NIPE, EL MONSTRUO
NIPE, EL MONSTRUO Darrel T. Langart
Título original: Anything You Can Do...
Año de publicación: 1963
Editorial: EDASHA
Colección: Nebulae 1ª Época Nº 119
Traducción: Francisco Olmo
Edición: 1966
Páginas: 204
ISBN:
Precio: Descatalogado

El metatexto de la contracarátula señala que: En realidad, se trató de un monstruoso malentendido. El Nipe llegó al planeta Tierra en busca de sus iguales, con quienes establecer un fructífero contacto. ¿Pero, dónde estaban? Acaso aquellos ridículos seres bípedos, con sólo dos ojos y cuatro extremidades no podían representar a la especie superinteligente del planeta. Y entonces el Nipe se encerró en los subterráneos abandonados del antiguo Metro de Nueva York, que en el año 2081, nadie visitaba... Allí se hizo necesario buscarlo y destruirlo... creando para tal fin a otro monstruo capaz de medir sus fuerzas con él... el superhombre Bart Stanton, de reflejos rápidos como el pensamiento. Pues el Nipe actuaba con una celeridad sin igual en la Tierra, y que ningún ser viviente podía aventajarů

Recordar —con frecuencia de eso se trata—, consiste en conectarnos con nuestra afición y acercarnos a aquellas obras, quizás menores, pero que nos impactaron en el momento de leerlas. En mi agenda, he colocado la fecha de mis reflexiones iniciales: 25/10/1981, como dirían mis hijos para burlarse 30 años de na´.

La traducción es deficiente y la carátula horrorosa sin remedio, es un remedo de bestia abstracta que no alcanza a cuajar por ningún lado, me llamó la atención que el nombre del alienígena coincidía con nipón, el enemigo de USA en el Pacífico durante la II Guerra Mundial, lo segundo que note fue la semejanza del arribo de la nave ET con la caída del meteorito de Tunguska y de su posible vínculo con la obra de Kazantsev UN VISITANTE DEL ESPACIO EXTERIOR.

Luego, describo la situación presentada en la novela, marcada en profundidad por la Guerra Fría, ya que después de un tremendo holocausto nuclear, se arriba a un gobierno federativo mundial con los valores del protocapitalismo. Aceptaba como hecho incontrovertible la occidentalización del planeta. Siberia había sido puesta en valor por las inversiones de dicha federación a través de megasembrados de árboles de papel marcianos y con mucha verosimilitud habitada por mestizos chino-rusos, ya que el nombre del campesino que observa el estallido de la nave y se convierte en la primera víctima del Nipe es: Wang Kulichenko, lo cual evoca la concreción de una reivindicación china sobre terrenos siberianos esgrimida en esa época de tensiones internacionales entre los dos gigantes del socialismo.

Agrego que en cierta forma no se ha equivocado, se da la prospectiva, pero con intensa molecularización y regionalismo defensivo, asimismo resulta notable la exactitud de la predicción, ya que para el momento de la redacción, Randall, más allá de buenos deseos capitalistas y ataques a la vilipendiada y a posteriori fenecida URSS —con negación de un futuro socialista incluido— no poseía elementos que permitieran avizorar tan profundo vuelco; es cierto que la reivindicación china no ha sucedido, pero el desmembramiento de la URSS sustituye a esa subliminal apuesta. Quizás en consonancia Randall propone un planeta donde la catástrofe ha servido para instalar una sociedad de control similar a la actual sólo que con mayores despliegues tecnológicos para ejercerlo sobre las colectividades.

El Nipe era abordado con acierto y las características que se le atribuían permitían una recreación que combinaba ciertos rituales samurais signados por la caballerosidad con primitivas ceremonias caníbales de polinesios; lo que ha requerido para funcionar se le ha troquelado al inicio de su existencia independiente, y para evitar las repeticiones y los millones de actos innecesarios que trastocarían su accionar le han grabado una especie de cantar de gesta que indica lo trascendente.

