EL EMISARIO
Star Trek DS9: EL EMISARIO EE. UU., 1993
Título original: Emissary
Dirección: David Carson
Guión: Rick Berman, Michael Piller
Producción: Peter Lauritson
Música: Dennis McCarthy
Fotografía: Marvin V. Rush
Duración: 90 min.
IMDb:
Reparto: Avery Brooks (Comandante Sisko); Rene Auberjonois (Odo); Alexander Siddig (Doctor Bashir (como Siddig El Fadil)); Terry Farrell (Teniente Jadzia Dax); Cirroc Lofton (Jake Sisko); Colm Meaney (Jefe O´Brien); Armin Shimerman (Quark); Nana Visitor (Mayor Kira)
Temporada: 1, Episodio: 1

Sinopsis

La Flota Estelar ha tomado el control de una estación espacial cardasiana situada en las proximidades del planeta Bajor. Benjamin Sisko, superviviente de la batalla de Wolf 359, es nombrado comandante de la rebautizada Espacio Profundo 9 (Deep Space 9; DS9). Kira Neris, oficial bajorana que ejerce el mando interino de la plataforma, no ve con buenos ojos la presencia de la Federación en su mundo y recibe a Sisko con hostilidad mal disimulada. El momento es muy delicado, porque la Flota Estelar espera promocionar el ingreso de Bajor en la Unión Federal de Planetas y los cardasianos conspiran para recuperar su supremacía en ese sector galáctico. Una sacerdotisa bajorana, Kai Opaka, se entrevista con Sisko y le entrega un extraño objeto, al que llama Orbs, aparecido en los cielos de Bajor diez mil años antes. El objeto en cuestión es considerado como un regalo de los Profetas por los monjes bajoranos, que llevan estudiándolo diez milenios, aunque no han avanzado demasiado en su conocimiento. Kai informa a Sisko de la existencia de otros nueve objetos idénticos, que obran en poder de los cardasianos. Jadzia Dax, nuevo oficial científico de DS9, procede al estudio y análisis del objeto. Al mismo tiempo, una nave de guerra cardasiana se aproxima a la estación y Gul Dukat, antiguo prefecto cardasiano de Bajor, le hace una visita de cortesía al comandante. Dax descubre el punto del espacio bajorano en el que supuestamente aparecieron los Orbs y propone investigar la zona. Con ayuda de Odo, el metamórfico jefe de seguridad, los federales logran sabotear los sensores de la nave cardasiana para impedir que rastreen a la Río Grande, lanzadera de clase Danube en la que Sisko y Dax parten en viaje de exploración hacia el llamado cinturón de Delorios, en cuyas proximidades fueron encontrados los diez Orbs. Esta misión conducirá al descubrimiento del primer agujero de gusano estable conocido, y al encuentro con una nueva forma de vida que, sin proponérselo, ayudará a Benjamin Sisko a exorcizar sus demonios interiores.

La estación Espacio Profundo Nueve
La estación Espacio Profundo Nueve

Star Trek, Espacio Profundo Nueve (DS9 en adelante) fue la tercera saga televisiva trek, si exceptuamos la serie animada. Aunque surgida a la sombra de la muy exitosa TNG, que por aquel entonces se hallaba en su recta final tras casi siete memorables años en antena, su planteamiento difería mucho del de la serie madre, a su vez inspirado en la mítica TOS. Michael Piller y Rick Berman, padres de la criatura, decidieron situar la acción en una estación espacial y dotar a la nueva producción de un tono más sombrío que el de las series precedentes. Si Roddenberry concibió TOS, al menos al principio, como un western futurista que iba a titularse Caravana a las estrellas, Piller y Berman trasladaron al universo trek la mítica de los fuertes de la época de la conquista del Oeste. Porque eso es lo que viene a ser la estación DS9: un fuerte en los confines de la galaxia, un puesto avanzado de la Flota Estelar de la Federación en un sector estratégico del espacio. La importancia estratégica del sistema bajorano aumenta con el descubrimiento de un agujero de gusano estable, que comunica esa región del espacio con el cuadrante Gamma, abriendo éste a la exploración federal. La nave más rápida de la Flota, desplazándose por el espacio normal a su máxima velocidad, tardaría sesenta y siete años en llegar a ese cuadrante, según dice Sisko. Atravesando el agujero de gusano se alcanza el mismo punto en apenas unos minutos. Así pues, este conducto espacial se convierte en una ruta estelar vital, que debe ser asegurada para Bajor y la Federación, razón por la que O´Brien, a sugerencia de Kira, exprime al máximo sus habilidades como ingeniero para desplazar la estación hasta las cercanías del fabuloso túnel espacial. Como puede apreciarse, la similitud entre DS9 y un fuerte del Far West es notoria. Los fuertes del Oeste protegían las rutas que seguían las caravanas de colonos en su marcha hacia el sol poniente; DS9 controla el agujero de gusano, puerta de acceso al inexplorado cuadrante Gamma, la Nueva Frontera del siglo XXIV.

