DEMOCRACIA CIBERNÉTICA
DEMOCRACIA CIBERNÉTICA Joan Antoni Fernández
Título original: ---
Año de publicación: 2009
Editorial: Juan José Aroz, Editor
Colección: Espiral ciencia-ficción, nº 45
Traducción: ---
Edición: 2009
Páginas: 335
ISBN:
Precio: Descatalogado

Aquello de que la democracia es el menos malo de los sistemas es una frase tan repetida que de puro sobada parece un chiste político. No obstante de chiste tiene bien poco y de realidad un mucho. Las actuales democracias parlamentarias se legitiman en el hecho de que los legisladores han sido elegidos en votación popular, ahora bien, poniendo el caso de España, eso no se ajusta exactamente a la realidad.

Pongamos un caso extremo. En España no se vota al legislador como persona física, se vota a la organización a la que representa mediante un sistema de listas cerradas, de las que se extraen un número de candidatos, dependiendo de los votos recibidos en la circunscripción provincial y la cantidad de legisladores que tenga asignada esa provincia por el número de habitantes. Estas lisas cerradas las elaboran las organizaciones políticas tras arduas discusiones entre sus banderías internas, cediendo aquí, amarrando allá, peleando por el ordinal que dentro de la lisa van a ocupar los cabecillas de las distintas camarillas. Eso, si las listas no las imponen desde Madrid atendiendo a razones de partido. Puede darse el caso entonces de que un candidato, capacitado y competente, no sea jamás elegido porque va siempre en cuarto o quinto puesto en la lista de una provincia con tres legisladores asignados y cuyos habitantes son mayoritariamente de tendencias opuestas a la organización política en la que está afiliado. Mientras que otro de signo político opuesto, decididamente oportunista y más dotado para el clientelismo y los favores remunerados, siempre salga elegido al ser el cabeza de lista.

A esto se le llama democracia, a esto se le da por bueno. De ahí que la democracia es el menos malo de los sistemas. Al pueblo le está permitido elegir por si mismo a sus propios corruptos a nivel nacional, regional y local. Afortunadamente, por regla general los políticos tienden a ser más mediocres que corruptos. En España, y justicia mediante, aproximadamente el 1% de los políticos están sentenciados o procesador por corrupción. Por lo demás, puede que haya un 1% de políticos brillantes y con visión de estado y un 98% de medianías en todas las gradaciones posibles.

No es el único problema representativo al que se enfrentan las democracias, una vez elegidos los candidatos pueden no encontrarse en posición de gobernar si no es mediante pactos y cesiones, lo que el parecer de la mayoría que les ha elegido se diluye cada vez más. ¿Cómo solucionar todos estos problemas? Joan Antoni Fernández propone un sistema no especialmente novedoso en el campo de la ciencia-ficción: mediante un potentísimo ordenador que regirá los destinos de la raza humana. Tal idea, heredera del Multivac de Isaac Asimov, parece ideal. Todos los habitantes del planeta se someten a un profundo sondeo cerebral a partir del que se obtiene su perfil de pensamiento, M. P. P. 540, alias Madre, traza entonces la media de esos perfiles y a partir de ahí decide de forma autónoma las acciones a tomar para el buen gobierno. La teoría es que M. P. P. 540 no tomará ninguna decisión en contra de la mayoría, no será necesario plebliscito alguno puesto que el sondeo anual basta para determinar el parecer del ciudadano, lo que unido a que los gobernantes los elige M. P. P. 540 en base a sus capacidades y aptitudes para el gobierno, promete una larga época de bienestar y despreocupación.

Naturalmente las cosas no pueden ser así de perfectas y grupos radicales amenazan tal forma de gobierno, tercos retrógrados se aíslan en busca de formas de gobierno menos, a su parecer, tiránicas. Y naturalmente de unos y otros surgen individuos dispuestos a todo, mayormente a dinamitar a M. P. P. 540 y no dejar ni un tornillo con rosca. De eso trata en esencia DEMOCRACIA CIBERNÉTICA, de las aventuras de uno de esos grupos por acabar con tal estado de cosas.

La obra es dinámica, y como novela de aventuras entretenida, pero se nota en exceso que es un escrito con muchos años, rescatado del fondo del cajón, y que no está a la altura de las actuales habilidades literarias de Joan Antoni Fernández. Diálogos envarados muy poco creíbles, personajes acartonados, tecnología contradictoria (por un lado M. P. P. 540 está aislada de cualquier red para evitar las intrusiones, pero a la vez es una única máquina, frágil y de localización geográfica muy precisa) y una montonera de peripecias no siempre justificadas.

La idea de M. P. P. 540 y la Nueva Era es interesante, pero quizá hubiera valido la pena descartar su forma actual y haberse embarcado en una reescritura completamente nueva.

Apostilla

Madre es un obvio homenaje a la computadora de la Nostromo. Los reputados científicos Eduardo Gallego y Guillem Sánchez también son nombrados en la obra. No he captado ningún guiño más, aunque es más que probable que existan otros de índole más privada.

© Francisco José Súñer Iglesias, (817 palabras) Créditos