EL INFORME DE LA MINORÍA
EL INFORME DE LA MINORÍA Philip K. Dick
Título original: The Minority Report
Año de publicación: 1956
Editorial: Círculo de lectores
Colección: ---
Traducción: Carlos Gardini
Edición: 2002
Páginas: 135
ISBN:
Precio: 11 EUR

Dick ha sido uno de los autores que más adaptado ha sido al cine. Durante estos últimos veinticinco años, desde el estreno de BLADE RUNNER, las películas basadas en sus escritos son innumerables, SCREAMERS ( sobre SECOND VARIETY) DESAFÍO TOTAL (sobre WE CAN REMEMBER IT FOR YOU WHOLESALE) MINORITY REPORT, (sobre la historia homónima) por citar solo unas pocas, por no hablar de que al día de la fecha hay hasta seis producciones más en marcha o anunciadas.

Particularmente siempre me ha resultado un misterio. Sospecho que tiene algo que ver con la alegría con la que los herederos de Dick venden los derechos de las obras, porque de lo contrario no me lo explico. Si hablamos de las obras de pura ciencia-ficción no es que le falten méritos, sobre todo en su época más creativa y menos paranoica, pero francamente, hay relatos y novelas de otros autores que están al nivel, si no por encima, de la producción de Dick. Por supuesto, el Dick de esa otra época mística, paranoica y desquiciada me parece tan sobrevalorado como prescindible. Por lo tanto, lo único que se me ocurre es lo ya apuntado, la facilidad con la que se accede a los argumentos de Dick. Curiosamente, no a todos. Su obra más celebrada y buque insignia de su producción, EL HOMBRE EN EL CASTILLO, ni está ni parece que haya planes a corto o medio plazo para llevarla al cine. O bien Te estate of Philip K. Dick se ha subido a la parra en sus pretensiones económicas (cosa que dudo, por esas seis producciones en marcha) o que en Hollywood se va a lo fácil. O simplemente que EL HOMBRE EN EL CASTILLO no interesa porque presenta a unos Estados Unidos vencidos y humillados. Todo puede ser.

El caso es que en este pequeño volumen, edición especial del Círculo de Lectores, aparecen tres relatos que en su día fueron adaptados con mayor o menor fortuna al cine, estos son THE MINORITY REPORT (1956, MINORITY REPORT, Steven Spielberg, 2002) PODEMOS RECORDARLO POR USTED AL POR MAYOR (1966 , TOTAL RECALL, DESAFÍO TOTAL, Paul Verhoeven, 1990) e IMPOSTOR (1953, IMPOSTOR, Gary Fleder, 2004) Los tres, en la mejor tradición del relato, breves, concisos e impactantes. Muy cinematográficos, todo sea dicho.

El argumento de THE MINORITY REPORT está un tanto traído por los pelos, pero sirve a Dick para construir una trepidante aventura de persecuciones y conspiraciones dentro de conspiraciones. Anderton es el fundador de Precrimen, agencia dedicada a prevenir el crimen gracias a un sistema democrático en el que tres peculiares adivinos preciden el futuro. Si dos de ellos coinciden en sus predicciones, el futuro criminal es detenido para evitar las posibles maldades. El sistema parece funcionar perfectamente, desde que se implantó no se ha producido ningún asesinato, pero no todo parece tan de color de rosa: ni es sistema es perfecto en lo que a su fiabilidad respecta (surge la sospecha de que se predice de más) ni a su seguridad (resulta ser fácilmente manipulable) A Anderton le toca ser víctima de esas lagunas en el sistema, ser perseguido por ello e intentar solucionar el problema, salvando el cuello de paso.

Por su parte, PODEMOS RECORDARLO POR USTED AL POR MAYOR está en la línea de una de las más recurrentes obsesiones de Dick, la percepción de la realidad. Trata la historia de un don Nadie, Douglas Quaid, que sueña con viajar a Marte. Para su desgracia el viaje es caro y él un simple asalariado que ni ahorrando durante años conseguiría reunir el dinero necesario. Sin embargo, hay una solución, un tanto simplona pero igualmente eficaz, la compañía Rekal Incorporated implanta recuerdos de modo que la evocación de las supuestas experiencias sea real. Sin embargo algo va mal con Quaid. Durante el tratamiento recuerda... un viaje a Marte, y todo se complica.

Por último, en IMPOSTOR se duda de la certidumbre del propio yo. La Tierra se haya en guerra contra una raza extraterrestre y los esfuerzos orientados a conseguir el arma definitiva son ímprobos. Spence Olham es uno de los científicos involucrados en el Proyecto del Arma Definitiva, hasta que un día agentes del gobierno le secuestran con la intención de ejecutarle porque, según ellos Olham no es Olham. Tiene el aspecto de Olham, habla como Olham y se cree Olham, pero en realidad es un robot infiltrado por los extraterrestres con un potente artefacto explosivo en su interior para arrasar las instalaciones del Proyecto. Por supuesto, Olham no se cree nada del asunto y hace todo lo posible por escapar antes de ser ejecutado.

En resumen, un librito con tres interesantes relatos de Dick, en los que ya dejaba entrever los temas que en el futuro le obsesionarían hasta casi la locura pero que aquí consigue moldear hasta conseguir narraciones de buena factura.

© Francisco José Súñer Iglesias, (804 palabras) Créditos