RAY HARRYHAUSEN, EL MAGO DEL STOP-MOTION
RAY HARRYHAUSEN, EL MAGO DEL STOP-MOTION Carlos Díaz Maroto
Título original: ---
Año de publicación: 2010
Editorial: Calamar Ediciones
Colección: Cine
Traducción: ---
Edición: 2010
Páginas: 286
ISBN:
Precio: 28,50 EUR

En estos tiempos de cine lleno de efectos digitales a precio de ganga, se hace difícil imaginar como era posible que no hace mucho (e incluso hace mucho) se pudieran conseguir toda una serie de efectos visuales, tan sumamente realistas, que todavía son difícilmente superables por sus homólogos digitales, que sin embargo ganan en espectacularidad. Ejemplos como el de 2001 son más que suficientes para demostrar que con talento y dinero se pueden colmar las espectativas más exigentes.

Esos extremos de excelencia son el resultados de años de evolución en los trucajes y en la forma de comprender la fotografía y la iluminación. Se puede decir que los efectos especiales son tan antiguos como el cine, e incluso tanto como el mismo teatro. Una de las técnicas más fascinantes fue, sin duda, la del stop-motion, en la que maquetas y modelos eran movidos imperceptiblemente por el operador, fotografiados una única vez, y vueltos a mover, en un proceso continuo y laborioso, para conseguir que la secuencia final de fotogramas diera como resultado la ilusión del movimiento real.

En este libro Carlos Díaz Maroto explica brevemente los antecedentes de la técnica y sus pioneros más relevantes aunque, obviamente, se centra en la figura de Ray Harryhausen como su gran cultivador, y quien la convirtió en una forma no solo de aportar espectacularidad a las películas, sino en una forma de entender el cine. Harryhausen trascendió bien pronto al papel de técnico especializado para convertirse en productor, guionista y co-director de sus películas, no siempre aparece como tal en los créditos, puesto que su pasión por la animación fue lo que marcó su carrera profesional. En el apartado de la dirección, tal y como se explica en el libro, en muchas películas habría que haberle situado en un escalón más visible, incluso ya cuando su nombre era usado como marchamo de calidad, ya que todas las escenas en las que intervenían sus creaciones debían ser coreografiadas y planificadas personalmente por él, para que posteriormente la sicronización con los planos de las figuras móviles fuera perfecta.

Tampoco es trivial su labor como guionista, o al menos como creador de ideas. Una vez que su nombre había adquirido el suficiente prestigio él mismo presentaba sus proyectos a los productores, que decidían si la idea era prometedora o no. En el proceso subsiguiente de producción, e independientemente de que se trabajara con guionistas profesionales, también debía indicar que cosas era posible hacer y que no, dependiendo de la dificultad técnica y, una constante en toda su carrera, el dinero que el productor estuviera dispuesto a invertir.

Aunque hoy en día muchas de aquellas míticas películas hayan quedado desfasadas y sus efectos visuales resulten toscos, a los que en su momento todo lo que teníamos era EL MONSTRUO DE TIEMPOS REMOTOS, LA TIERRA CONTRA LOS PLATILLOS VOLANTES, FURIA DE TITANES o JASON Y LOS ARGONAUTAS, todavía suponen una referencia de cabecera.

Luego vinieron Trones y Terminators a marcar una nueva época.

El libro, como es habitual en Calamar, es impecable y lujoso a partes iguales, profusamente ilustrado, Carlos Díaz detalla minuciosamente toda la producción de Harryhausen, desde su aprendizaje junto a Willis O´Brien (nada menos que el encargado de animar al primer King Kong) hasta sus más espectaculares largometrajes, pasando por una serie de cortos de gran éxito, en los que adaptó diversos cuentos populares. Aún siendo detallista, la labor de Carlos Díaz peca en ocasiones de impetuosa, si bien por un lado desgrana meticulosamente datos y fechas, sin entrar en valoraciones subjetivas, de los trabajos de Harryhausen, en otros, sobre todo cuano se refiere a remakes u obras de referencia, no es tan aséptico y los comentarios suben de tono. Tampoco hubiera estado de más un índice detallado, aunque la división por películas del libro hace relativamente sencillo encontrar las referencias a las mismas, un poco de ayuda no hubiera estado de más.

Vistas las fechas que se acercan, este libro es un magnífico candidato a regalo navideño. Cualquier amante del género lo agradecerá de todo corazón.

© Francisco José Súñer Iglesias, (675 palabras) Créditos