JOHN WYNDHAM, EL PROFETA DEL APOCALIPSIS
por Alejandro Caveda
John Wyndham

Casi por sorpresa y sin previo aviso Minotauro ha editado dentro de su línea Clásicos CHOCKY, uno de los títulos más interesantes del escritor británico John Wyndham que inexplicablemente aun permanecía inédito en nuestro país. Una novedad especialmente interesante si tenemos en cuenta que, dejando aparte las regulares reediciones de EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS (tal vez su obra más popular y valorada) hacia mucho tiempo que las editoriales patrias tenían olvidado a este gran escritor, considerado el Decano de la ciencia-ficción británica y el mejor representante de esa corriente del género tildada de catastrofista en la que también destacan otros nombres ilustres como los de J. G. Ballard o Brian W. Aldiss.

Wyndham nació en Gran Bretaña en 1903, el mismo año en que los hermanos Wright lograron su primer vuelo; y murió 66 años después, en 1969, coincidiendo con la llegada del hombre a la luna, lo que no dejan de ser un par de curiosas coincidencias para quienes crean en la predestinación. Durante su juventud probó suerte en distintas carreras y profesiones tales que comercio, derecho o incluso trabajar en una granja antes de dedicarse profesionalmente a su gran afición: escribir historias de anticipación. A partir de 1925 su nombre (bien como John Wyndham, bien bajo distintos pseudónimos) empieza a aparecer en las portadas de las revistas del género con títulos como THE CURSE OF THE BURDENS (1927); THE SECRET PEOPLE (1935); FOUL PLAY SUSPECTED (1935) o EXPEDICIÓN A MARTE (1935, y posteriormente revisado en 1953) En general esta primera etapa se caracteriza por historias entretenidas que versan sobre los primeros pasos de la astronáutica, la exploración del espacio o la colonización del sistema solar un poco en la línea de obras de R. A. Heinlein como ROCKET SHIP GALILEO (1947) o CADETE DEL ESPACIO (1948) pero dirigidas a un público más maduro que combinaba un cierto interés científico con una clara sed de aventuras más allá de los límites del espacio conocido.

CHOCKY

La segunda guerra mundial con su catastrófico y desolador balance supondrá un significativo cambio de rumbo en la forma y el contenido de los argumentos de Wyndham que se vuelven más sombríos y oscuros, siendo EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS (1951) el primer y más representativo título de esta tendencia que algunos han acuñado como ciencia-ficción catastrofista y que tuvo su reflejo al otro lado del océano en la obra de autores como Wilson Tucker (EL CLAMOR DEL SILENCIO, 1952) o George R. Stewart (LA TIERRA PERMANECE, 1951) En EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS su autor narra la odisea de los pocos supervivientes de una catástrofe que ha dejado a la mayor parte de la humanidad ciega e indefensa ante el acoso de los trífidos, una deambulantes plantas carroñeras que se alimentan de materia orgánica en descomposición. Sin embargo, más allá de los aspectos apocalípticos de la trama, lo que destaca de la novela es como los protagonistas —normalmente, gente de clase media, educada y correcta— tiene que adaptarse a las nuevas circunstancias y cometer actos atroces, otrora impensables, con tal de sobrevivir. Este proceso de transformación del Hombre medio en el último superviviente aparece también reflejado en la obra de su más aventajado discípulo, John Christopher (LA MUERTE DE LA HIERBA, 1956) No es exagerado afirmar que EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS marcó un antes y un después en el devenir de la ciencia-ficción británica (y universal) por sus escenas de inconmensurable terror unidas a lo descorazonador de su mensaje final: la facilidad con que puede derrumbarse la civilización, y lo rápido que aflora a la superficie lo peor que cada ser humano lleva escondido dentro de sí, lo que explica que sea una de las novelas del género más valoradas y reeditadas, e incluso haya conocido una secuela muy posterior, LA NOCHE DE LOS TRÍFIDOS, del también británico Simon Clark en el año 2001

Tras el éxito de EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS (1951) Wyndham publicó otros títulos imprescindibles de su bibliografía, como KRAKEN ACECHA (1953) crónica del enfrentamiento entre la raza humana y otra submarina de origen extraterrestre; o LAS CRISÁLIDAS (1955) donde el autor describe un angustioso mundo futuro en el cual la mutación genética ha hecho que las comunidades humanas desarrollen un código moral rígido y cruel que obliga a exterminar a todo ser viviente que esté afectado por cualquier malformación, la cual es siempre considerado como insulto a la divinidad.

EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS

Argumento similar muestra su siguiente novela, LOS CUCLILLOS DE MIDWICH (1957; también conocida como EL PUEBLO DE LOS MALDITOS) Durante veinticuatro horas el apacible pueblo inglés de Midwich se ve inmerso en un hecho insólito: una invisible cúpula de fuerza lo aísla del resto del mundo y todos sus habitantes pierden la noción de lo ocurrido durante aquel lapso de tiempo. Pasado el fenómeno, otro hecho no menos insólito viene a turbar la paz: todas las mujeres del pueblo descubren repentinamente que están en cintas... y nueve meses más tarde dan a luz a unos extraños niños de ojos dorados y dotados de misteriosos e increíbles poderes. LOS CUCLILLOS DE MIDWICH es un clásico indispensable del género que anticipa temas tan polémicos como la hibridación entre especies, la clonación o las mutaciones genéticas, que otros autores contemporáneos a Wyndham trataron también con mejor o peor fortuna, como A. E. Van Vogt (SLAN, 1946) o Henry Kuttner (MUTANTE, 1953) Con todo, lo más interesante de la novela (aparte de lo adictivo de su trama) son las reflexiones éticas y humanitarias que el autor plantea alrededor de los niños protagonistas. En otros lugares del planeta que no eran la civilizada Inglaterra los intrusos fueron exterminados sin piedad apenas nacer. Sin embargo, en el país que nos ocupa al gobierno y demás protagonistas de la historia les lleva alrededor de trescientas páginas el decidir que los niños son una amenaza y, por lo tanto, a aplicarse a eliminarlos. Esta novela ha inspirado dos adaptaciones cinematográficas (la primera de 1960 de Wolf Rilla, y otra posterior de 1995 firmada por el maestro de la serie B John Carpenter) y su influencia es perceptible en diversas series de televisión o del comic como los X-Men, Rising Stars o The Establishment, entre otras. Por todo ello hay quienes (como yo mismo) prefieren considerar esta como su obra maestra, sin que ello suponga ningún demérito hacia EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS.

Curiosamente, como si el propio Wyndham fuese consciente de ello, el ritmo de su producción se vuelve mucho más espaciado. Tres años después de LOS CUCLILLOS... aparecería PROBLEMAS CON LOS LÍQUENES una novela aun más oscura y pesimista que sus predecesoras, tras lo cual el autor se da un largo descanso editorial hasta 1968, cuando publica CHOCKY su última obra si exceptuamos WEB (1979) aparecida diez años después de su muerte. CHOCKY narra la odisea de una típica familia británica de clase media cuyo hijo pequeño, Matthew, tiene un amigo imaginario muy fuera de lo común. Sin que sus padres lo sospechen, el pequeño Matthew ha contactado con una entidad extraterrestre — Chocky — la cual utiliza los ojos y la mente del niño para investigar este mundo tan lejano y diferente del suyo propio, primitivo y fascinante a partes iguales. En esta ocasión Wyndham abandona su catastrofismo habitual para construir un argumento más brillante y optimista pese al inevitable mensaje de advertencia acerca de los peligros medioambientales a los que puede conducirnos el progreso descontrolado.

POLIZONTE A MARTE

Es de agradecer a los responsables editoriales del sello Minotauro, pues, que se hayan decidido a rescatar este título imprescindible de su autor y que aun permanecía inédito en castellano, aunque si tuvimos ocasión de ver hace años (1984) una adaptación del mismo en la pequeña pantalla.

Destacar que Wyndham fue un escritor que también se manejó con soltura en el relato corto, aunque esta sea una faceta de su producción que ha permanecido más oculta al lector hispano, ya que tan sólo pueden encontrarse un par de antologías que contengan historias suyas en castellano: JIZZLE (1954) y SEMILLAS DEL TIEMPO (1956) Por eso, CHOCKY supone una nueva ocasión u oportunidad de descubrir el talento literario de este gran autor el cual, si bien es casi un desconocido para las nuevas generaciones de lectores, ha dejado tras de sí dos obras maestras del calibre de EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS y LOS CUCLILLOS DE MIDWICH, que aun hoy se leen y disfrutan con la misma intensidad que cuando fueron escritas; señal inequívoca de que algo hay en ellas que sobrevive al olvido y al paso de los años. Sirva pues este pequeño repaso como sentido homenaje a la obra de este genial escritor que tan buenos —y estremecedores— ratos me hizo pasar durante mi juventud.


Notas

EXPEDICIÓN A MARTE está publicada en castellano como POLIZÓN A MARTE dentro de la colección mejicana La Fontana Literaria.

Colección Clásicos Minotauro, 2007.

Minotauro, colección Kronos, 2004.

EDHASA, colección Selecciones Nebulae número 3.

Editorial Guadarrama, 1976.

Producciones Editoriales, Infinitum Ciencia-ficción, Tapa dura, 1976.

Vértice, colección Galaxia, número 41.

Colección Clásicos Minotauro, 2009.

Revista Nueva Dimensión número 35 (Número especial dedicado a John Wyndham)

EDHASA, colección Nebulae 1ª Época, número 51.

© Alejandro Caveda, (7 palabras) Créditos
Publicado originalmente en El zoco de Lakkmanda el 7 de febrero de 2010