NÚMERO 9
NÚMERO 9 EE. UU., 2009
Título original: 9
Dirección: Shane Acker
Guión: Shane Acker, Pamela Pettler
Producción: Tim Burton, Timur Bekmambetov
Música: Deborah Lurie
Fotografía: Giles Keyte
Duración: 79 min.
IMDb:
Reparto: Christopher Plummer / Joaquín Díaz (1); Martin Landau / Claudi García (2); John C. Reilly / Rafael Calvo (5); Crispin Glover / José Javier Serrano (6); Jennifer Connelly / Nuria Mediavilla (7); Fred Tatasciore // Domenech Farell (8); Elijah Wood / Claudio Domingo (9); Alan Oppenheimer / Eduardo Muntada (Científico); Helen Wilson / Eduardo Elías (Presentador de Noticias)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

Y llegó el día en que la Humanidad, entregada al nefando vicio del maquinismo y el cientificismo, y renegando de la faceta espiritual (¡grande don que Dios desperdiciado en los humanos ha!) con fiera determinación lanzáronse a aguerrida batalla final, el armagedón, y vacía y desolada quedado la Tierra detrás ha. Mas, extinguidos los fuegos del Apocalipsis, remanente el silencio sobre las heridas de la Tierra, he aquí que abre los ojos un simpático muñequito malamente cosido en arpillera para saco de patatas, mirando arriba y abajo y en todas direcciones. Apenas camina un poco: ¡sorpresa! ves a tu creador muerto debajo de la mesa. Glup. Sigue andando, sale de la casa derruida, para contemplar un mundo en que todo es ocre, hay niebla de guerra, y no parecen haber supervivientes de la especie humana. Luego de andar un poco, termina encontrándose con otro muñeco hecho con tela de saco de patatas, que lo mira y lo remira, y le explica un par de cosas sobre cómo los humanos, por ser tan humanos, acabaron palmándola. Esta breve amistad se ve interrumpida cuando aparece una bestia que parece CatDog en esqueleto, con implantes biónicos y todo, que los persigue como un T-800 de toda la vida. Claro, nuestro prota, que a todo esto ha aprendido que se llama 9, ve como a su nuevo recién ganado amigo (2) se lo llevan como prisionero. Cuando despierta (porque en medio de todo eso, se pega trompazo padre, y aunque ustedes no lo crean, los muñequitos sí son capaces de caer inconscientes) está en medio de un grupo de otros muñequitos, que son los antiguos compinches del ahora detenido-desaparecido 2. El jefe es 1, un muñequito con una ridícula tiara pontificia que dice a quien quiera escucharle y quien no quiera tampoco, aquello de que ¡¡¡EL CONOCIMIENTO MATA, VIVA LA IGNORANCIA, OBEDÉZCANME Y OBEDEZCAN MIS REGLAS, Y TODOS LOS MUÑEQUITOS ESTARÁN A SALVO, DIOS LO QUIERE!!! Pero como 9 es porfiao, convence a otro muñequito llamado 5, de que deberían rescatar a 2. Así, parte el parcito a la aventura, sin sospechar la de líos en que se meterán por su honorable decisión de no dejar que su amigo termine convertido en juguete de perro o gato (mecánico, en este caso)

El espíritu de los tiempos

En el año 2005, después de churretecientos años de trabajo, un tal Shane Acker terminó un corto llamado 9, que contra lo que podría pensarse, no dura 9 minutos sino 11. Y así como Neill Blomkamp tuvo la suerte de que Peter Jackson viera su corto y le financiara una ampliación para crear en definitiva DISTRITO 9, a Acker le pasó lo suyo con Tim Burton (no es la única coincidencia: ¿por qué DISTRITO 9 y 9, ambas terminadas en 9, se estrenan en 2009...? ¡Misterios del marketing!) El caso es que, en forma paralela, el mundo se encamina hacia un apocalipsis sin precedentes, si no en el estilo (los colapsos medioambientales no son algo que nunca haya ocurrido, y si no díganselo a los mayas) en la escala al menos, y eso el cine de Hollywood lo ha ido recogiendo con fuerza cada vez mayor (2012, TERMINATOR: LA SALVACIÓN...) 9 se incorpora de lleno en esa corriente fílmica, de supervivientes tratando de reconstruir un mundo que la codicia y la ambición humanas han dejado de a cuadritos. Que está bien, en tanto como fantasía cinéfila se quede, esperemos.

¿Por qué verla?

