LA ESTACIÓN DE CALLE PERDIDO
LA ESTACIÓN DE CALLE PERDIDO China Miéville
Título original: Perdido Street Station
Año de publicación: 2000
Editorial: La Factoría de Ideas
Colección: Solaris ficción nº 20
Traducción: Martín Lacasa
Edición: 2001
Páginas: 592
ISBN:
Precio: 15 EUR

Texto de la contraportada

La metrópolis de Nueva Crobuzon se extiende desde el centro del mundo. Humanos, mutantes y razas arcanas malviven en la penumbra bajo sus chimeneas, donde el río se torna viscoso por los afluentes artificiales, donde las fábricas y fundiciones amartillan la noche. Durante más de mil años, el Parlamento y su brutal milicia han gobernado una vasta economía de obreros y artistas, espías y soldados, magos, yonquis y prostitutas. Pero acaba de llegar un extraño con el bolsillo lleno y una demanda imposible. Y, de forma torpe, inadvertida, algo impensable es liberado.

Dotado de un especial talento para las ambientaciones exóticas, China Miéville convierte a Nueva Crobuzon en un vigoroso escenario en el que se dan cita los ecos de un Londres victoriano, la distopía más agria, la poderosa imaginería de la literatura gótica y originales razas antropomórficas. Sirviéndose de los recursos clásicos de la literatura fantástica y de anticipación, inaugura una fórmula narrativa fresca y novedosa, capaz de fascinar por igual a público y crítica hasta convertir Estación de la calle Perdido en la gran revelación de 2000 en el Reino Unido, donde ha sido galardonada con los principales premios literarios.

A finales de la década de los ochenta y principios de los noventa, surgió una nueva corriente en la ciencia-ficción denominada steam-punk. Se caracterizaban estas obras por estar ambientadas en un escenario muy recargado y abigarrado. Normalmente el período en el que transcurrían los relatos era el Londres victoriano y decimonónico, los personajes eran sabios dementes o megalómanos y aparecían sujetos contrahechos y anormales. El tipo de situación que predominaba era una ucronía sobre personajes históricos, pero el verdadero protagonista de estos relatos era el escenario. El principal autor de esta corriente fue Tim Powers y su novela paradigma LAS PUERTAS DE ANUBIS.

Toda esta introducción viene a cuento, porque esta novela que comento ahora, cuando parecía que en el steam-punk estaba todo dicho, pertenece a dicha corriente. La novela esta repleta de personajes a cual más raro y estrafalario y el argumento va de unas polillas asesinas que tienen aterrorizada a la ciudad. No es sin embargo esto lo más importante, pues la verdadera protagonista de la novela es la ciudad en sí misma. Nueva Crobuzón es una compleja urbe, en la que coexisten los estilos más dispares, desde suntuosas villas para los poderosos, hasta barrios marginales cubiertos de desechos y podredumbre. Toda la ciudad esta cruzada por una red viaria de ferrocarril y otra red aérea que confluyen en la estación de la calle Perdido. En la ciudad coexisten muchas razas, los humanos, los kephri, los cactus, los garuda, etc... El protagonista es un científico que bucea en conocimientos tan esotéricos, como la biotaumaturgia o en la teoría de la crisis.

En conclusión, esta es una muy buena novela que hace recordar a aquellas otras de Powers cuando el steam-punk estaba en todo su apogeo y aunque la obra tiene cerca de 600 páginas, no tiene desperdicio y en ningún momento se hace pesada.

© José Enrique León Alcalde, (502 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Los archivos del espacio el 9 de febrero de 2002