VOLVER A EMPEZAR
VOLVER A EMPEZAR Ken Grimwood
Título original: Replay
Año de publicación: 1986
Editorial: La factoría de ideas
Colección: Solaris Ficción n 102
Traducción: Celia Filipetto Isicato
Edición: 2008
ISBN:
Precio: 20 EUR
Comentarios de: Alfonso Merelo

Los viajes en el tiempo se han convertido en un icono de la ciencia-ficción de todas las épocas. Recordemos probablemente fue Mark Twain, con su UN YANKI EN LA CORTE DEL REY ARTURO, el que popularizó literariamente esta manera tan extraña de viajar. En realidad los viajes en el tiempo no son mas que formas deformadas de cualquier literatura de viajes. El viajero siempre sale de su entorno y se ve compelido a contar qué es lo que está viendo y experimentando en contraste con su realidad cotidiana. El que este viaje sea a Groenlandia o a la época de las Cruzadas, en ultima instancia, da lo mismo.

Esta forma de viajar tiene sus características propias que las diferencian de las demás. Siempre hay un vehículo, en el sentido de detonante, que produce el salto temporal. Desde que Enrique Gaspar, autor español del XIX, escribiera sobre la primera máquina del tiempo, de nombre ANACRONÓPETE, otros han usado estas máquinas ficticias para trasportar a sus personajes de un tiempo a otro. Además de estas máquinas, se han explorado otros medios para realizar el viaje, entre los que está el accidente traumático, un ejemplo es la película PEGGY SUE SE CASÓ o la muerte y resurrección del individuo. Este último ejemplo es el que utiliza Ken Grinwood en su novela VOLVER A EMPEZAR; el protagonista, Jeff Winston, fallece por causa de un infarto a la edad de 44 años y revive en su propio cuerpo 25 años antes.

El título original de esta novela es REPLAY, que se ajusta bastante mejor a lo que se desarrolla en sus páginas ya que asistimos a una repetición de la vida del protagonista. Podríamos estar hablando casi de una reencarnación, pero conservando todo el bagaje de conocimientos anteriores a la misma.

Uno de los sueños recurrentes que muchos tenemos consiste en pensar si pudiéramos cambiar algunas decisiones tomadas ¿qué hubiera pasado? ¿Cómo habría sido el curso de nuestras vidas si en vez de estudiar exactas hubiera aprendido fontanería? O ¿qué habría ocurrido con nuestras vidas si nos hubiéramos casado con aquella chica, o chico, con la que rompimos por una tontería? Todas estas entelequias que nos están prohibidas por el devenir del tiempo en la dirección pasado-futuro, son utilizadas por Grinwood como detonantes de su historia. El protagonista es una persona normal y corriente que, una vez superado el trauma inicial de la reencarnación, trata de vivir la vida una vez mas. La ventaja indudable de conocer todo lo que le ha ocurrido en el futuro, una contradicción notable ¡conocer lo que está por ocurrir! se manifiesta muy pronto cuando el viejo-joven usa sus conocimientos para, en primer lugar, ganar dinero y hacerse millonario. Las carreras de caballos es su primera fuente de financiación ya que parece ser que se acepta que todos los viajeros del tiempo posean amplios conocimientos sobre carreras de caballos, partidos de béisbol o de las ligas de fútbol. Todos parecen recordar qué apuestas les reportarán beneficios (les aseguro que esto sería un handicap insalvable en mi caso) Posteriormente, en una mas comedida propuesta, invertirá en bolsa conociendo las tendencias generales del mercado.

Esta segunda vida parece más sosegada y sin embargo vuelven a incurrirse en algunos de los errores anteriores.

Decía al principio que REPLAY, el título original de la novela, se ajustaba mas a la narración que su traducción VOLVER A EMPEZAR. La palabra replay se emplea sobre todo para definir la repetición de una música, o una imagen, en los sistemas de audio o vídeo, que es siempre la misma. Y efectivamente, en la novela, sucede que todo vuelve a pasar, no exactamente de la misma manera, pero si en líneas generales igual. Porque el protagonista, los protagonistas pues encontraremos a otros viajeros, reviven varias veces sus vidas hasta llegar a su muerte y otra vez a la resurrección. Estas repeticiones llegan a ser una carga para el protagonista, que, con ligeras modificaciones, va repitiendo un guión que ya está aprendido; sabe que resortes pulsar y que errores no cometer. La historia, sin embargo, no se vuelve monótona ya que podemos ver los diferentes escenarios que difieren de lo que ya sabemos. No obstante, el autor parece mantener la teoría de que las cosas suceden siempre de similar manera. Una de las repeticiones, porque hay varias, nos muestra un estado fascista americano, que ya ha sido empleado por diferentes autores de ciencia-ficción profusamente. En este caso son los propios protagonistas los que provocan tal estado de caos.

Interesa destacar el interesante tratamiento de los personajes principales. La trama se sostiene fundamentalmente en torno a Winston y otra inmortal, Pamela, que acabará convirtiéndose en su pareja, atraídos indiscutiblemente por su afinidad única de repetidores. Estos dos personajes son torturados por sus reiteradas vivencias que no saben cómo solventar. Por mucho que lo intentan no pueden modificar en demasía su entorno y tampoco evitar el momento de su muerte una y otra vez. Eso los convierte en unos personajes tristes y que no tiene esperanza ni en sus posibilidades ni en su futuro. Pero los saltos atrás cada vez son menos extensos en el tiempo. ¿Qué ocurrirá al final? Deberán averiguarlo leyendo esta interesante novela.

David Pringle, en su libro LITERATURA FANTÁSTICA; LAS CIEN MEJORES NOVELAS dice de esta obra:

El libro está escrito en un estilo práctico ocasionalmente estropeado por devociones políticas convencionales, demasiado sexo y sentimentalismo de best-seller norteamericano. Pero es un libro inteligente, que se lee con interés, conmovedor y original.

No cabe duda que la película GROUNDHOG DAY, EL DÍA DE LA MARMOTA, —en España ATRAPADO EN EL TIEMPO — dirigida por Harold Ramis recrea muchas de las premisas de esta novela. En el film la repetición sólo es de un día, pero todo lo demás está ahí: los deseos de mejorar personalmente, de ayudar al prójimo, de vivir más feliz. Todo esto está explícitamente reflejado en la novela y desde luego la película aprovecha muchas de las ideas que primeramente se expusieron en REPLAY.

© Alfonso Merelo, (1.004 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Desde Tartessos el 14 de abril de 2009