FUTURAMA: EL GRAN GOLPE DE BENDER
FUTURAMA: EL GRAN GOLPE DE BENDER EE. UU., 2007
Título original: Futurama: Bender´s Big Score
Dirección: Dwayne Carey-Hill
Guión: Matt Groening, Ken Keeler, David X. Cohen
Producción: Claudia Katz, Lee Supercinski
Música: Christopher Tyng
Fotografía: Paul D. Calder
Duración: 88 min.
IMDb:
Reparto: Billy West/Iván Muelas (Philip J. Fry (voz)); John Di Maggio/Abraham Aguilar (Bender (voz)); Katey Sagal/Olga Cano (Leela (voz)); Lauren Tom/Chelo Vivares (Amy Wong (voz)); Billy West/José Padilla (Doctor Zoidberg (voz)); Billy West/Javier Franquelo (Profesor Farnsworth (voz)); Phil Lamarr/Juan Antonio Arroyo (Hermes Conrad (voz)); Frank Welker/Juan Luis Rovira (Mordisquitos (voz)); Billy West/José Padilla (Capitán Zapp Brannigan (voz)); Maurice Lamarche/Juan Antonio Arroyo (Teniente Kiff Kroker)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

Han pasado los años, y esos ejecutivos que decidieron poner a Planet Express fuera de órbita han sido convertidos en polvo multiusos para... bueno, ¿para echar unos polvitos? (el chiste sería bueno, de no ser porque es un rip-off del mismo chiste que hicieron en Padre de familia, en idénticas circunstancias, cuando esa serie oficialmente difunta también regresó al aire) En fin, no pasan ni cinco minutos y los tirismiquis de Planet Express ya están liados en problemas. Hermes Conrad, el simpático contador semirrasta, sufre un accidentillo estúpido, de esos que te cortan la cabeza, nada que sea un problema en el siglo XXXI por supuesto, porque a una pecera de cabezas y listo (debe ser la primera cabeza-en-frasco dentro de la serie que no viene desde el siglo XX) Leela aprovecha la ocasión para sentir hondo dolor por su colega, y además, para ligarse al peladito que justo trabajaba en la agencia de cabezas enfrascadas. El resto de la tripulación, demostrando hondo dolor por su coleguete, viaja hasta un planeta nudista a hacer un encargo y de paso a hacer un poco de gracioso nudismo alienígena. Por ahí justo pasaban un grupete de tipos que huelen a estafa al parsec de distancia, pero como si nuestros héroes fueran inteligentes no habría Futurama, pues bien, ellos llegan y firman. Al poquito, descubren dos desagradables hechos: 1.- Los estafadores se las han arreglado para apoderarse de Planet Express, y 2.- Bender ahora trabaja con los malosos (infectado con un troyano, vale, pero disfrutándolo igual, el jopú...) Y como si de una de Philip K. Dick se tratara, resulta que por esas revueltas del guión los buenos y los malos descubren que Philip J. Fry tiene estampadito en su reverendo culo la fórmula por la cual se puede viajar en el tiempo. Originando las consabidas paradojas espaciales de ya-saben-qué, si ustedes se han fumao SF hasta quedarse revolteaos con el asunto, o no estarían leyendo esto. Y contra lo que pudiera parecer, apenas llevamos como media hora de peli: faltan todavía 70 minutos de emocionantes y ruletarrusísticas aventuras con la tripulación que aprendiste a conocer y amar... O a cambiar el canal, si de todo hay en la viña de Bastet.

