Especial Worldcon 2009, 16
Primer día
por Miguel Esquirol Ríos
Serenity

Una camiseta de SERENITY fue la primera imagen con que nos recibió en el Worldcon cuando pasamos por allí por la tarde para recoger nuestro pase de prensa y empezar a investigar que nos depararía el lugar. Organizado en el elegante Palais des Congrès a un paso de Chinatown y del antiguo centro urbano de Montreal. Las actividades de la tarde organizadas en una decena de salas de conferencia reunían temas disimiles a la vez que atractivos. Podíamos haber jugado Settlers of catán, aprendido a construir culturas extraterrestres o escuchado a algunos autores leer en esta primera hora, pero las risas nos atrajeron a un panel que discutían los webcomics que tendríamos que estar leyendo. Dirigido por Howard Tayler autor del webcomic nominado al Hugo, SCHLOCK MERCENARY, entre otros cuatro invitados, recordaban y nombraban entre risas y recuerdos algunos de los mejores ejemplos de este nuevo universo en expansión que son los webcomics. También hablaron de esta forma de arte como una evolución de la tira cómica del periódico que poco a poco irá superándola sobretodo como forma de vida para sus creadores. Tayler que va dibujando su space opera desde hace nueve años vive de las ganancias que sus libros y mercadería relacionada con su webcomic. Su nominación para los Hugo es una declaración de la importancia del género que ya está al nivel de dibujantes y editoriales tradicionales. Entre los webcomics de los que hablaron y aconsejaron seguir podemos encontrar una simpática lista para revisar:

Una de las primeras impresiones de la convención dentro los parámetros que uno esperaba es que la gran parte del público tiene más de 40 e incluso me arriesgaría a decir 50 años. Cabecitas blancas y calvas por doquier abarrotan las salas más ocupadas, ya sean estas discusiones sobre Twitter, los talleres de improvisación o las discusiones sobre la robótica en el futuro de la guerra. También muchos niños poblaban los pasillos y las salas dedicadas a ellos, (incluso hay una conferencia acerca de esta segunda generación de fanáticos del género) Pero poniéndose a pensar, no es extraña esta distribución de edades puesto que muchos de estos fanáticos están presentes en esta conferencia como las estuvieron en aquellas de la edad de oro de la ciencia-ficción en los años 60. Muchos han crecido con el género y son verdaderos fanáticos y a pesar que la gente más joven también está interesada en un género que normalmente atrae a estas edades, hoy en día el corazón del fandom (el grupo de fanáticos que apoya y mantiene el género) son principalmente gente que ha estado aquí durante muchos años.

La segunda conferencia a la que nos metimos tenía un aspecto muy atractivo y era la presencia de Neil Gaiman dentro un panel sobre un oscuro escritor de ciencia-ficción: John M. Ford. El nombre que resulta poco familiar es considerado por muchos como un maestro semi-secreto del género. Fuertemente influenciador de otros autores, como el propio Gaiman quien lo nombra: mi mejor crítico y el mejor escritor que he conocido. fue un escritor que nunca quiso repetir un estilo que ya había intentado, lo que posiblemente provocó que fuera un desconocido. Enfermo de diabetes toda su vida, siempre quiso escribir todo y llegó a ser muy importante en otros aspectos del género. Escribió varios libros en el universo Star Trek, siendo su labor fundamental para la creación de la cultura y el lenguaje klingon (se casó en una convención klingon y sus votos estaban escritor en inglés y en el idioma klingon) así como escribir una de las mejores obras para juegos de rol, aquella obra que intentó hacer arte con el género The Yellow Clearance Black Box Blues. En esta mesa hablaron con infinito cariño de este escritor, leyeron sus poemas, recordaron algunas anécdotas como las tarjetas navideñas que cada año los sorprendían (una de ellas ganó un premio de ciencia-ficción) y nos presentaron al final un autor que valdrá la pena conocer. De esta presentación fue agradable la presencia de Gaiman, quien posee un carisma sorprendente, saber contar sus historias, es divertido y su voz es perfecta para leer poemas. Este autor, antigua presencia en estas Worldcon fue primero asistente y fanático y poco a poco fue escalando las posiciones hasta convertirse en el invitado de honor y posiblemente la persona más requerida del encuentro.

En la apertura de la convención esa misma noche, Marc Garneau el presidente de la Agencia Espacial Canadiense y el primer canadiense en el espacio habló junto con la escritora Julie Czerneda sobre la importancia de la ciencia-ficción para entender el mundo. Hubo un fuerte mensaje medioambiental en el discurso con palabras sobre la belleza del planeta tierra de alguien que lo ha podido ver desde fuera, de esta manera dándole al género una posición notable para hablar del futuro de la humanidad.

Este fue el primer día de la ceremonia, hablaremos otro momento de la sala de exhibiciones con todos los libros para vender, así como de los cuadros expuestos y las asociaciones que presentan su trabajo. Pero quedan tres días más y habrá tiempo para todo, aunque necesariamente nos tendremos que perder muchas cosas.

© Miguel Esquirol Ríos,
desde Montreal, (862 palabras) Créditos