Hay una evidente influencia de Malinovski y otros antropólogos en la elaboración teórica de George Yorimoto, el científico encargado de estudiar la etología del Nipe, quien descubría la forma diferente de su forma de razonar y concebir el mundo, en el fondo una sencilla inversión de los valores humanos donde los reemplazaba la intolerancia y la negación. Así se creaba un monstruo cuya destrucción estaba justificada.

El coronel Mannheim (otra reminiscencia de la guerra, un apellido alemán para significar que tras el final de la contienda eran aliados) líder de la unidad que intenta localizar y neutralizar al Nipe, permite que asesine y aterrorice durante años, en aras de la memoria robótica tecnológica que espera extraer y asimilar para aplicarla a la sociedad herida que representa cuando lo capture (similar a la actitud de la empresa propietaria del Nostromo en ALIEN: atraparlo y utilizarlo para obtener ganancias y liquidar a sus enemigos)

También significa que le conceden la oportunidad para que avance en la fabricación de un intercomunicador que puede atraer a bandadas de otros terribles mosntruos hacia la Tierra, pero esperan compensar el riesgo con la información exprimida de las redes neuronales del Nipe. Mientras, el engendro se convierte gracias a los mass media en un nuevo mito parecido a Frankenstein o Drácula. Diversos temas son incluidos por Garrett en la trama para densificarla y llenarla de contenido, demostrando habilidad para acoplarlos a su hilo principal, sin embargo, mucho es material de relleno y si lo hubiese cortado podría ser una noveleta eficiente.

El supuesto desafío decisivo entre Stanton y el Nipe, es sólo un match de box, duelo a puñetazos donde el Marqués de Queensberry se quedaría asombrado al comprobar para qué ha servido su arte; como era de esperarse, el Nipe, más delgado y pequeño en alzada, pero potente y veloz, ataca con movimientos similares a los del jiu jitsu, es un soldado japonés elevado a la quinta potencia, mientras que Stanton es sólo un supermarine elevado a la segunda potencia. Existe un artículo en Selecciones del Reader´s Digest (1941) que evoca un enfrentamiento similar entre soldados de ambos países donde triunfa el marine.

Existe un juego de gemelos (evoca LA HORA DE LAS ESTRELLAS de Robert A. Heinlein) que combinan cualidades, uno en New York y otro en el Cinturón de Asteroides (donde se ha transformado en el mejor detective contratado por el Lloyd´s de Londres) cuya llegada a la ciudad será el gancho usado para atraer al Nipe a la emboscada, ya que éste ante nuestra lentitud y blandura para reaccionar ha llegado a convencerse de que los auténticos dirigentes del planeta deben morar en el cinturón de asteroides.

Hay jugosas anécdotas: el Nipe confunde el Consejo de Regencia del Hospital Psiquiátrico donde arriba con el Gobierno de la Federación Rusa, en transparente alusión a su uso en el siglo XX para encerrar disidentes; el oponente del Nipe es un vikingo rubio y de ojos azules que por la radiación sufrida en una central atómica al morir su padre, no despliega defensas inmunológicas ni fabrica anticuerpos cuando lo someten a la serie de operaciones que culminan en la creación del superhombre capaz de liquidar al Nipe; o la rata-robot que dispara veneno (a destacar que los aspectos tecnológicos se enfocan de manera adecuada a la prospectiva del momento de edición y no obstante muchos parecen actuales, por la seriedad con que se les aproxima)

A pesar de que no quiero lanzar acusaciones falsas sobre el autor, el párrafo anterior y su preocupación por los mestizajes, que acepta como necesidad horrible pero necesaria, parecen nutrir a momentos un racismo larvado en sus argumentos. Lo cierto es que hay mucho más tras la apariencia de policial postapocalíptico que lo sospechado al inicio antes de revisarla, ya que tratando de rescatar ciertos detalles la observamos como una demostración de que la ciencia-ficción digna de ser leída —aunque estemos en desacuerdo con numerosos planteamientos proferidos en sus páginas—, puede presentarse en estuches diversos y sorprendentes, como este Nipe, el Monstruo.

© Luis Antonio Bolaños de la Cruz, (1.261 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Ciencia-Ficción Perú el 1 de agosto de 2010