Especial Worldcon 2009, 18
Tercer día
por Miguel Esquirol Ríos
Foto de Carles Quintana correspondiente a la Starwars Conference de Sitges 2004
Foto de Carles Quintana correspondiente a la Starwars Conference de Sitges 2004

Como ya dijimos el día de ayer, lo que hace que la ciencia-ficción exista más que los escritores son los propios fanáticos. No sólo aquellos lectores que mantienen su distancia con el texto, sino aquellos que se involucran completamente viviendo en los universos surgidos del papel. Algunos pueden llegar tan lejos como a aprender el idioma de los vulcanos y casarse según sus tradiciones, otros en cambio sólo decidirán comprar un nuevo libro más de aquella serie o de aquel autor que los ha hecho viajar por lugares mágicos. Este día a pesar que de las conferencias, reuniones, charlas y fiestas continuaron fue un día especialmente dedicado para fanáticos, con una de las tradiciones más particulares de las Worldcons. Esto es la Mascarada, un concurso/desfile de disfraces que los fanáticos fabrican y presentan ante sus pares. Los disfraces son algo común en esta convención, y desde el primer día es posible encontrarse con jedis, stormtroopers o personas vistiendo el uniforme de la federación de planetas. Hay personajes de videojuegos y de libros, de películas y de cómics deambulando los pasillos, asistiendo a conferencias. Y en la noche se pudo ver tantos disfrazados en el escenario como detrás de él. ¿Por qué son tan importantes los disfraces en el Worldcon? Todo comenzó según nos contó Matthew Surridge con un fanático de la primera Worldcon que llegó disfrazado como un personaje de la película THINGS TO COME basada en una historia de H. G. Wells. Su disfraz estaba impulsado únicamente por su entusiasmo, y esta semilla rápidamente prendió y ahora los colores de los disfraces, sin llegar a un exceso de Carnaval, se pueden ver entre los asistentes del Worldcon. Las razones de los disfraces puede ser diversas, pero este intento de vivir dentro de las historias amadas, hacer suyo un libro o una historia, contar su propia versión de las cosas, está dentro del corazón de todas esas razones. Porque no son los premios los que importan, habían más premios que participantes, ni tampoco la fama, en ocasiones prevalece el disfraz sobre la persona detrás de este.

Un homenaje diferente para los fanáticos lo está llevando a cabo Kyle Cassidy, fotógrafo del proyecto de Amanda Palmer: Who killed Amanda Palmer y frecuente fotógrafo de Nel Gaiman, retratando esta vez no a los autores sino a los propios fanáticos. Fotografías realizadas con gran maestría y muchísimo cariño. (algunas se pueden ver en su blog)

La segunda emoción del día fue la lectura de Neil Gaiman de fragmentos de su último libro, así como la proyección de CORALINE con la introducción de él mismo. E incluso más interesante fue la charla entre Gaiman y Tom Galloway en un panel llamado Gaiman on Fandom donde pudimos ver cómo él es verdaderamente un fanático más a pesar de ser uno de los más reconocidos autores de su género. Contó su primer recuerdo de ciencia-ficción a sus tres años jugando con una botellita de plástico como si fueran los daleks, de la serie de televisión Doctor Who, o de la recriminación de su hermana de que siendo adolescente caminaba por la calle con la cabeza metida en un libro, se golpeaba con un poste, le pedía perdón por el golpe y continuaba leyendo. O que el primer libro que pasó leyendo toda la noche fue LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ únicamente porque le prometieron 50 peniques si lo acababa, y con ese dinero se podía comprar muchas novelas de ciencia-ficción. Sobre la queja de que entre los asistentes a la convención cada vez hay más cabezas grises, dice que ha escuchado decir eso los últimos 25 años, y sólo significa mis amigos y yo estamos envejeciendo; y no los fanáticos están envejeciendo.

Cerró su charla con una posible novedad de la que no quiso ampliar la información, y fue que para él en la historia de Nobody, el protagonista de GRAVEYARD BOOK, que es criado por los fantasmas, sólo se adentra un poco en un universo muchísimo más amplio. THE GRAVEYARD BOOK, sería entonces algo así como un EL HOBBIT para EL SEÑOR DE LOS ANILLOS.

Y dentro del tema de noticias la editorial TOR trajo un par de novedades importantes más allá de la presentación de varios libros. No sólo confirmó que Ridley Scott está preparando la adaptación de la novela de Aldus Huxley: A BRAVE NEW WORLD, sino que también Leonardo DiCaprio quiere protagonizar la cinta.

Con otras historias y más conferencias, charlas y libros termina este nuevo día del Worldcon.

© Miguel Esquirol Ríos,
desde Montreal, (752 palabras) Créditos