Los agujeros de gusano son uno de los grandes tópicos de la ciencia-ficción, ampliamente utilizado en novelas, películas y series televisivas. En Star Trek han aparecido o se los ha mencionado en varias ocasiones, siempre refiriéndose a ellos como fenómenos espaciales transitorios. El agujero de Bajor, por el contrario, es estable, como se ha dicho, característica ésta que lo convierte en uno de los más importantes descubrimientos científicos de la historia. Pero lo más sorprendente de todo es que su origen es artificial, ya que como descubre Sisko, ha sido construido por unas entidades incorpóreas que habitan en su interior; seres que, merced a los buenos oficios del comandante, llegarán a un acuerdo con la Federación, abriendo el paso a través del agujero al tráfico interestelar.

DS9 sigue la pauta establecida en su día por TNG. Es, al igual que ésta, una serie coral, en la que la línea argumental de cada episodio está centrada en un personaje concreto, lo que otorga dinamismo y gran interés al conjunto de la producción. Para esta saga trek se crearon algunos de los roles más memorables de la franquicia. Aproximémonos a los más destacados.

Sisko y Picar
Sisko y Picar

En primer lugar tenemos a Benjamin Sisko, recio oficial de la Flota que es enviado a Bajor para hacerse cargo del mando de DS9. Sisko es un hombre atormentado por su pasado, ya que tres años antes participó en la batalla de Wolf 359, en la que resultó muerta su amada esposa, Jennifer. En aquella ocasión las fuerzas borg fueron dirigidas por el capitán Picard, que había sido raptado por los cyborgs y asimilado a su colectivo como un borg más (véase LO MEJOR DE DOS MUNDOS) con el nombre de Locutus. Aunque todos los miembros de la Flota Estelar saben que Picard no era responsable de sus actos, ya que estaba controlado por la mente colectiva borg, son muchos los que, inconscientemente, culpan a Jean-Luc de aquella derrota, la mayor sufrida por la Federación en toda su historia. Cuando la Enterprise llega a DS9 y Sisko se entrevista con Picard, no puede evitar que sus sentimientos se impongan a su disciplina, y el encuentro resulta muy doloroso para ambos. Benjamin ve en Picard a Locutus, el borg que dirigió el ataque que costó la vida a su adorada Jennifer; Picard, por su parte, no dice nada sobre aquella batalla, pero se muestra desolado, quizás porque ésta es la primera vez que se encuentra cara a cara con un superviviente de Wolf 359. La amargura de Sisko es tal que comunica a Picard su intención de abandonar la Flota tan pronto como concluya su actual misión. Sin embargo, será esta misión la que le ayude a exorcizar los demonios interiores que le torturan desde tres años antes, y en ese proceso tendrán un protagonismo decisivo las criaturas incorpóreas que han creado el agujero de gusano, entidades que le harán ver la oscuridad emocional en la que está sumergido, ayudándole a salir de ella. El Sisko que se entrevista de nuevo con Jean-Luc al final del episodio es muy distinto del que vimos al principio; un hombre que, por fin, está en paz consigo mismo y con el resto del universo. A partir de ese momento, Benjamin volverá a ser lo que siempre ha sido: un oficial de la Flota Estelar, dispuesto a representar dignamente los intereses de la Federación y a cumplir con su deber, por duro que éste sea.