:: Los comentarios sobre esta peli apuntan todos a la siguiente ecuación: imaginería buena, guión mediocre. Uno de los inconvenientes de tener que alargar un corto con una premisa muy básica, a toda una peli hecha y derecha, es la necesidad de inventarse personajes y situaciones para rellenar lo que en un principio no se puede rellenar (si hubiera hueco para eso, entonces es que el corto habría quedado cojo, y eso lo entendió bien DISTRITO 9, que se inventó toda una historia de la manga para extender lo que en el corto era un pseudodocumental) Aquí, la historia de fondo en realidad es bastante básica. Y no diré que se le saca todo el jugo, porque este universo narrativo, pese a su simplicidad, daba para más (y el final, una variación del final del corto, que era buena en el corto, en la peli queda un poco colgando, todo sea dicho) Pero tampoco tiene un argumento ñoño. Entendámosnos, esta peli no es para niños sólo porque sus protas sean muñequitos y esté hecha a punta de animación digital. Aparte de las inevitables referencias cinéfilas para el público más crecidito (TERMINATOR de cajón, ALIEN 3 casi al comienzo, LA GUERRA DE LOS MUNDOS en su versión 2005, etcétera) y descontando el hecho de que los protagonistas son muñecos recortados de sacos de patatas o algo así, lo cierto es que a través de ellos vemos muertes horrendas (las máquinas literalmente les succionan el alma...) además de cosas que, si fueran personajes humanos, llamaríamos mutilaciones. No en balde, en Estados Unidos le dieron un buen PG-13. Inexplicablemente, en Chile la estrenaron como Todo Espectador, quizás para maximizar los ingresos de una peli que no venía con una gran campaña publicitaria, o simplemente porque es de animación, y es de ciencia-ficción, vamos, qué tanto puede ser... Quizás eso explique su éxito más bien modestísimo: para los niños es demasiado cruda, quizás incomprensible más allá de las secuencias de acción, y a los adultos puede mosquearles ese tufillo a infantil que para muchos todavía tiene la animación (culpa de Disney y de Pixar, todo sea dicho) La verdad es que, en cuanto a salvajismo, este universo postapocalíptico no tiene nada que envidiarle a MAD MAX o TERMINATOR. Cada ytantas escenas, vemos algún cadáver humano, calaveras humanas con la carne ya carcomida, ruinas y más ruinas, y un ambiente general de desolación que pocas pelis postapocalípticas son capaces de transmitir hasta ese punto. Sumado a que como los protas son muñecos, toda la imaginería visual es GRAAANDEEE. Y las máquinas (el villano) son verdaderamente terroríficas y amenazantes, de manera que la sensación de acoso en la peli es constante. Tampoco tenemos alivios cómicos ni momentos metatextuales: esta peli se toma muy seriamente en serio, si se me permite la redundancia para enfatizar el punto, y no hace concesiones al espectáculo con héroes chulescos (no demasiado, al menos) ni con pirotecnia excesiva de CGI, ni con el sobadísimo humor para toda la familia de toda la vida. Dura apenas 79 minutos, algo más de una hora y un cuarto, pero el metraje se alarga y se alarga, no porque se haga aburrida, sino porque lo opresivo del ambiente descrito se te mete a la vena y te hace vivir una experiencia mucho más intensa que el cine hollywoodense postapocalíptico al uso.

:: La estética de la peli cuenta como lo mejor de ella. Es un futuro postapocalíptico, vale, pero la peli se niega, con gran acierto, a ser el enésimo refrito de TERMINATOR, MAD MAX o MATRIX. En vez de eso, adopta una estética bastante cercana al Dieselpunk, tomando motivos y elementos de la imaginería de inicios del XX. Así, las ciudades bombardeadas y las trincheras lucen un poco como las imágenes de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, el Canciller que aparece en los documentales como generando los desastres que llevarán al apocalipsis global tiene todo el aire de un Adolf Hitler, si no en apariencia por lo menos en lo accesorio (banderas de emblemas negros sobre fondos rojos, uniformes y cascos SS, etcétera) e incluso la manera de narrar la peli a ratos está cercana al Expresionismo o al Cine Noir en cuanto a luces y sombras, al gigantismo de los escenarios, o a la manera de tratar la información. Todo esto envuelve con acierto un guión esforzado, pero aún así débil, y crea de verdad el mundo de pesadilla futurista que en definitiva se supone que estamos viendo.

Ideal para: Ver un aporte al cine postapocalíptico modesto en sus pretensiones, pero a la larga mucho más valioso que otras producciones más aparatosas y en definitiva más mediocres sobre el mismo tema.

© Félix Capitán, (1.353 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 17 de enero de 2010
CC by-nc-nd 2.0 cl