CAVIAR
CAVIAR Theodore Sturgeon
Título original: Caviar
Año de publicación: 1955
Editorial: Ultramar
Colección: Ciencia-Ficción nº 71
Traducción: María Teresa Parellada
Edición: 1988
ISBN:
Precio: Descatalogado

Tras dos relecturas de muy distinto signo, COMPRE JÚPITER, de Isaac Asimov, llena de argumentos chispeantes pero literariamente muy pobre, y OPUS DOS, de Angélica Gorodischer, de narrativa brillante pero parca en ideas, CAVIAR de Theodore Sturgeon supone el equilibrio entre una escritura cuidada (siempre teniendo en cuenta el tamiz de la traducción) y una buena cantidad de narraciones con fundamento.

Se ha dicho de Sturgeon que es un rara avis dentro del género por cuanto ha cuidado mucho más el factor estilístico que el argumental, pero eso no es cierto en absoluto. Precisamente lo que hace de este libro de relatos una pequeña joya de la literatura es el equilibro conseguido en ambos aspectos. El estilo es ciertamente depurado, pero no es menos cierto que las historias que sustenta gozan de una profundidad más que notable. Estas son:

LA CLARIDAD POR UNA RENDIJA, el primero del volumen, curiosamente no se trata de un relato de ciencia-ficción. Emparentado en cierto modo con la serie negra narra como un retrasado mental acoge a una chica que ha visto lanzar desde un coche en marcha. Ella tiene terribles heridas que él remienda y cura con una habilidad que poco tiene que ver con la estupidez que se le supone. El relato acaba finalmente destapándose como una parábola de la incomprensión y la soledad.

UN DIOS MICROSCÓPICO, relato de científico loco, también es una parábola sobre la codicia humana. Kidder es un brillante científico con nulas habilidades sociales, sólo quiere investigar y descubrir nuevos horizontes. Con el dinero que le proporcionan sus primeras invenciones compra una isla para, propiamente, aislarse del mundo y continuar sus trabajos en paz. Sus finanzas quedan en manos de Conant, un ávido banquero que sólo piensa en exprimir a Kidder para enriquecerse, cosa que a Kidder, siempre y cuando tenga los recursos suficientes, le importa bien poco. Lógicamente la ambición de Conant no conoce límite y eso desencadena la tragedia.

FANTASMA POR TRUCO es una simpática historia de corte fantástico en la que el amor de Gus y Yola se ve continuamente interferido por un fantasma celoso al que el etéreo aspecto de Yola parece agradar.

PRODIGIO habla de nuevo de la soledad y la incomprensión. Andi es un niño que ha nacido con capacidades poco comunes, capaces de desquiciar incluso a los experimentados guardianes de la Casa Cuna. Todo parece indicar que la solución pasa por enviarle a la Cámara del Silencio, cuando logra escapar. El problema es que se trata de un relato con final sorpresa, pero Sturgeon no parece demasiado bien dotado para este tipo de desarrollos y el giro final resulta excesivamente forzado.

MEDUSA es una space-opera clásica con una sorprendente orientación psicológica. Un grupo de experimentados soldados y navegantes es sometido a una larga series de experimentos de índole neurológico y finalmente embarcados en una sorprendente nave (no es ella la que se mueve, permanece estática y es el universo el que se desplaza a su alrededor) con destino a una peligrosa misión. Todos han recibido instrucciones secretas con una desconcertante apostilla: Sólo hay un hombre cuerdo a bordo de la nave.

CHISMOSA es otro divertido relato fantástico. Eddie se casa con María sin conocer su terrible don: ella es capaz de averiguar los más terribles secretos de todos los que la rodean... y contárselos a quien menos conviene que los sepan. Eso convierte la vida de Eddie en un infierno, aunque siempre queda esperanza.

SOMBRAS CHINESCAS es un relato de terror clásico y por debajo del nivel del resto del libro. Bobby vive su vida de ensueño ignorado por un padre complaciente y una madrastra mala, mala, mala. Sus únicos juegos son las sombras chinescas, que es capaz de realizar a la perfección. Quizá demasiada perfección.

Para cerrar el libro, TWINK, también por debajo del nivel medio del libro acaba convertido en un confuso relato de extrañas relaciones telepáticas entre padre e hija. Al igual que con PRODIGIO, al querer proteger el sorprendente final Sturgeon no consigue desarrollar con fluidez el relato.

Esta edición de Ultramar hace tiempo que dejó de estar disponible, aunque afortunadamente Minotauro reeditó el libro en el año 2003 por lo que no debería ser difícil conseguirlo.

© Francisco José Súñer Iglesias, (701 palabras) Créditos