El segundo en el mando de DS9 es la mayor Kira Neris, agregada militar del gobierno provisional bajorano. Kira es, como todas las bajoranas, una mujer de carácter fuerte y decidido, acostumbrada a defender a capa y espada aquello en lo que cree. Es un soldado de una pieza, pues la razón de ser de su existencia ha sido siempre, como la de la mayoría de sus compatriotas, la lucha contra los invasores cardasianos, que han sojuzgado a su pueblo y esquilmado los recursos de su mundo durante décadas. Con tan sólo doce años de edad, la valiente y hermosa Kira inició una vida clandestina, hecha de mil sacrificios y sufrimientos. Miembro destacado de la secta Shakaar de la Resistencia bajorana, participó en innumerables acciones de sabotaje contras los cardasianos, para los que sólo es una terrorista sin escrúpulos. Ha visto tanta muerte y destrucción, ha conocido tantos horrores, traiciones y vilezas, que ya no confía en nada ni en nadie. Sabe que su mundo ha sido liberado de la tiranía cardasiana gracias a la intervención de la Flota Estelar, pero desconfía de las intenciones de la Federación y piensa que el gobierno provisional ha cometido un error al aceptar la ayuda de ésta, permitiéndole mantener un contingente de fuerzas en la zona y otorgándole la administración compartida de DS9. Por eso recibe a Sisko con hostilidad, a pesar de que éste hace gala de un tacto exquisito a la hora de tomar posesión de su cargo. La desconfianza de Kira hacia los federales irá menguando paulatinamente conforme vaya avanzando la serie, hasta casi desaparecer por completo, gracias en parte al respeto y consideración con que la tratan todos en la estación, empezando por el comandante.

Los bajoranos aparecieron por primera vez en ALFÉREZ RO (ENSING RO) tercer episodio de la quinta temporada de TNG. En aquella ocasión, era destinada a la Enterprise una oficial bajorana, la alférez del título, para ejercer de mediadora entre la Flota Estelar y un grupo de terroristas bajoranos que pretendían involucrar a la Federación en el conflicto cardasiano-bajorano. Ro Laren, magníficamente interpretada por Michelle Forbes, estaba en la cárcel cumpliendo condena por actividades terroristas y era liberada para llevar a cabo la misión citada. Su presencia a bordo de la Enterprise desagradaba profundamente a Picard y su tripulación, que la veían como una criminal sin escrúpulos. No obstante, al conocer la historia personal de Ro, su lucha de toda una vida contra unos invasores crueles y despiadados, los tripulantes de la Enterprise acababan aceptándola sin reservas. Ro Laren fue la antecedente de Kira Neris y de todas las mujeres bajoranas, conocidas por su carácter fuerte, potenciado sin duda por el hecho de haberse visto obligadas a luchar por la libertad de su pueblo casi desde la niñez.

Los bajoranos representan, en el universo trek, a muchos pueblos actuales que ven sus territorios ocupados por fuerzas extranjeras. Vienen a ser como los palestinos de Star Trek, y al igual que éstos, recurrieron a la guerra de guerrillas y al terrorismo en su lucha contra el ejército de la Unión Cardasiana. Star Trek siempre se ha caracterizado por reflejar en sus guiones situaciones políticas contemporáneas, y los bajoranos son buena prueba de ello. Pueblo orgulloso e independiente, su principal característica es su acusada religiosidad, único factor de unión entre las distintas tribus o naciones en que se divide su mundo. Kira, a pesar de los horrores que ha conocido, o quizás precisamente por eso, es muy religiosa, y sabe que sólo esa Fe común puede evitar que su pueblo se embarque en una guerra fratricida. Las viejas rencillas que enfrentaron en el pasado a los bajoranos, olvidadas durante la ocupación cardasiana, están resurgiendo ahora, tras la expulsión de los aborrecidos invasores. La Flota Estelar puede ayudar a mantener el equilibrio e impedir el estallido de una guerra civil, y ésa es la única razón por la que Kira acepta, si bien a regañadientes, la presencia de la Federación en su mundo.

El oficial científico de DS9 es una bellísima joven, la teniente Jadzia Dax. Claro que conviene matizar lo de joven, pues se trata de una criatura realmente excepcional, que supera los trescientos años de edad. J adzia es una trill, raza que mantiene una curiosa relación simbiótica con otra forma de vida de su planeta de origen, Trill II. Los seres conocidos como simbiontes son una especie de babosas de gran inteligencia, que son introducidas en los cuerpos de humanoides trill cuidadosamente seleccionados, ensamblándose con éstos y originando una personalidad enteramente nueva, que conserva los recuerdos y experiencias de ambas formas de vida. Esta curiosísima simbiosis de especies será tratada con más detalle en un próximo artículo. Por el momento baste decir que los ensamblados trill están especialmente dotados para la ciencia, siendo los únicos miembros de la Federación capaces de igualar e incluso superar a los vulcanos en ese campo. Respecto a Dax, nombre del simbionte que la hermosa Jadzia lleva dentro, diremos sólo que es un viejo amigo de Sisko, quien, por cierto, queda agradablemente sorprendido por el nuevo envoltorio de su antiguo compañero de juergas.

