¡HAGAN SITIO! ¡HAGAN SITIO!
¡HAGAN SITIO! ¡HAGAN SITIO! Harry Harrison
Título original: Make Room! Make Room!
Año de publicación: 1966
Editorial: Acervo
Colección: Ciencia-Ficción nº 17
Traducción: José María Aroca
Edición: 1976
ISBN:
Precio: Descatalogado

Texto de la contraportada

El destino que para la humanidad propone el libro y la película resulta especialmente devastador. No por ello esta historia deja de estar directamente inspirada en las tendencias de nuestra realidad. La imparable explosión demográfica convertirá a las ciudades en auténticos focos de hacinamiento y deshumanización. Experiencias tales como el contacto con la naturaleza o una muerte digna son vestigios de un pasado cada vez más lejano. En la lucha por la supervivencia, los seres humanos se disputan un trozo de espacio en el que dormir. Pero el principal problema es, sin embargo, algo tan básico como dar alimento a la población y no morir de hambre.

Es una novela de su época, preocupada por la explosión demográfica, la polución y la ignorancia y corrupción de los gobernantes y también de la masa de la población.

No es una novela imprescindible, pero para pasar un rato agradable está bien y para ver que por lo menos los presagios tan graves de la novela no se han cumplido; ya que retrata nuestra época actual, vista desde el punto de vista privilegiado de un detective de la gran manzana, que está inmerso en ese entorno de degradación urbana y social.

Este es uno de los pocos casos en que la versión cinematográfica de una obra literaria supera a la misma en el terreno de la ciencia-ficción. Si bien la obra de Harrison no es mala, vuelca mucho las tintas en la faceta detectivesca y policíaca del protagonista y no hace demasiado hincapié en los aspectos sociales y ambientales que rodean al mismo. Richard Fleisher, el director de la cinta, ha sabido reflejar muy acertadamente el ambiente opresivo y agobiante del mundo que retrata.

El argumento de la obra es el siguiente. Andy, el policía protagonista, es encargado de investigar el asesinato de un poderoso magnate de las finanzas. En el curso de la investigación surgirá una historia de amor entre Andy y la querida del personaje asesinado. Las pesquisas de Andy le conducirán a descubrir una intriga oscura y truculenta donde está implicado el destino de muchos seres humanos.

Esto en cuanto a la obra escrita, por el contrario en la película y gracias al carisma de Charlton Heston, verdadero icono de la ciencia-ficción de la época —recuérdese sino EL PLANETA DE LOS SIMIOS — retrata con mucho tino, una época donde la humanidad vive hacinada en miserables apartamentos de una o dos habitaciones y eso las clases cuyo poder adquisitivo es más elevado. Los pobres y los desheredados de la humanidad, se apilan por los pasillos y los vestíbulos de los edificios. Poder adquirir carne de vacuno es un lujo sólo al alcance de los millonarios y las clases pudientes. Los recursos naturales del planeta se están agotando y las clases dirigentes han encontrado una drástica y terrible solución para poder alimentar a la ingente muchedumbre.

El descubrimiento por parte de Andy (Charlton Heston) de lo que hacen los dirigentes con la humanidad, constituye un verdadero clímax en el desarrollo de la trama narrativa de la cinta. CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE fue una de las primeras películas de ciencia-ficción. que vi en el cine y que se me quedaron grabadas en la retina.

Si bien ¡HAGAN SITIO! ¡HAGAN SITIO! es un libro entretenido y ameno pero intrascendente, CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE, es una obra maestra de la ciencia-ficción que cualquier buen aficionado no debe dejar de visualizar.

© José Enrique León Alcalde, (572 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Los Archivos del Espacio