ESTOY EN PUERTOMARTE SIN HILDA
ESTOY EN PUERTOMARTE SIN HILDA Isaac Asimov
Título original: Asimovīs Mysteries
Año de publicación: 1972
Editorial: Alianza Editorial
Colección: Libro de bolsillo nº
Traducción: Antonio Alférez
Edición: 1991
ISBN:
Precio: 8 EUR

Es de sobra conocida la pasión de Asimov por el relato policiaco, nunca se cansó de proclamar su admiración por Agatha Christie, entre sus mejores obras la componente detectivesca es determinante, el detective Elijah Baley es uno de sus personajes fetiche, y en general sus relatos tienen mucho de proceso de planteamiento de un misterio y resolución del mismo mediante técnicas lógicas y/o deductivas.

Esta colección de relatos están seleccionados precisamente por su marcado carácter policial, hay criminales, policías, detectives más o menos aficionados y mucho misterio. En su mayoría no son relatos enrevesados, llenos de pistas falsas o faltos de información, siguen el mismo esquema general; se plantea el misterio o problema, que se expone claramente en la primera parte, y en la segunda se le da solución, sin más artificios. Algunos relatos son más elaborados, como el propio ESTOY EN PUERTOMARTE SIN HILDA o BOLA DE BILLAR, pero siempre ateniéndose al estilo claro, sencillo y desenfadado característico de Asimov.

El personaje de referencia de la mayor parte de ellos es Wendell Urth, un excéntrico extraterrólogo que ni ha salido nunca de la Tierra ni ha ido más allá de donde pueden llevarle sus piernas. Su fobia a volar, y en general a viajar, le impide ir mucho más lejos de su despacho en la universidad. Sin embargo posee unos amplios conocimientos del cosmos, todas las ciencias necesarias para su estudio, y una brillante mente analítica, lo que le permite deducir quien, como y porqué se han cometido los crímenes que la policía le solicita estudiar.

Ese es el caso de LA CAMPANA ARMONIOSA. Louis Peyton, un conocido criminal, prepara el robo de unos valiosos objetos en la Luna y el posterior asesinato de su cómplice, todo esto arropado por una coartada perfecta. Asimov relata minuciosamente los preparativos y la ejecución del plan, por lo que para el lector no hay misterio en lo que respecta a la culpabilidad del criminal, pero para el comisario Davenport si resulta un problema demostrarla. El relato pivota sobre los razonamientos que sigue Wendell Urth para romper la coartada de Peyton. Salvando las distancias, podría haber sido un buen caso para el teniente Colombo.

En LA PIEDRA VIVIENTE varía ligeramente el mecanismo del relato. A bordo de la nave Robert Q., unos contrabandistas intentan pasar una gran cantidad de material radiactivo y a la vez un extraordinario ser vivo, mitad animal mitad piedra. Un accidente acaba con las expectativas de la tripulación pero a la vez mete en un lío a Larry Vernadsky, técnico de la última base de reaprovisionamiento que visitó la Robert Q., puesto que si bien el accidente fue fortuito Larry manipuló ciertos componentes de la nave para que los criminales no fueran muy lejos, y podría ser acusado de sabotaje. La perspicacia de Wendell Urth permite averiguar el origen del material radiactivo y sacar de apuros a Larry.

En QUE IMPORTA EL NOMBRE el doctor Urth no tiene protagonismo alguno, pero si la química, o mejor dicho, un monumental tratado de química orgánica, el Beilstein. Una joven bibliotecaria de la Universidad de Carmody es asesinada vertiendo cianuro en su té de media tarde. Para sorpresa de la policía el cianuro potásico, como cualquier otro compuesto químico, fluye con total libertad entre los profesores y estudiantes, lo que hace muy sencillo determinar el origen, cualquier laboratorio de la facultad, pero a la vez hace casi imposible focalizar a un culpable. Hasta que un peletero alemán hace su aparición en la biblioteca buscando un repelente contra las polillas.