Vamos ahora con Miles O´Brien, ingeniero y jefe de operaciones de DS9, un personaje que ya aparecía en ENCUENTRO EN FARTPOINT, el piloto de TNG, como jefe de transportadores de la Enterprise D. Al principio O´Brien era poco más que un extra en TNG. Pero conforme avanzaba la serie, los guionistas le fueron dando más protagonismo, hasta hacer de él un personaje fijo de cierta relevancia. De hecho, fue una de las revelaciones de aquella serie, y su impacto entre los trekkies fue tal que, a la hora de pergeñar lo que sería DS9, los productores decidieron incluirlo en el reparto en el mismo rol que le hizo famoso entre los fans de Star Trek. El bueno de Miles tuvo el honor de ser el primer miembro de la tripulación de la Enterprise que se casó a bordo de la nave, ya que en DÍAS DE DATA, episodio número 11 de la cuarta temporada y 84 del conjunto de la serie, contrajo matrimonio con la botánica Keiko Ishikawa, con la que llegaría a tener dos hijos. La dulce y culta Keiko se trasladará a DS9, donde, con el apoyo del comandante, pondrá en marcha un colegio para los niños de la estación.

Miles O´Brien es uno de los personajes más ricos en matices de DS9. Viene a ser el Scotty de la serie, un manitas con una extraordinaria formación científica y tecnológica, capaz de reparar casi cualquier cosa con los medios más precarios. Irlandés hasta la médula, ama las costumbres y tradiciones de su tierra natal, pero también, y quizá debido a su matrimonio con Keiko, muestra gran interés y respeto por las de otras culturas. Si bien domina a la perfección casi todas las ramas de la ingeniería, es un experto en transportadores, artefactos que no tienen secretos para él. La mayor parte de su carrera profesional está ligada a los sistemas de transportación, y durante veintidós años trasladó a miles de personas sin que se produjera nunca un accidente. Siendo oficial táctico de la USS Rutledge, tomó parte en la evacuación de la colonia de Setlik III, que había sido atacada por naves cardasianas, lo que explica su aversión hacia esa raza guerrera. Como he comentado anteriormente, en este episodio piloto Miles tiene ocasión de poner a prueba sus capacidades profesionales, pues Kira le pide, nada más y nada menos, que encuentre el modo de desplazar la estación hasta las cercanías del recién descubierto agujero de gusano, algo que en principio parece casi imposible. Huelga decir que, a pesar de los riesgos que conlleva la maniobra, Miles consigue ejecutarla con brillantez.

El oficial médico es el doctor Julian Bashir, un joven galeno que ha solicitado ser enviado al sistema bajorano porque busca satisfacer sus ansias de emoción y aventura. Llega a DS9 en la misma nave que J adzia, que le atrae muchísimo y a la que tratará de conquistar en los siguientes episodios. Aficionado a los misterios y fan de James Bond 007, cuyas aventuras gusta de recrear en la holodeck, Bashir tendrá ocasión de tomar parte en operaciones de espionaje, sobre todo a partir del momento en que traba amistad con Garak, el sastre, único cardasiano que vive en DS9 y supuesto miembro del temible servicio secreto de Cardasia, conocido como la Orden Obsidiana.

La tripulación
La tripulación

Jake Sisko es el hijo del comandante. Personaje creado para que los trekkies adolescentes tuviesen alguien con quien identificarse, los guionistas no cometieron el error de presentarle como un pitagorín al estilo de Wesley Crusher. Jake es un chico normal y corriente, que al principio no se siente a gusto en DS9, pero que poco a poco va integrándose en la comunidad, gracias sobre todo a su amistad con Nog, un joven ferengi, sobrino de Quark. Como cualquier chico de su edad, es un tanto inseguro, pues no tiene nada claro a qué va a dedicarse en la vida. Se siente atraído por la ingeniería, e incluso llegará a trabajar ocasionalmente con O´Brien. Pero su auténtica vocación, la de escritor, la descubrirá en el colegio que dirige Keiko O´Brien. El posterior devenir de la serie nos mostrará a un J ake convertido en un magnífico autor de cuentos y novelas, y también en reportero, labor que desempeñará acompañando a la dotación de la estación en algunas de sus misiones. Pero para eso todavía quedan años y varias temporadas de DS9. Aquí, en el piloto, todavía es, simplemente, el hijo del comandante.

