THE HARD SF RENAISSANCE
THE HARD SF RENAISSANCE David H. Hartwell, Kathryn, Cramer
Título original: ---
Año de publicación: 2002
Editorial: Tor Books
Colección: ---
Traducción: Sin traducir al español
Edición: 2002
Páginas: 960
ISBN:
Precio: ---
Comentarios de: Miguel Esquirol

La ciencia-ficción hoy

La ciencia-ficción es quizás uno de los géneros más importantes de hoy en día. No solamente se encuentra presente en películas supertaquilleras como AVATAR y poco a poco va siendo reconocida como parte de la literatura seria, pero también la ciencia-ficción es una herramienta fundamental para entender nuestro presente y nuestro futuro.

Pero mientras la ciencia-ficción se va convirtiendo un género mainstream cada vez más accesible para el público general vuelve el antiguo debate sobre qué es exactamente la ciencia-ficción y muchos autores se van retirando del campo central del género para recluirse en una variedad de ciencia-ficción que les resulta más auténtica, bautizada con el antiguo nombre de hard science fiction.

En el reciente artículo SF Reading Protocols la escritora Jo Walton explicaba entre líneas sobre dos tipos de ciencia-ficción diferentes: Aquella que es pensada para ser leída a partir del universo creado, situándose el lector dentro de la propia obra de ficción, dentro un universo con su propia lógica y coherencia interna. Las recientes películas STAR TREK o MOON son un claro ejemplo de esta. En estas obras nos preocupan las motivaciones de los personajes, las reglas de su mundo y cómo funciona su realidad.

Después está aquella otra que está escrita para ser leída desde la metáfora, la historia como una interpretación de nuestro mundo actual. Este tipo de películas es más fácil de ser entendida para aquellos que no están acostumbrados a la lectura de obras de ciencia-ficción. Esto explica mucho el éxito de AVATAR o DISTRICT 9 ambas películas que traen una profunda carga metafórica que habla de nuestro mundo actual, de nuestras preocupaciones y de nuestros monstruos.

Dentro del primero tipo de historias se encuentra tradicionalmente la ciencia-ficción dura o aquel tipo de historias que se preocupan sobretodo por el funcionamiento de su mundo (de las ciencias de su mundo) más que la historia o los personajes. Mientras que dentro del segundo tipo entra la ciencia-ficción blanda, aquella interesada más bien en los personajes y en la propia historia más que la explicación de cómo funciona todo.

Esto no quiere decir que una obra del primer tipo no pueda ser leída como una metáfora; o que la del segundo tipo que no necesite una construcción sutil y compleja para sostenerla. Más aun, las mejores historias de ciencia-ficción (y de literatura en general) son las que logran mantener en equilibrio estas dos fuerzas. El relato de Ted Chiang, EXHALATION es un excelente ejemplo de esto. Un mundo construido con la habilidad del relojero pero que puede ser leído como una profunda y sentida metáfora sobre nuestra posición en el mundo. (Vale mucho la pena leer ese cuento)

Pero para aquellos que la ciencia-ficción les interesa para ver el futuro y entender el mundo la metáfora puede resultar a veces un camino fácil y no suficiente elaborado. El género no está equivocado aquí y no habla de la calidad de la obra, sólo que los objetivos de sus creadores simplemente son diferentes. Muchos de los escritores de ciencia-ficción son científicos que encuentran en el género un camino para explorar la ciencia, para proponer teorías, para realizar experimentos con propuestas que surgen de su mente.

Al principio dije que muchos de los escritores de ciencia-ficción más tradicionales se han retirado hacia el género de la ciencia-ficción dura, pero quizás podría más bien decir que este género está resurgiendo ahora con nueva fuerza.

The Hard Sf Renaissance

THE HARD CIENCIA-FICCIÓN RENAISSANCE se trata de un libro voluminoso que ya tiene un lugar de honor entre las grandes antologías del género y que puede servir para ver hacia dónde se está dirigiendo este.

El libro trae 41 historias, algunos cuentos breves otros pequeñas novelas con una admirable lista de autores célebres y otros que resultan más desconocidos pero que vale la pena seguir.

Algunos de los cuentos rescatan los valores de la ciencia-ficción clásica como el cuento THE HAMMER OF GOD del indiscutible maestro del género Arthur C. Clarke. Otros en cambio se adelantan hasta los límites mismos de nuestro mundo actual para ver el futuro a partir de lo que hoy tenemos. Bruce Sterling con su cuento BICYCLE REPAIRMAN demuestra porqué es uno de los nombres actuales más importantes del género mientras que un más desconocido Vernor Vinge logra que veamos nuestro mundo agitado y tecnología en el borde de la realidad aumentada y los blockbusters anuales con su texto FAST TIMES AT FAIRMONT HIGH.

