EL CASTILLO ANDANTE / EL CASTILLO AMBULANTE
EL CASTILLO ANDANTE Japón, 2004
Título original: Hauru no ugoku shiro
Dirección: Hayao Miyazaki
Guión: Hayao Miyazaki, Diana Wynne Jones
Producción: Rick Dempsey, Ned Lott
Música: Joe Hisaishi
Fotografía: Atsushi Okui
Duración: 119 min.
IMDb:
Reparto: Sophie joven (Chieko Baisho/Mar Bordallo); Sophie mayor (Chieko Baisho/Pilar Gentil); Bruja (Akihiro Miwa/Teresa Del Olmo); Suliman (Haruko Kato/Matilde Conesa); Howl (Takuya Kimura/Iván Muelas); Calcifer (Tatsuya Gashuin/Alfonso Laguna); Markl (Ryunosuke Kamiki/Chelo Vivares)
Comentarios de: Félix Capitán

¿De qué se trata?

A ver, intentemos reseñarla sin matar la originalidad del argumento ni adelantar datos demasiado vitales... Partamos por la ambientación. Es la Mitteleuropa de comienzos del XX. Pero esta especie de Imperio Austrohúngaro con poblados suizos, palacios vieneses y paisajes alpinos, es una sociedad steampunk en donde coexisten amigablemente (o no tanto) las aeronaves de guerra propulsadas a vapor, y ciertas formas de magia relacionadas con los espíritus que vagan por los descampados. En medio de todo esto vive Sophie, una joven humilde que se dedica a la costura de sombreros para las damas elegantes. Un día cualquiera empiezan a pasarle muchas cosas raras. Es seguida por unos agentes imperiales muy... ¿bulbosos, sería la palabra correcta? Es salvada por un misterioso joven hechicero. Es visitada por una malvada mujer que la hechiza y convierte en vieja. Y como vieja, debe partir a la búsqueda del misterioso castillo andante, una especie de fortaleza a vapor que oculta a varios misteriosos habitantes: un espantapájaros saltarín, un demonio que crepita en el fuego, un niño que sabe menos magia de lo que le gustaría, y un misterioso hechicero que es la clave de muchos entuertos que ocurren por los alrededores. Y si piensan que he destripado el argumento, alégrense: he reseñado sólo los primeros veinte minutos de trama, y queda una hora cuarenta por delante en donde ocurre de todo (bien, casi de todo: sexo no hay)

El espíritu de los tiempos

Pese a hacer filmes de monitos, hace tiempo que debería haberse dejado de defender a Hayao Miyazaki como un gran cineasta, por innecesario: su obra lo ubica en la misma galería en que podría encontrarse a titanes como Bergman, Tarkovski o Kurosawa, cineastas con los cuales guarda más de un punto de relación. Puede decirse que Miyazaki, director de joyas como Nausicaa del valle del viento, Mi amigo Totoro, Porco Rosso, La princesa Mononoke y El viaje de Chihiro, es el gran cineasta de lo onírico y lo surrealista, con sus universos que mezclan magia, destino y autorrealización. Por tanto, sus filmes con absolutamente atemporales, conectando con dimensiones mucho más profundas que el aquí y el ahora. En EL CASTILLO ANDANTE encontramos, eso sí, de manera no demasiado velada, un fortísimo alegato contra la guerra. De creerle a Miyazaki, entonces las guerras no las gana nadie, porque sólo traen dolor y sufrimiento. Sólo la paz puede garantizar la felicidad de los personajes. Tema desgraciadamente muy de moda, y si no, díganselo a los muertitos que se están apilando hoy por hoy en las calles de Irak.

¿Por qué verla?

:: Es una joya de animación, por donde se mire. Miyazaki mezcla sabiamente la animación tradicional con los efectos especiales por computadora, sin abusar de estos últimos, y consigue crear una hermosísima imaginería visual, mezclando elementos tan disímiles como los paisajes de los Alpes, las máquinas steampunk y los efectos mágicos propios del manga japonés. Recordemos, por cierto, que ya Miyazaki había trabajado como dibujante de escenas en la serie de TV Heidi, y algo de reminiscencia hay al respecto.

:: Los personajes están diseñados con todo cariño y amor. Son complejos, tienen preocupaciones y una fuerte carga dramática, pero en principio hay bondad dentro de todos ellos. Incluso los villanos oficiales de la historia, a las últimas resultan no ser tan maldadosos como aparentan, y sus villanías responden a móviles bastante humanos y terrenales.

:: Es un filme steampunk. ¿Stemqué? Steampunk. Para los no enterados: esa clase de historia paralela a la nuestra, en donde la tecnología a vapor se ha desarrollado al máximo. Considerando lo tacaño que el cine ha sido con el steampunk (léase filmes de baja estofa y pocas entrañas como WILD WILD WEST o LA LIGA DE LOS CABALLEROS EXTRAORDINARIOS) tener EL CASTILLO ANDANTE es no sólo una buena noticia, sino también un lujo.

:: Es también una bellísima historia de amor. Cuando decimos bellísima, queremos expresar conceptos tales como tacto, sutileza, emoción contenida, y no lacrimogenia desatada ni cursilería ramplona. Es evidente que la pareja protagónica está enamorada, pero cada uno está tan perdido dentro de sí mismo, que no encuentra la vía para sacar esa emoción hacia el exterior. Todo esto se grafica con un tino extraordinario, y con un final enormemente lírico.

Ideal para: Ver un filme con madera de clásico

© Félix Capitán, (704 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Cine 9009 el 28 de mayo de 2006