He dejado para el final a los que, sin ninguna duda, son los personajes más populares de esta saga trek: Odo, el jefe de seguridad, y Quark, el ferengi que regenta el establecimiento de ocio de la estación. Dotados de personalidades muy complejas y, por lo tanto, interesantísimas, la química entre ellos se revela ya en EL EMISARIO. Los guionistas supieron aprovechar el gran potencial de estos personajes, convirtiéndolos en el símbolo más reconocible de DS9.

Odo es un metamórfico que fue encontrado, cuando todavía era un niño, cerca del cinturón de Delorios. Lo desconoce prácticamente todo sobre su origen, y ni siquiera sabe si hay más seres como él. Ha pasado toda su vida entre humanoides, razón por la que adopta casi permanentemente su forma. Sus fabulosas facultades le son muy útiles a la hora de desempeñar su trabajo como jefe de seguridad de DS9, cargo que ocupó incluso durante la ocupación cardasiana, pues su acrisolado sentido de la justicia y su imparcialidad eran respetados tanto por los cardasianos como por los bajoranos. Dada su peculiar naturaleza, Odo se siente solo, por lo que centra su vida en su trabajo, que parece ser lo único que le importa. No obstante, alberga la esperanza de descubrir algún día de dónde procede y, lo más importante de todo, si en algún rincón de la galaxia existe una comunidad de criaturas semejantes a él.

Curiosamente, el ser al que Odo está más unido es Quark, el ferengi que está involucrado en casi todas las actividades ilegales de la estación. Aunque en principio pueda parecer que son enemigos irreconciliables, existe un fuerte vínculo entre ellos, y en cierto modo se respetan mutuamente. En realidad, son casi amigos, aunque ambos se nieguen a aceptarlo y anden siempre a la greña. Esto quedará de relieve en UN HOMBRE SOLO, uno de los primeros episodios de la primera temporada, en el que Odo es acusado de un asesinato que no ha cometido y Quark no sólo le defiende ante sus clientes, sino que incluso trata de ayudarle haciendo algunas averiguaciones. La relación entre ellos será un constante tira y afloja, salpicado de abundantes escenas humorísticas que recuerdan, con las debidas salvedades, las interpretadas por grandes parejas cómicas del cine, como por ejemplo Stan Laurel y Oliver Hardy o Abbott y Costello. Estos dos son, sin duda, la sal y la pimienta de DS9. Rene Auberjonois ya había trabajado en Star Trek, en concreto en AQUEL PAÍS DESCONOCIDO, sexta entrega fílmica de la saga, donde dio vida a uno de los oficiales de la Flota Estelar que conspiran contra el Presidente del Consejo. También es destacable su participación como actor invitado en OASIS, uno de los mejores episodios de Star Trek: Enterprise.

Los ferengi aparecieron por vez primera en EL ÚLTIMO BALUARTE, tercer episodio de la primera temporada de TNG. Estos pequeños humanoides, de notable fealdad, representan en Star Trek las taras y vicios propios del capitalismo salvaje. Esta raza no tuvo demasiada suerte en TNG, pero en DS9, y merced a la fabulosa interpretación de los actores que les dieron vida, entre los que destaca el gran Armin Shimerman, los ferengi se convirtieron en uno de los pilares esenciales de la producción. Shimerman, trekkie de toda la vida, se hizo actor gracias a su pasión por TOS. Cuando supo que Roddenberry iba a rodar una nueva Star Trek, se propuso trabajar en ella como fuera y lo consiguió. Su primera aparición fue en EL ÚLTIMO BALUARTE, tercer capítulo de la primera temporada de TNG, en el que interpretaba, curiosamente, el papel de Letek, un ferengi. Poco después tuvimos ocasión de verle en Puerto, dando vida a un jocoso mensajero mecánico, y mucho más tarde, hacia el final de TNG, reaparecería en GESTA SUPREMA, ya como el incomparable Quark.