Revisando todos estos textos podemos llegar a la conclusión que son necesarias dos herramientas para escribir un buen cuento de esta variedad de ciencia-ficción:

La primera herramienta es la de tener una mente científica, una mente que tiene un buen entendimiento de cómo funciona el mundo, de lo posible o lo imposible y de las reglas que existen. Esta herramienta es fundamental para poder pertenecer al género ya que sobre esta estructura es donde reposa toda la historia. La ciencia a la que se hace referencia puede ser simplemente conocer cómo funciona la física y poder aplicar esos conocimientos a otros entornos como el cuento de G. David Nordley de INTO THE MIRANDA RIFT, pero también tener la capacidad de realizar el mismo ejercicio mental con otros aspectos de la ciencia como la matemática con el cuento DIFFERENT KINDS OF DARKNESS de David Langford, la antropología y genética con BEGGARS IN SPAIN de Nancy Kress, la micro-biología con el breve pero perfecto MICROBE de Joan Slonczewski e incluso la etología en el impresionante IMMERSION de Gregory Benford. (que toma un elemento usado por AVATAR y lo explora exhaustivamente)

En este aspecto es quizás el más sorprendente en esta colección por la incomparable variedad de temáticas y ciencias aplicadas que son transformadas mediante la ciencia-ficción. Originalmente las historias de este género trabajaban principalmente con la física y la ingeniería, pero en este libro vemos como incluso el Arte en FOR WHITE HILLL de Joe Haldeman e incluso la reparación de bicicletas BICYCLE REPAIRMAN de Bruce Sterling pueden ser utilizados de la misma forma.

La otra herramienta necesaria es la habilidad del narrador. Es necesario tener gran maestría para introducir la propuesta científica dentro una historia atractiva. Es verdad que el desarrollo de los personajes y la propia aventura son sólo factores secundarios en este género, pero para que la historia se mantenga con una presencia propia necesita que esta estructura esté bien realizada.

Es aquí donde nos encontramos con algunas de las historias más interesantes, pero también con algunos de los grandes defectos del género.

La historia de Geoffrey A. Landis A WALK IN THE SUN por ejemplo es un ejemplo de cómo un planteamiento sencillo puede estar contado con gran habilidad: Una astronauta que se estrella en la Luna y que tiene que mantenerse el ritmo del sol para recargar su traje mientras lo rescatan. El planteamiento científico es básico y el desarrollo de la historia hace que la situación sea creíble, y al mismo tiempo también profundamente angustiante. La historia INTO THE MIRANDA RIFT de G. David Nordley tiene los mismos elementos. Cuenta la historia de una tripulación que explora una grieta en una luna cuyo camino de entrada queda súbitamente cerrado y tienen que buscar otro camino de salida.

Historias bien contadas con una propuesta más o menos compleja a nivel científico hay muchas en este libro. Pero también existen otras que a pesar de tener una fascinante propuesta la historia tiene algunos defectos en su ritmo, o en su desenlace o simplemente en la credibilidad de las situaciones o los personajes.

La historia de Hal Clement EXCHANGE RATE ambientada en un planeta con una geografía caótica, una presión atmosférica y una gravedad insoportables tiene un ritmo fantástico pero falla en llegar a una conclusión insatisfactoria. La historia de Peter Watts A NICHE crea un excelente ambiente claustrofóbico en una estación a mucha profundidad bajo el mar, pero el ritmo de la historia no resulta satisfactorio y el final demasiado violento no llega a convencer, algo que ocurre de una manera muy similar con KINDS OF STRANGERS de Sarah Zettel, con la tripulación de una aeronave atrapada sin forma de regresar a la tierra.

Por otro lado el texto de Joe Haldeman FOR WHITE HILLL tiene personajes que no logran en ningún momento tener apariencia real. Y existen otros que con una gran potencialidad por las teorías que narran quedan en simples bocetos, personajes planos y una historia que no termina de fraguar como THE MENDELIAN LAMP CASE de Paul Levinson que plantea una ciencia alternativa surgida de laboratorios Amish mediante selección artificial en medio de una narración policíaca sin pies ni cabeza.

Después de haber navegado por las impagables páginas de este libro, con ideas absolutamente formidables, aterradoras, atractivas, sugerentes nos encontramos frente a un género lleno de potencialidades, que es capaz de hablar de la ciencia y la tecnología y cómo está afecta a los seres humanos en esa intrincada relación que hemos creado y que cada día seguimos avanzando. La ciencia y le tecnología no es más que las garras o las alas que la evolución ha conseguido a otras especies. Es nuestra herramienta con la que transformamos nuestro entorno pero también nos transformamos a nosotros mismos y en las páginas de este libro podemos vernos a nosotros con una luz clara de cómo somos y en que nos estamos convirtiendo. Pero esto no es lo que los autores han deseado hacer, esto es sólo la forma metafórica de ver la ciencia-ficción y este libro va mucho más allá. Aquí no sólo nos vemos a nosotros mismos sino también vemos a los mundos que la mente humana crea, las posibilidades que quitan el aliento.

Este libro no es tanto el Guernica de Picasso que habla sobre el horror de la guerra sino se acerca más a las locuras cubistas del genial pintor que puede ver nuestro mundo con otros ojos, o inventarse un mundo completamente nuevo.

© Miguel Esquirol, (1.664 palabras) Créditos
Publicado originalmente en El Forastero el 28 de enero de 2010