DOMINIO
DOMINIO Gaspar López Torres
Título original: ---
Año de publicación: 2009
Editorial: Random House Mondadori
Colección: DeBolsillo nº 760
Traducción: ---
Edición: 2009
Páginas: 366
ISBN:
Precio: 8,95 EUR

El mundo de la informática, las redes, los ordenadores grandes y pequeños, ha siendo siempre campo abonado para el desarrollo de aventuras más o menos fantasiosas. Es lo más parecido a la tecno-magia que podemos tocar con los dedos. En general, la tecnología que nos rodea es bastante intuitiva, cosas que explotan, arden, palancas que suben y bajan, incluso el mundo de la electricidad y la electrónica es relativamente razonable, enchufes, empalmes, conexiones, luz, calor, es posible arreglar todo arremangándose y teniendo un poco de conocimientos y perspicacia.

La informática, sin embargo, resulta esotérica y abstrusa. Aunque se reduce progresivamente el grado de intervención del usuario en la puesta en marcha de sus equipos todavía se le exigen algunas operaciones para nada obvias. Se le pide que cumplimente datos, pulse botones, espere unos momentos de incertidumbre... Afortunadamente todo suele funcionar, cada día con más fiabilidad, pero cuando no funciona es como si el Sol saliera por el oeste y el agua fluyera de los desagües para refugiarse en los grifos, todo es caos y confusión, nada responde a la lógica y la absoluta indefensión desespera al más templado.

Por si eso fuera poco, los mentideros son foco de oscuras historias acerca de personajes de una catadura moral deficiente. Empresarios sin escrúpulos dispuestos a vender a su madre al Diablo, programadores autistas con un grado de genialidad terrorífico, juankers de gafas tintadas y dedos serpenteantes capaces de modificar la programación de la lavadora si su dueño les mira mal, genios prepúberes iniciados en los más secretos arcanos de los microchips. Todos ellos dispuestos a hacerse dueños del mundo y de todo lo que se meneé en su superficie.

Gaspar López Torres hace un buen acopio de estereotipos y los lanza en una carrera vertiginosa tras lo que será la invención que revolucionará la revolución: un buscador que irá más allá de las torpes habilidades de los actuales para ir por delante de los deseos de los usuarios. Lo cierto es que DOMINIO empieza francamente bien. Carlos y Max, empresario y programador, se asocian para desarrollar un buscador basado en sosias binarios de los usuarios que, lanzados a la red, harán por él el trabajo sucio de separar el grano de la paja, devolviendo información fiable y de calidad. Los primeros experimentos son todo un éxito y sabiendo que disponen de un producto rompedor, y que su infraestructura empresarial es insuficiente, deciden ofrecer el producto en pública subasta para que algún gigante de la informática lo explote a modo.

Abren el libro unas ágiles decenas de páginas en las que se describe el proceso de evaluación del producto por consultores supuestamente neutrales, y la preparación de la subasta por especialistas de un desapasionamiento también cuestionable, conducen finalmente a un par de conspiraciones bastante importantes por el dominio de Internet, y por ende el Mundo (risas perversas ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!) Al hilo de los tiempos, los malos son los chinos y los buenos, pese a sus métodos expeditivos, los yankees. A Carlos le toca lidiar con los orientales y a Max ser secuestrado por los occidentales. El resto es pura aventura.

La lástima es que Gaspar López no se ha sabido sustraer a la tentación de escribir un best-seller ciberpunkarra, y DOMINIO acaba siendo un espectáculo desmesurado y en demasiadas ocasiones atropellado. Es entretenido, y mucho, supongo que incluso todavía más para quienes según que detalles técnicos les sean transparentes, pero es la típica obra sobre la que Alfonso de Terán podría escribir unos cuantos artículos. No es que Gaspar López no tenga ni idea de lo que habla, todo lo contrario, es un experto en el tema de las redes y por ello entiendo que ha preferido forzar ciertas situaciones penalizando la verosimilitud y forzando ciertas metáforas a favor de la pura acción.

Como digo, es una novela escrita al modo bestselero, entretenida y con ciertas ideas interesantes respecto al futuro de las redes (precisamente el concepto del sosias virtual es una de las cosas más atractivas de la novela) y donde se desarrollan las luchas de poder a nivel mundial. Lástima también que el final decaiga no precisamente por falta de acción, sino por exceso de ella. Sucesivas vueltas de tuerca y finales en falso acaban por empachar más de la cuenta.

© Francisco José Súñer Iglesias, (713 palabras) Créditos