El doctor Urth vuelve a hacer su aparición en CUANDO MUERE LA NOCHE. Un grupo de antiguos condiscípulos se reúne de nuevo en un congreso de astrofísica. Uno de ellos, Villiers, aquejado de problemas médicos, no pudo en su tiempo salir de la Tierra para ampliar sus estudios, lo que por un lado le amargó la vida para siempre pero por otro le impulsó a desarrollar el principio de la transferencia de masas, es decir, el teletransportador. Reunidos de nuevo, Villiers les escupe a la cara todo su resentimiento y a la vez les hace partícipes de sus investigaciones, de las que sólo él guarda copia. Al poco Villiers muere en extrañas circunstancias y Wendell Urth es encargado de averiguar quien ha sido el asesino.

Dejando de un lado el relato puramente policiaco PATE DE FOIE GRAS se convierte en la detallada, y casi cómica descripción de una investigación de campo alrededor de un fenómeno tan sorprendente como prometedor. Un granjero en una remota región de Estados Unidos posee una oca que da huevos de oro. De forma minuciosa Asimov desgrana las pruebas, ensayos y teorías de los científicos encargados de estudiar el caso. Recuerda poderosamente a los relatos sobre la tiotimolina.

Aunque podría haber sido otro relato protagonizado por Wendell Urth, POLVO MORTAL le deja de lado a favor del comisario Davenport y un competente químico. El caso es que un científico planea matar a otro sin dejar huella, y para ello se vale de una mezcla de ingeniería social, hidrógeno y platino en polvo. Un error lógico, pero bastante estúpido del asesino acabará por descubrirle.

El relato corto UNA ESTRATAGEMA INÉDITA da una idea de las infinitas posibilidades de las máquinas del tiempo. Sobre todo cuando se trata de evadir no ya a la justicia, sino el propio castigo.

Asimov siempre ha sido acusado de ser un tanto misógino (las mujeres son excepción en su obra) y mojigato. En ESTOY EN PUERTOMARTE SIN HILDA intenta quitarse de encima ese sambenito, o al menos demostrar que también era capaz de escribir relatos picantes. Un agente del gobierno está unos días de permiso en Puertomarte, totalmente libre y con su mujer, Hilda, a miles de kilómetros, decide echar una canita al aire y contratar los servicios de Flora, obviamente una prostituta de lujo, aunque Asimov no se atreva a ser tan explícito. Sin embargo, el deber es el deber, y es requerido para desenmascarar en la sala de tránsito del espaciopuerto a un buscado criminal, lo que retrasa, demasiado, su encuentro con Flora.

Precisamente contradiciendo esa aparente misoginia NOTA NECROLÓGICA tiene como protagonista a la apocada esposa de un brillante científico, amargado por no haber conseguido el reconocimiento a sus descubrimientos e investigaciones. Ella se muestra sumisa y temerosa ante el carácter colérico de su marido, hasta que éste descubre el transporte en el tiempo, que es más o menos como el viaje en el tiempo pero no. El caso es que el científico idea un plan para que su invento sólo pueda ser atribuido a él mismo, pero con lo que no cuenta es que su mujer también tiene planes propios.

El potencial de la informática, pero a la vez el infinito cuidado con el que hay que programar los ordenadores para que hagan exactamente lo que se quiere queda bien claro en LUZ ESTELAR, en este relato, un criminal se aprovecha de las habilidades de un científico y sus trabajos sobre la navegación espacial y el cálculo automático de rutas para huir de la justicia.

Finaliza el volumen BOLA DE BILLAR, un relato a medio camino entre los celos profesionales, la física aplicada, y el periodismo de investigación, en el que Ed Bloom, ingenioso industrial, es capaz de materializar y comercializar los descubrimientos y teorías de James Priss, eminente científico. La riqueza de Bloom y el trato desdeñoso con el que regala a Priss no hace más que acrecentar el resentimiento en éste último. Un día Bloom presenta un invento asombroso basado en la antigravedad pero un terrible accidente acaba con su vida. ¿Accidente?

En resumen, una colección de relatos en la línea de Asimov, que será muy del gusto de sus seguidores, pero que además aporta algunas curiosidades dentro de su enorme producción.

© Francisco José Súñer Iglesias, (1.294 palabras) Créditos