EL APRENDIZ DE GUERRERO
EL APRENDIZ DE GUERRERO Lois McMaster Bujold
Título original: The Warrior´s Apprentice
Año de publicación: 1986
Editorial: Ediciones B
Colección: Byblos 379/1
Traducción: Paola Tizzano
Edición: 2004
Páginas: 430
ISBN:
Precio: 8 EUR
Comentarios de: Luis García

EL APRENDIZ DE GUERRERO, tal como indica su título, nos narra el proceso de aprendizaje de Miles Vorkosigan para convertirse en Vor, los guerreros del planeta Barrayar. Sólo que Miles no es el típico muchacho fornido y atlético, sino que más bien es enclenque y debilucho. Esto es debido a un ataque contra sus padres, condes de Barrayar, en el transcurso del cual su madre embarazada resultó envenenada, afectando al feto. Por eso, Miles tiene que luchar y esforzarse el doble que cualquier otro recluta para llegar a ser un guerrero, por suerte cuenta con una aguda inteligencia, la cual le salvará en la más complicada de las situaciones, a la par que los músculos y armas de Bothari, su guardaespaldas particular.

Miles está locamente enamorado de Elena, la hija de Bothari. Elena nunca llegó a conocer a su madre y su padre no le quiere decir nada. Por eso, como a Miles las cosas en la academia no le acaban de ir del todo bien, decide ayudarla a encontrar a su madre. Para ello inician un viaje, acompañados por el siempre fiel Bothari, que no tiene ni idea de lo que planean. De ese modo Miles se verá envuelto en los más complicados compromisos, desde salvar a un par de desalmados, hasta acabar metido en un bloqueo en medio de una guerra. La aventura está servida y la mejor arma con la que cuenta Miles es su astucia.

He tenido una pequeña decepción con este libro. No esperaba una novela sesuda, claro está, simplemente esperaba encontrarme con una novela de aventuras amena y potable, pero no ha sido así. No es un libro innovador, ni rompedor y, pese a que intenta ser irónico, a mí me ha transmitido más bien tristeza y soledad (cuando todo va mal lo mejor es tomárselo con optimismo y perspectiva, sin amargarse) Además tiene un tono un tanto infantil, con aire de las entretenidas clásicas aventuras espaciales de antaño, sin entrar mucho en temas tecnológicos y centrándose más en los aspectos sociales. Los cuales tampoco han conseguido meterme en la historia, porque me he perdido un poco con la política barrayariana, lo que ha hecho que no acabe de disfrutar del todo el libro.

El libro empieza, como es habitual en toda serie de estilo, con una detallada presentación de los personajes principales, así como del mundo y circunstancias donde se desarrolla la historia. Hasta aquí todo es muy correcto, repleto de información para formar una historia interesante con sustancia, y con un misterio de fondo (la búsqueda de la madre de Elena) que sirve como excusa para arrancar la historia. El problema está a partir de su llegada al planeta Beta, donde vive la abuela de Miles, porque la trama deriva en una especie de Bola de Dragón. Es decir, Miles y sus amigos se enfrentan a un peligro, un enemigo, y tras vencerlo éste se une a al grupo y adquieren un nuevo objetivo, el cual implica nuevos retos mucho más difíciles y espectaculares a superar, con la consiguiente unión de enemigos convertidos al grupo. Por eso se vuelve algo aburrido y repetitivo, ya que se sabe de antemano cómo acabará la cosa, aunque siempre te sorprenden las sutiles artimañas de Miles para escapar de toda clase de aprietos.

De hecho, lo mejor del libro son sus personajes. Miles, pese a ser un desvalido y no parecer gran cosa posee, a parte de una inteligencia privilegiada, una gran humanidad y consigue transmitir ese sentimiento al lector. Se reflejan a la perfección los sentimientos de él, tanto sus dudas como sus temores, con frecuentes reflexiones sobre sus acciones pasadas (las cuales intentan ser irónicas) Aunque parezca un lunático terminal, no es el típico héroe que sale a pegar unos cuantos tiros, se carga al malo de turno y luego se lía con la chica de turno (ya le gustaría) El resto de personajes no se queda atrás, pues también muestran una curva de evolución, sólo que las descripciones físicas no parecen el fuerte de esta escritora y, al final, me he acabado perdiendo con tanto nombre. Este problema se puede extrapolar a las descripciones en general, las cuales son algo vagas y confusas, produciendo mayor desconcierto en las partes con más acción.

Como novela de space-opera me ha parecido un tanto fallida. Aún así, me he quedado con ganas de saber más sobre Miles y espero con ansias la reedición de sus continuaciones. Hay que reconocer que no está nada mal para ser de las primeras novelas que escribió y espero que la calidad de la serie vaya creciendo.

© Luis García, (767 palabras) Créditos
Publicado originalmente en El archivo de Brint el 5 de junio de 2004
CC by-nc-nd 2.5 es