Crónicas, 14
Asturcon 2007
por Alejandro Caveda

Una apuesta de futuro

Cartel de la Asturcon
Cartel de la Asturcon

Durante los pasados días del 6 al 10 de julio, coincidiendo espacial y temporalmente con la XX Semana Negra de Gijón, ha tenido asimismo lugar una nueva edición de la Asturcón, uno de los más destacados e interesantes encuentros de ciencia-ficción de y para aficionados de entre todos los que salpican la geografía de nuestro país.

Evidentemente el hecho de compartir emplazamiento e infraestructura con un acontecimiento tan multitudinario como la Semana Negra implica una larga serie de ventajas para la Asturcón, pero también conlleva la posibilidad de que esta pase desapercibida frente a la espectacularidad de la Semana. Para evitarlo, los organizadores han hecho un gran esfuerzo por mantener sus propias señas de identidad desarrollando su propia página web, programa y cartel, además de efectuar buena parte de sus actividades fuera del horario habitual de la Semana.

Programa y actividades

Obviamente el programa es uno de los platos fuertes en este tipo de eventos. No vamos a detenernos a comentarlo exhaustivamente punto por punto ya que este ha sido ampliamente difundido y todavía es accesible a través de diversas páginas web, bitácoras y revistas, por lo que nos limitaremos a destacar los puntos más interesantes así como el amplio plantel de invitados y colaboradores.

Aunque la Semana Negra empezó el viernes 6 de julio la Asturcón se inauguró oficialmente el sábado 7 a las 11 de la mañana con la recogida de acreditaciones en la Carpa de Encuentros. En general, a la hora de estudiar la Asturcón se puede distinguir entre las actividades matutinas (conferencias, talleres, exhibiciones y similares) y las que se realizan por la tarde, mano a mano con la Semana Negra, más literarias, tales como tertulias y mesas redondas, presentaciones de libros y autores o charlas con los escritores invitados.

Exterior de la carpa
Exterior de la carpa

De entre las actividades matutinas merece la pena destacar la presentación de Peor... ¡Imposible! a cargo de su coordinador, el experto cinéfilo Jesús Parrado; el taller de pintado de camisetas o el de construcción de armas para roles en vivo, amén de conferencias como Gnosticismo y ciencia-ficción de José Manuel Uría o El Apocalipsis en la cultura popular de finales del siglo XX, en la que participaron Javier Cuevas, Sergio Mars y Rodolfo Martínez.

Sin duda, el plato fuerte de las tardes de los días 7 al 9 fue la tertulia Recontar, reescribir, revivir en la que participaron nombres tan ilustres como Fernando Marías, Rodolfo Martínez, J. R. Biedma, Jerónimo Tristante, Clara Tahoces, Manuel García Rubio, Víctor Conde, Ángel Torres Quesada, Javier Azpeitia, Goran Tocilovac, Sebastián Rutés, Paco Ignacio Taibo II y Elia Barceló, que se perdió alguna de las sesiones por problemas técnicos con una compañía aérea. A lo largo de los tres días que duró la tertulia se discutió sobre los caminos de la innovación, la creación y los estereotipos así como acerca de la originalidad de los autores y sus historias y del posible agotamiento de las fuentes y clichés del género.

No menos interesante fue la mesa redonda Conversando de capas y espadas celebrada el domingo 8 y en la que intervinieron Andrzej Sapkowski, Delia Sherman y Ellen Kushner. Pese a algunos problemas técnicos de sonido puntuales el presentador, Jorge Iván Argiz propició una amena charla en la que los autores debatieron sobre el género fantástico, en general, y sobre su propio trabajo, en particular, destacando como el cambio era el motor que movía a sus creaciones.

Alejandro Caveda, Samuel R. Delany y Bef
Alejandro Caveda, Samuel R. Delany y Bef

Otros platos fuertes de la Asturcón fueron la charla con el gran escritor norteamericano Samuel R. Delany que acudía a presentar su última obra, Dark reflections. Sus contertulios Alejandro Caveda y el mejicano Bef (en sustitución de la inicialmente prevista Elia Barceló) aprovecharon la ocasión para repasar la biografía y carrera del autor de Nova y otros grandes éxitos. No menos interesantes resultaron las tertulias con otros ilustres invitados como el también escritor de ciencia-ficción Lucius Shepard o el gran autor de terror y misterio Peter Straub.

No podemos terminar este repaso a lo que ha sido la Asturcón 2007 sin mencionar la tradicional espicha de disfraces del sábado noche, cuyo tema central este año era el mundo post-apocalíptico y que fue amenizada con una exhibición de lucha de arma blanca que hizo las delicias de todos los asistentes.

Balance

Preparando el rol en vivo
Preparando el rol en vivo

Quizás el detalle más destacado y positivo que han puesto de manifiesto los responsables de la convención haya sido el notable incremento de asistentes a las actividades bajo carpa, no solo a las de sobremesa, que se celebran al abrigo de la multitudinaria Semana Negra, sino también en las matutinas donde cabía esperar, en principio, menos aforo. Y ello aunque en principio la falta de inscripciones previas había obligado a anular el tradicional juego de rol en vivo y substituirlo por el taller de armas para roles. Sin embargo, una vez empezada la Asturcón, el nivel medio de afluencia fue, como ya se ha dicho, bastante elevado.

Destacar, especialmente, el éxito de la cena del sábado noche, de inspiración post-apocalíptica, y que como se ha dicho fue amenizada por una exhibición de combate por arma blanca (concretamente, daga y espada) por cortesía de la editorial Bibliopolis.

Señalar también que este año la Asturcón se ha prolongado un poco más de la habitual, ya que aunque desde la organización de la Semana Negra se intenta concentrar todas las actividades relacionadas con el fantástico a lo largo del primer fin de semana, en esta ocasión no ha sido posible, por lo que algunas actividades se han trasladado para el lunes o incluso la tarde del martes, como es el caso de la charla con Lucius Shepard.

¿Qué nos deparará el futuro? Por diversos motivos que no hacen al caso es bastante probable que la Semana Negra deba cambiar de emplazamiento y, dado la interrelación que existe entre ambas, eso podría afectar a su vez a la Asturcón. La convención, no obstante, parece bastante consolidada y ha alcanzado un nivel de madurez tal que permite confiar en que los organizadores tengan cuerda para rato y seguir sorprendiéndonos muchos años más. La próxima cita, el verano del 2007.

© Alejandro Caveda, (1.011 palabras) Créditos