Quark, a pesar de ser una especie de hampón galáctico, como todos los de su raza, cae bien al personal. Es codicioso, tramposo, tacaño y no sabemos cuántas cosas más. Pero, en cierto modo, respeta unas reglas éticas. Vive con un pie a cada lado de la línea que separa la ley del crimen, y se las arregla divinamente para permanecer ahí, en perfecto equilibrio, sin inclinarse demasiado a un lado u otro, lo que le permite hacer buenos negocios en ambas partes. Conforme avance la serie iremos descubriendo interesantes detalles de su vida y milagros, como por ejemplo su matrimonio de conveniencia con Grilka, una sexy y feroz guerrera klingon.

Cardasiano
Cardasiano

Los constructores del agujero de gusano, los Profetas, según la mitología bajorana, son una de las especies más misteriosas e interesantes de Star Trek. Criaturas incorpóreas, cientos de miles de años más avanzadas que cualquier raza conocida, puede que incluso sean inmortales, ya que parecen ignorar lo que es la muerte tal y como nosotros la conocemos. Por otra parte, su naturaleza les permite percibir la totalidad del continuo temporal de forma simultánea, experimentando como tiempo presente lo que nosotros llamamos pasado y futuro. Esta desconcertante peculiaridad les permitirá ayudar a Sisko a liberarse de sus traumas.

Hablemos ahora de los efectos especiales. El prólogo del episodio recrea la batalla de Wolf 359. Cundo se rodó LO MEJOR DE DOS MUNDOS, la intención de los productores era ofrecer al público un espectacular enfrentamiento entre el siniestro cubo borg y la fuerza federal que salía a su encuentro. Por desgracia, el presupuesto no daba para tanto, de modo que nos mostraron lo que quedaba de la escuadra federal tras su titánica lucha contra los cyborgs: docenas de naves calcinadas. Cuando se planteó el argumento del piloto de DS9, Piller y Berman decidieron aumentar un poco el presupuesto de efectos especiales y recrear la espantosa batalla en la que la Flota Estelar perdió cuarenta naves estelares capitales y sufrió más de once mil bajas mortales; la peor debacle de su historia. La secuencia, aunque corta, es muy espectacular. Los navíos federales arremeten valientemente contra el inmenso y terrorífico cubo borg, que va destruyéndolos uno a uno con estremecedora facilidad. Las maquetas empleadas en esta escena son todas perfectamente reconocibles, pues vemos varias naves clase Galaxy y Nébula e incluso una hermosa variante de la clase Miranda, la USS Saratoga, navío en el que sirvió Sisko.

Las estrellas de la función a nivel técnico son la estación espacial y el agujero de gusano. Se supone que DS9 es una plataforma construida por los cardasianos, de modo que su configuración, tanto exterior como interior, es muy distinta de lo que estamos acostumbrados a ver. Se trata de una estructura impresionante, tanto por su tamaño como por su diseño. Llaman la atención las seis gigantescas torres, tres superiores y tres inferiores, destinadas al amarre de navíos que, por sus dimensiones, no pueden utilizar los diques estándar del denominado anillo de atraque.

El efecto que representa la apertura del agujero de gusano está muy logrado, y otro tanto puede decirse de los que muestran a las naves en su interior. Por otra parte, podemos disfrutar de las nuevas lanzaderas clase Danube, navecillas que, aun ostentando una estética trek, parecen inspiradas en las Águilas de Espacio 1999, pues al igual que éstas, tienen un módulo central intercambiable. Claro que eso no lo veríamos hasta mucho más adelante. Y no olvidemos las metamorfosis de Odo, efectos muy conseguidos que eran una novedad en televisión, pues hasta entonces este tipo de trucajes tan caros sólo se habían empleado en el cine, en films de elevado presupuesto, como por ejemplo TERMINATOR 2.

EL EMISARIO fue un buen comienzo para una saga trek que se prolongaría durante seis temporadas, con notable aceptación por parte de los fans, aunque nunca alcanzaría los niveles de popularidad de TNG. Tuvo sus detractores, claro; trekkies que la consideraban atípica y estática, por desarrollarse la acción en una estación espacial. Pero en general fue muy bien acogida por los aficionados. Después de todo, narraba una nueva serie de aventuras en el familiar universo trek. Hoy, más de una década después de su cancelación, Star Trek DS9 es ya todo un clásico de la ciencia-ficción televisiva, una producción casi mítica, cuyo prólogo fue este magnífico piloto: EL EMISARIO; un telefilme de ciencia-ficción que es todo un regalo para el buen trekkie. Disfrutadlo.

© Antonio Quintana Carrandi,
(3.892 palabras) Créditos Créditos