AGUARDANDO EL AÑO PASADO
AGUARDANDO EL AÑO PASADO Philip K. Dick
Título original: Now Wait for Last Year
Año de publicación: 1988
Editorial: Ediciones Júcar
Colección: Etiqueta Futura
Traducción: Domingo Santos
Edición: noviembre de 1988
Páginas: 235
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Joaquín Moreno

Texto de contraportada

2055: la Tierra está en guerra contra el enemigo alienígena. Gino Molinari, la Mole, secretario de las Naciones Unidas y líder de las fuerzas terrestres ante sus aliados lilistarianos y contra los insectoides reegs, es un hombre enfermo, que muere constantemente y es revivido cada vez para que pueda proseguir con el esfuerzo de guerra. Pero es también un hombre joven y vigoroso, que lanza enérgicos discursos por televisión. Y es también un cuerpo acribillado a balas de ametralladora, encerrado en un ataúd hermético lleno de helio líquido.

Y el doctor Eric Sweetscent, médico trasplorg, es quien debe cuidar de que siga con vida para que pueda proseguir su labor. Y es entonces cuando, por una argucia de sus falsos aliados y con la mediación de su amado/odiada esposa, se ve de pronto sometido a los efectos de la JJ-180, una droga alucinógena creada con arma de guerra contra el enemigo reeg y que tiene la virtud de lanzar a quien la toma a través del tiempo y el terrible efecto de ser absolutamente adictiva y mortal desde la primera toma. Y Eric Sweetscent, muy a su pesar, se ve arrojado a un insensato peregrinar por el futuro y por los universos alternativos….

El doctor Eric Sweetscent y su mujer Kathy trabajan en las oficinas de la Compañía de Pieles y Tintes de Tijuana propiedad del multimillonario Virgil Ackerman, una de tantas empresas que colabora en el esfuerzo de guerra, en la contienda que la Tierra, aliada con la civilización de Lilistar de Alfa Centauro, mantiene con los insectos alienígenas reegs de Próxima.

Eric es el médico de la compañía, aunque su verdadero trabajo consiste en transplantar órganos artificiales a Ackerman, para que éste pueda prolongar su vida y disfrutar del gigantesco parque temático marciano de Wash-35, en donde recrea la ciudad que conoció de niño, ahora destruida.

Gino Molinari, secretario de Naciones Unidas y amigo personal de Ackerman, requiere los conocimientos de Eric para poder preservar su delicada salud y así continuar liderando a los terrestres en la difícil guerra contra los reegs, y para afrontar las presiones de los aliados lilistarianos.

La novela se desdobla con el personaje de Kathy que, en una escena ya típica de las novelas de Philip K. Dick, se reúne con un grupo de amigos (y en la casa de uno de ellos) para compartir la experiencia alucinatoria ofrecida por la nueva, escasa y terrible droga JJ-180, de efectos alarmantes.

La droga, cuyo origen es desconocido, además de su tremenda adicción, tiene increíbles propiedades consistentes en proyectar a su consumidor hacia el pasado y, en unas pocas ocasiones, hacia un futuro alternativo; un viaje del que siempre se regresa a un presente, que ahora puede ser transformado, tras cesar la acción del narcótico en la mente del individuo.

Conspiración, viajes en el tiempo, paranoia, enfermedades psicosomáticas, simulacros capaces de suplantar identidades, convivencia matrimonial, falsos aliados, realidades espurias y la retención del pasado son otros de los temas presentes en el relato. No obstante, Dick finaliza la novela afirmando que en ocasiones hay que aceptar la realidad tal y como es.

© Joaquín Moreno, (521 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Blog de Jack Moreno el 17 de mayo de 2009
CC by-nc-nd 3.0