LA ÚLTIMA CONSPIRACIÓN
LA ÚLTIMA CONSPIRACIÓN Josue Ramos
Título original: ---
Año de publicación: 2007
Editorial: Atlantis
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: 2012
Páginas: 172
ISBN:
Precio: N/C
Comentarios de: Santyago Moro

El fenómeno de los libros de ciencia-ficción de bolsillo (también se llamaban novelas de a duro) me pilló demasiado joven, pero pude acceder a ellas a través de alguien muy querido cuando tenía doce años.

Se trataba de novelas que prometían hacer pasar un buen rato. No eran (en principio) narraciones de una calidad excepcional, pero cumplían su cometido con creces.

Sin embargo, entre la gran cantidad de novelillas del espacio, como las llamábamos a veces, uno encontraba auténticas joyas que se caracterizaban por un estilo más depurado y el buen hacer de sus autores. ¡Qué decir sobre Pascual Enguídanos y Ángel Torres Quesada (a quien tengo el honor de contar entre mis amigos)!

¿Qué tiene que ver esto que os cuento con la novela de Josué Ramos? Sencillamente, porque, de haberse publicado en aquella época y con ese formato, habría sido de las novelas que marcaban la diferencia, destacando sobre el resto.

La extensión es la habitual de las novelas a las que me refiero (que no excedían de los 200.000 caracteres) y su pretensión es la de entretener y, quizás, hacernos discurrir sobre la posibilidad de una realidad que no es tal.

El tratamiento de las mentes artificiales es más que correcta; no entra en difíciles y farragosas explicaciones que justifiquen técnicamente algo que no es vital para el argumento. En ocasiones resulta más creíble dar por hecho las cosas que inventarse pueriles o enrevesados términos que, más que ayudar al lector a seguir la trama, le apartan de ésta.

Portada de la primera edición de Lulu.com

El argumento, interesante; la técnica narrativa, fluida y amena; los personajes, bien construidos.

Los momentos en los que los protagonistas se enfrentan a situaciones que no son reales están bien dosificados: lo justo como para que nos inquietemos sin perder el norte de dónde está de verdad la realidad. Josué logra que no nos perdamos en intrincados laberintos en los que nosotros mismos terminemos por no saber lo que es real y lo que no... y no es fácil, porque podría haber hecho que el lector perdiera el interés si hubiera abusado más de las situaciones de este tipo.

¿Fallos? No me gusta utilizar ese término, y menos en novelas que me han convencido. Quizás, por no parecer excesivamente benigno, decir que estoy convencido de que los posibles (y pocos) peros son únicamente achacables a la juventud y bisoñez del autor. Como lector, estoy impaciente por ver cómo evoluciona este nuevo autor de ciencia-ficción, como escritor... me siento algo menos entusiasmado: me ha salido un serio competidor.

© Santyago Moro, (422 palabras) Créditos
Publicado originalmente en SF y Crónicas de la Federación el 26 de diciembre de 2007