EL INCREÍBLE HULK
EL INCREÍBLE HULK EE. UU., 2008
Título original: The Incredible Hulk
Dirección: Louis Leterrier
Guión: Zak Penn
Producción: Avi Arad, Kevin Feige, Gale Anne Hurd
Música: Craig Armstrong
Fotografía: Peter Menzies Jr.
Duración: 112 min.
IMDb:
Reparto: Edward Norton (Bruce Banner); Liv Tyler (Betty Ross); Tim Roth (Emil Blonsky); William Hurt (General Ross); Tim Blake Nelson (Samuel Sterns); Ty Burrell (Leonard); Christina Cabot (Mayor Kathleen Sparr); Peter Mensah (General Joe Greller); Lou Ferrigno (Hulk / Guarda (voz))
Comentarios de: Tonio L. Alarcón

Saben los lectores habituales de este blog que quien esto firma es, desde su mismo estreno, un defensor incansable del HULK de Ang Lee, versión rabiosamente adulta y reflexiva de un personaje del que, por desgracia, siempre se ha popularizado una imagen monocorde, unidimensional, de la que han huido sus mejores cultivadores comiqueros, especialmente Peter David. Precisamente, la diferencia entre el acercamiento a Bruce Banner de Lee y el que realiza EL INCREÍBLE HULK es el mismo que diferencia a los momentos más personales de David en la serie regular del personaje (como la etapa de Mr. Fixit o la miniserie Futuro imperfecto) con los posteriores intentos de hacerle volver a sus raíces para captar a los fans más simplistas. Es decir, si una toma el personaje como punto de partida para buscar una voz propia, la otra utiliza a HULK como verdad inamovible, como un concepto fijo.

Por eso mismo, no es justo compararlas. El film de Louis Leterrier no pretende más de lo que ofrece: un relato superheróico clásico, que sigue con simpática constancia todos los tópicos habidos y por haber en el género, y en el que son mucho más importantes los instantes de acción que los más reflexivos. Porque no nos engañemos, quien paga para ver EL INCREÍBLE HULK no lo hace para ver cómo Edward Norton expresa su tortura interior, sino para ver las leches que su alter ego digital le pega a esa extraña (y feísima, por qué no decirlo) versión que aparece en la película de la Abominación. Lo que extraña es que, siendo los efectos especiales los grandes protagonistas del film, el nivel de éstos sea tan mediocre: ¿cómo es posible que, cinco años más tarde, los modelados realizados por Industrial Light & Magic para la versión de Lee hagan que los que ahora ha realizado Rythm and Hues parezcan gráficos de PlayStation 3?

No es cuestión de buscarle dobleces a lo que no pretende tenerlas, pero desde luego es una pena que un material tan rico como el que podría proporcionar HULK haya acabado convertido en un choque de lo más simplista y maniquea entre buenos buenísimos y malos malísimos. Es cierto que la película introduce apuntes, detalles en las relaciones de los personajes que despiertan interés (cfr. la relación entre Betty y su padre, el general Trueno Ross) pero se echa en falta una mayor profundidad en los mismos. Que sí, que Leterrier y Norton tienen en la manga un montaje más largo que ahonda más en los protagonistas, pero sólo quiero apuntar una idea: ¿recuerdan el momento de HULK en que, en San Francisco, Jennifer Connelly bajaba por unas escaleras hasta el monstruo verde y éste, al verla, se volvía a transformar en Bruce Banner? ¿De verdad EL INCREÍBLE HULK puede llegar a transmitir con tanta sutileza e intensidad lo que es el sentimiento amoroso?

Quedémonos, pues, con la modesta propuesta que nos ofrece la película de Leterrier, una mezcla de la serie de televisión con el concepto más clásico (y, por qué no decirlo, más superficial y más palomitero) del personaje. Siempre nos quedará la duda de qué habría hecho Ang Lee de haber podido llevar a cabo una secuela de su película, pero después de ver EL INCREÍBLE HULK, no creo que haya muchas dudas de lo que podemos esperar de una eventual segunda parte. Lástima, porque los largos años de serie regular del personaje tienen mucha más chicha, y apuntes más interesantes, que la simpleza del Hulk aplasta de este film. Pero ya se sabe: para algunos fans, ése es el auténtico espíritu de este (anti) superhéroe.

© Tonio L. Alarcón, (601 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Partiendo de la nada el 12 de julio de 2008
CC by-nc-nd 3.0 es