POLIZONTE A MARTE
POLIZONTE A MARTE John Wyndham
Título original: Stowaway to Mars
Año de publicación: 1935
Editorial: Ediciones Felmar
Colección: La Fontana Literaria nº 50
Traducción: Rafael Lassaleta Cano
Edición: 1977
Páginas: 287
ISBN:
Precio: Descatalogado

John Wyndham es ampliamente conocido por su clásico EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS, algo menos por sus novelas KRAKEN ACECHA y CHOKY, y realmente poco más. Lo cierto es que, exceptuando EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS, el resto de su obra traducida al español resulta difícil de conseguir, y esta edición de Felmar de POLIZONTE A MARTE es toda una rareza.

Escrita originalmente en 1935 (Whyndham firmaba entonces como John Beynon) también es conocida en el mercado inglés como PLANET PLANE. Obviamente, tratándose de una fecha tan temprana en la historia de la ciencia-ficción POLIZONTE A MARTE es todo un compendio de tópicos y lugares comunes de la iconografía marciana con, naturalmente, sus propias aportaciones.

La historia comienza en los hangares de la empresa aeronáutica de Dale Curtance, un rico industrial que está dispuesto a embolsarse una grandiosa suma de dinero ofrecida por otro industrial americano al primero que llegue a Marte. Para ello, Curtance está construyendo un fabuloso cohete, el Gloria Mundi, que alguien intenta sabotear. Neutralizado el intruso y hecho público el intento de Curtance éste se ve obligado a acelerar los trabajos para evitar que algún otro competidor se le adelante.

El cohete despega al fin con una tripulación que componen el propio Curtance y una serie de especialistas encargados de llevar a buen término la misión. Pero algo falla en los cálculos, un consumo excesivo de combustible les hace temer por el éxito de la misión, y al investigar las posibles causas descubren que se trata del sobrepeso causado por un polizón. Se trata de Joan Shirning, hija de un científico desacreditado tras no poder demostrar una delirante historia de máquinas marcianas que había hecho pública. Joan se ha embarcado en el Gloria Mundi, con la intención de reivindicar a su padre demostrando la veracidad de su historia. Su presencia en el Gloria Mundi es todo un problema, no tanto por los suministros, calculados con largueza para el caso de que surgiera algún problema, sino por la tensión que provoca la presencia femenina entre los hombres de la tripulación.

Solucionado precariamente ese problema se presenta otro, al llegar a Marte la tripulación se encuentra con una población de máquinas poco amistosas que secuestran a Joan y les sitian en el cohete. Al poco tiempo llegan dos cohetes más, uno soviético y otro de origen indeterminado porque se estrella al perder el control. Mientras Joan se encuentra con los verdaderos marcianos, Curtance y los suyos negocian con los soviéticos el reparto de Marte. Finalmente, pese a todos los problemas, consiguen regresar a la Tierra.

POLIZONTE A MARTE es una novela desigual. Por un lado resulta tan tópica que hasta se hace entrañable; los cohetes que es imposible imaginarlos distintos al de Tintin, el Marte árido, inhóspito y lleno de canales, los marcianos decadentes y al borde de la extinción, el héroe de una pieza que no se para ante nada ni ante nadie, los soviéticos malotes y amenazantes, la chica, que además de ser científica, estar de muy buen ver y conseguir colarse en un cohete por lo demás muy bien custodiado, enamora a un marciano y ¡se queda embarazada de él! También hay pasajes bastante pesados, Whyndham se empeña en filosofar aquí y allá, en largos parlamentos entre los protagonistas que frenan el ritmo de la novela sin aportar gran cosa a su desarrollo.

Lo salva a POLIZONTE A MARTE, y da muestra del potencial de Whyndham como autor son otros detalles menos habituales. Así, el matrimonio de Curtance es un desastre, su mujer prácticamente le abandona cuando tienen noticia del proyecto del Gloria Mundi, pese a lo cual Curtance sigue adelante. En Marte, ya no son los marcianos los dueños del planeta, son las máquinas, como la descrita por el padre de Joan, las que pueblan y administran el planeta. Incluso se ha desarrollado una especie de máquinas salvajes como experimento por parte de los marcianos y las máquinas para averiguar hasta donde llegaría la libre evolución mecánica.

Un libro curioso, una rareza, que supongo tiene muy pocas posibilidades de volver a reeditarse, pero una buena muestra de cómo se concebía la ciencia-ficción seria en los años 30.

© Francisco José Súñer Iglesias, (695 palabras) Créditos