El espíritu de los tiempos

En 1999, la serie de TV Futurama reventó nuestras pantallas. ¿La reventó? Bueno, eso es materia de opiniones. Futurama es hondamente amada y reverenciada por los frikis, a pesar de haber evidencia de que la serie era, así-así, irregularcilla, como pueden ustedes verlo en el artículo contrafáctico sobre Futurama en Tribu de Plutón (y no, no me pagan por el espónsor... aunque deberían) Es lo mismo que pasa con Sex and the City o CREPÚSCULO, que son productos con target, y por lo tanto, dentro del target van a decir que son genialadas Top-250 en IMDb, mientras que fuera van a dar su respinguito y decir que, bueno, ehm... En lo de Futurama lo entendieron bien, y desde el comienzo diseñaron la serie para que le gustara a los frikis, con un humor a veces muy fino y muy intelectual (ese capítulo en que Bender se convierte en un dios, y después encuentra a... ¿Dios?) y a veces con capítulos realmente deleznables (ése en que Leela se transforma en estrella de blataból o como se llame ese sucedáneo de béisbol...) Quizás por eso, a pesar de tener ratings bastante decentes para una de marcianitos, acabó cancelada en 2003 (los exec de la FOX no eran frikis, por lo visto) Y, un poco como pasó con la tercera temporada de Viaje a las estrellas (y lo que después pasó con la quinta de La Femme Nikita y la segunda de Dollhouse) los fans se revolvieron y empezaron a vociferar para que la serie regresara al aire. Es lo que tiene ser friki, que como no tienes chica con la cual hacértelo, tienes todo el tiempo del mundo para ver series de TV frikitargeted y enviar E-Mails de protestas cargaditos de troyanos de diseño contra la cadena televisiva que te cierra la llave de beber tu serie regalona. El canal Comedy Central dijo entonces que el asunto pintaba bien, y llegaron a un acuerdo redondo con los creadores de Futurama: financiarían cuatro pelis que saldrían al mercado en DVD para testear la reacción de la audiencia, y ver si con eso encargaban una nueva temporada de Futurama. Y si eso no pasaba, pues que no importa, que agarramos las cuatro pelis, las troceamos en cuatro cada una, y tenemos dieciséis nuevos episodios de Futurama con sus respectivos continuará, lo que en estos tiempos modernos post- Lost y post- Héroes equivale a una temporada completa y más. Y los creadores de Futurama, aferrándose a la oportunidad, sabían bien lo que tenían que hacer. Nada de tratar de ampliar la audiencia a riesgo de desnaturalizar la serie. La primera peli, dedicada a los fanáticos. O sea, si la serie era Futurama, esto iba a ser Futurama al cuadrado. Los fanáticos, de plácemes. El reducto de silenciosos discrepantes que estimamos a Futurama sin descorchar champaña por ella, en cambio, bueno... por hacerla demasiado Futurama le quitaron justamente todo lo que hacía disfrutable a la serie original. En fin. La supieron hacer, chicos, al menos.

¿Por qué verla?

:: Redundaré en lo mismo. Esta peli no es para gruesas audiencias. Aunque tiene una trama autocontenida, los guiños a la serie anterior, los cameos de ilustres secundarios ya aparecidos en la serie, y el enlace con varias subtramas a medio desarrollar en la serie, la convierten en material para acólitos bienobservantes de la religión del Futuramismo. Alguien no fanático puede verla y aún entenderla, pero sólo alguien que se haya tragado los ochentialgos episodios originales puede llegar en verdad a disfrutarla a cabalidad (suponiendo que haya disfrutado los ochentialgos episodios originales, claro está) Si no eres fanático de Futurama de camiseta puesta, es una mala idea que empieces a ver Futurama por aquí. Incluso llegan hasta el rizar el rizo de dedicarle casi un tercio de peli a recontar en un segundo nivel narrativo la historia del viaje del Fry congelado hasta el siglo XXXI (un poco como en VOLVER AL FUTURO II te contaban de nuevo la historia de la promo de VOLVER AL FUTURO... pero desde la perspectiva del viajero segundo que viajaba para ver al viajero primero del tiempo, que a su vez veía a los que no habían viajado... ya me entienden, y me entienden también si les digo que la gracia de VOLVER AL FUTURO II se pierde si no han visto la primera VOLVER AL FUTURO, aunque se entienda el argumento) ¿Autohomenaje, autocomplacencia, agotamiento de ideas? Quién soy yo para decidir eso. Queda al final la sensación de que tenían muchas ideas, y no pudieron explotar a fondo ninguna. Y justo cuando el gran final nos estaba dejando gratamente sorprendidos, pues bien... (SEMI SPOILER AQUÍ) ahí quedó un cliffhanger de proporciones para enlazarla con la segunda (La bestia del millón de brazos, FIN DEL SPOILER AQUÍ)

:: Si fuiste fanático de Futurama, esta peli te dejará más que satisfecho. Pocas veces en la serie el tarado y estúpido de Fry se vio tan... ¿cómo decirlo? Heroico quizás sería mucho... ¿Humano...? No, tampoco. ¿Filosófico...? Podría ser... Quizás noble sería la palabra adecuada. Leela, por su parte, está menos poochie que de costumbre, y eso se agradece (además, esa fugaz escena en que se está quitando la ropita en la playa nudista... ¿qué están esperando en Galaxellas que no se buscan esa imagen y la suben, ah?) Quizás el personaje más desaprovechado, dado su peso específico en la trama, sea Bender, a pesar de que en estricto rigor la peli se llama justamente EL GRAN GOLPE DE BENDER. De hecho, su gran golpe no es orquestado por él, sino por los malos malosos que lo utilizan, y dentro de la trama no tiene casi ninguna consecuencia, y la única que tiene, podría perfectamente haberse solucionado con un mecanismo argumental similar.

Ideal para: Futurómanos terminales.

© Félix Capitán, (1.333 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 1 de febrero de 2009
CC by-nc-nd 2.0 cl