia empieza con lo que se ha convertido en un tópico: un profesor norteamericano encuentra unas cartas en latín, fechadas en 1482. Las escribió un holandés desde Padua (colocar este tipo de cuento en la vieja Europa siempre funciona), que irá a Monteveccio, donde descubrió una nombre de incalculable poder. Lo que ha descubierto es el modo de comunicarse con un extraterrestre que está prisionero en la Tierra, y cuyos conocimientos científicos superan en mucho al estadio del hombre en la Baja Edad Media. Claro, la gente lo toma por brujería. El pobre alien se desespera, aunque cree que su ciencia no debe perderse al igual que las lágrimas en la lluvia (como escribió Ridley Scott).

El último relato es PRIMER CONTACTO, de 1945, que es junto a EL PLANETA SOLITARIO y A TRAVÉS DEL TIEMPO, lo mejor que hay en este libro. La nave Lianvaban encuentra por casualidad una nave alienígena. Es la primera vez que la Humanidad encuentra vida inteligente. Las tribulaciones y las decisiones que ambas tripulaciones acaban tomando son dignas del mejor estratega. Es un cuento imprescindible.

© Jorge Vilches, (691 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Imperio Futura el 20 de abril de 2011
CC by-nc-nd 3.0