EL HOMBRE EN EL LABERINTO
EL HOMBRE EN EL LABERINTO Robert Silverberg
Título original: The Man in the Maze
Año de publicación: 1969
Editorial: Bruguera
Colección: Nova ciencia-ficción
Traducción: Beatriz Podestá Galimberti
Edición: 1976
Páginas: 251
ISBN:
Precio: Agotado
Comentarios de: Luis García

En el futuro, la humanidad se ha expandido a lo largo del universo y ha establecido bases a millones de años luz de la Tierra. Sin embargo, no se habían encontrado signos de vida inteligente en otros planetas. Excepto un extraño planeta, Beta Hydri IV, habitado por una especie de arañas gigantescas de las cuales no se tiene demasiada información, excepto que viven en una especie de ciudades como las que había en la Tierra antes de la era espacial.

Muller es uno de los más brillantes exploradores diplomáticos y, ansioso por ser reconocido y por explorar nuevos mundos, es seleccionado para ir al planeta habitado por las arañas en calidad de representante de la Tierra. Sus esfuerzos son infructuosos y regresa a la Tierra sin haber podido establecer contacto. Pero lo que no sabe es que los extraños seres del planeta lo han cambiado, lo han modificado irreversiblemente, convirtiéndolo en un ser repudiado que no puede estar cerca de nadie sin que éste sufra terriblemente. Por este motivo decide dejar atrás la humanidad y refugiarse en Lemnos, un planeta deshabitado y apartado, pero con un escondite excelente: un enorme laberinto dotado con una sofisticada tecnología creada por una antigua raza inteligente. Además, está plagado de trampas y trucos mortales, motivo por el cual dejó de ser estudiado por los científicos terrestres, tras la muerte de muchos científicos que no tuvieron tanta suerte con Muller, que consigue instalarse en el centro del laberinto.

Ahora la Tierra está en peligro y vuelve a necesitar a Muller. Por eso, una nave es enviada para buscarlo y convencerlo de qué regrese, tarea complicada y arriesgada, pues deben adentrarse en el laberinto y sortear toda clase de letales obstáculos para llegar hasta él.

Una sensacional novela, pero que me ha sabido a poco cuando la he terminado. El principio de la novela es genial, cuando te describe cómo funciona el laberinto, cómo son algunas trampas y la misteriosa tecnología que se usa, siendo todo muy misterioso e intrigante. Conforme avanza la historia se van revelando detalles de la vida pasada de Muller y de qué fue lo que le pasó en Beta Hydri IV y también se van planteando muchos interrogantes sobre el laberinto. El problema es que los interrogantes quedan ahí y no se resuelven, dejándote al final de libro una gran sensación de vacío, pues quieres saber más sobre el laberinto y sus constructores y da la sensación que el libro se podría haber acabado no tan precipitadamente.

Eso sí, la historia está narrada con un gran talento y maestría, resultando una lectura muy agradable y que no se hace pesada en ningún momento. Supongo que lo realmente importante del libro, por encima de la especulación y la acción, es la lucha del hombre que lo tiene todo y luego se queda sin nada. Su reclusión en un laberinto, representado los entresijos de del alma humana, en su lucha contra sí mismo y contra la humanidad que le ha repudiado y que ahora le pide ayuda y sus pensamientos y dudas sobre lo que debe hacer. Los personajes son arquetípicos (las mujeres son puro objeto de deseo y poco más) y están poco detallados a excepción de Muller, que conocemos cómo es y cómo piensa a lo largo de todo el libro, pues vamos conociendo los detalles de su vida de manera escalonada.

Creo que hay muchos matices que se me han escapado, pero aún así el estilo del libro me ha impresionado mucho.

© Luis García, (582 palabras) Créditos Créditos
Publicado originalmente en El Archivo de Brint el 6 de junio de 2004
CC by-nc-nd 2.5 es