CRIATURA
CRIATURA EE. UU., 1985
Título original: Creature
Dirección: William Malone
Guión: W. Malone y Alan Reed
Producción: W. Malone y William G. Dunn J. R.
Música: Thomas Chase y Steve Rucker
Fotografía: Harry Mathias
Duración: 95 min.
IMDb:
Reparto: Stan Ivar (Mike Davidson); Wendy Schaal (Beth Sladen); Lyman Ward (David Perkins); Robert Jaffe (Jon Fennel); Diane Salinger (Melanie Bryce); Annette McCarthy (doctora Wendy H. Oliver); Marie Laurin (Susan Delambre); Klaus Kinski (Hans Rudy Hofner)

CRIATURA, producción norteamericana de 1985, no pasará a la historia del cine de ciencia-ficción por su originalidad, ni por sus efectos especiales, ni por su música, ni por su fotografía, ni mucho menos por las interpretaciones de los actores que intervienen en ella. Pero a William Malone eso no le preocupó en absoluto. Lo que él quería era hacer una película de Serie B, como las de los años cincuenta, en plenos años ochenta. Ciertamente, esta cinta está a años luz de aquellos fabulosos clásicos del cine fantástico de antaño, hechos con cuatro dólares, decorados de cartón piedra y muchísima imaginación. Pero a pesar de ello, CRIATURA es una aceptable película de entretenimiento, que se ve sin problemas y que se olvida apenas diez minutos después de parar el DVD.

La acción se sitúa hacia finales del siglo XXI. Un equipo de astronautas encuentra en la superficie de Titán un cilindro de algo similar al cristal, que contiene lo que parecen restos de criaturas arcaicas, extinguidas miles de años atrás. Mientras examinan tan sorprendente descubrimiento, un líquido viscoso se introduce de alguna manera en el traje espacial de uno de los astronautas, matándolo de una forma horrible, mientras aparece una forma sombría que se va agigantando. Tiempo después, una nave, lanzada a toda potencia, impacta contra la estación espacial Concorde, destruyéndola. Antes de morir, el astronauta demente abre un canal de radio y pronuncia una sola palabra: Titán. Tres meses más tarde, una nave de la compañía norteamericana NTI Corporation llega a la luna maldita de Saturno, con la misión de averiguar qué fue lo que ocurrió allí tres meses antes. Descubren que una nave de la Richter Dynamics, la compañía rival alemana, ya está en Titán. Tras un accidentado aterrizaje, que provoca graves averías en los sistemas de la nave, los americanos se dirigen hacia la nave germana, descubriendo que todos sus tripulantes han muerto aniquilados por una extraña forma de vida alienígena. El ser de otro mundo comienza a exterminar uno a uno a nuestros héroes, sin que éstos acierten a explicarse qué es lo que ocurre. La explicación la obtendrán de Hans Rudy Hofner (Klaus Kinski) el capitán de la nave germana, único miembro de la expedición de Richter Dynamics que ha logrado sobrevivir al ataque de la criatura extraterrestre.

CRIATURA viene a ser una especie de ALIEN de saldo. Incluso el bichejo de marras, que sólo podemos ver con detalle en las escenas finales, se asemeja muchísimo a la pesadilla viviente del mítico film de Ridley Scott. La ambientación también nos remite a ese gran clásico de 1979. Todo son corredores oscuros, estancias lóbregas y rincones amenazadores. El ambiente del film intenta ser claustrofóbico, agobiante y terrorífico. Pero como Malone no es Scott, ni mucho menos, se queda sólo en ligeramente inquietante. Con todo, la película funciona bastante bien si el espectador la toma como lo que es, un producto menor ideado sólo para pasar el rato.

Un detalle curioso a destacar es el homenaje que se hace en este film a la Serie B de toda la vida. En un momento dado, mientras están buscando una forma de acabar con ese ente infernal, Beth Sladen (Wendy Schaal) comenta que una vez vio una película, en la que unas personas, aisladas en el ártico, se deshacían de un monstruo extraterrestre electrocutándolo. La película a la que se refiere Beth es, naturalmente, EL ENIGMA DE OTRO MUNDO (THE THING, Christian Nyby, 1951) posiblemente una de las obras más redondas del cine clásico de ciencia-ficción. Los protagonistas de CRIATURA intentan destruir a su enemigo como en el clásico citado, pero parece que el bicho de marras es más duro de pelar que el interpretado por James Arness en la obra maestra de Nyby.

Barata, tópica y en algunos momentos hasta risible, CRIATURA, aunque no es la clase de película que guardo en mi videoteca, me gustó. Me pareció algo así como una novela de a duro filmada. Mientras la veía no pude evitar acordarme de aquellas modestas pero emocionantes novelas, mezcla de ciencia-ficción y terror, con las que nos deleitaba Curtis Garland (Juan Gallardo Muñóz) hace algunos años, obras con las que este modesto producto tiene muchos puntos en común.

CRIATURA. Cine de consumo y punto. No esperéis más. Ni menos.

© Antonio Quintana Carrandi, (716 palabras) Créditos