KAENA: LA PROFECÍA
KAENA: LA PROFECÍA Francia, 2003
Título original: Kaena: La prophétie
Direccion: Pascal Pinon y y Chris Delaporte
Guión: Tarik Hamdine y Chris Delaporte
Producción: Denis Friedman
Música: Farid Russland
Fotografía: ---
Duración: 85 min.
IMDb:
Reparto: (voces) Cécile De France (Kaena); Michael Lonsdale (Opaz); Victoria Abril (La Reina); François Siener (Voxem); Jean-Michel Farcy (Assad); Raymond Aquaviva (Gommy); Jean Piat (Prêtre)
Comentarios de: Sergio Mars

La primera película francesa de animación digital (que no europea, como afirman por ahí; ese honor corresponde a EL BOSQUE ANIMADO, que es del 2001) es una ambiciosa (quizás demasiado) apuesta por ofrecer algo diferente en el campo de los dibujos animados y la ciencia-ficción.

KAENA: LA PROPHÉTIE (Chris Delaporte, 2003) nació como una serie de animaciones para un juego de ordenador, y fue cobrando impulso hasta configurar un proyecto que incluía el lanzamiento simultáneo de juego (para PS2) película y comics. El presupuesto subió hasta unos astronómicos (para la industria europea) 25 millones y algo debió de hacerse mal por el camino, ya que fue un fracaso a nivel mundial (el esperado estreno en EE.UU. se saldó con una recaudación testimonial que, a buen seguro, ni siquiera cubrió los gastos de revelado de las cintas) Pese a todo, la película no carece de interés. Se dieron varios pasos en la dirección correcta, pero, o bien pesó demasiado el origen como videojuego, o bien no se atrevieron a llevar las ideas hasta su culminación.

Kaena es una joven que vive en un mundo-árbol, Axis, y cuya actitud desafiante se enfrenta a las costumbres ancestrales de su pueblo (en especial, al líder religioso) Axis es un ecosistema en plena decadencia, con todos su habitantes (humanos y no humanos) abocados a la extinción. El origen del problema se remonta a 600 años atrás, cuando una nave alienígena explotó en órbita. Su cerebro electrónico, el Vecanoi, creó Axis, atrapando entre sus ramas a una especie oriunda, los selenitas, unos seres de savia viva. Kaena sueña con el Vecanoi y al perseguir estos sueños encuentra a Opaz, el último superviviente del accidente, cuya misión es recuperar el Vecanoi y volver a su planeta; también se enfrenta a la reina selenita, que lleva seis siglos tratando de destruir el Vecanoi.

Técnicamente, descontando escenas aisladas (la de la destrucción de la nave alienígena es espectacular) se nota que la animación europea aún anda varios pasos por detrás de los grandes estudios americanos (la animación digital es extraordinariamente cara) Algo patente en la expresividad de los personajes humanos y en la simulación de partículas (pelo, líquidos, humo...) Debido a restricciones presupuestarias, los animadores tuvieron que limitarse a emplear software comercial, sin desarrollar herramientas propias (básicamente, 3D Studio Max) Un gran acierto reside en la elección de la paleta de colores y en el trabajo de emborronado, que confiere a los escenarios un aspecto magnífico. Y ya que hablamos de cuestiones técnicas, no puedo sino hacer mención de la magnífica banda sonora (muy clásica) de Farid Russlan.

De todas formas, el que los personajes estén más o menos logrados tampoco debería importar demasiado, ya que, con mucha idea, los creadores han optado por no tratar de ser absolutamente realistas, sino conferir características de los dibujos animados tradicionales a sus modelos. La ambientación, por otra parte, es espléndida, deudora de la obra de grandes dibujantes franceses como Moebius (muy en la línea de lo que puede encontrarse en las páginas de la revista Heavy Metal)

Lo que falla es el guión; no a grandes rasgos, ya que la Historia es interesante y para nada tópica en el cine (deudora de nuevo de los comics de ciencia-ficción europeos... no en vano entre los ¡siete! guionistas se cuenta con autores como Alejandro Jodorowski) Sin embargo, cuando bajamos al nivel de las conversaciones y las motivaciones de los personajes, nos encontramos con topicazo tras topicazo, narrado con cierta torpeza y serias limitaciones visuales (quizás por la dificultad de manejar varios personajes en una sola escena) La película aborda temas interesantes (el conflicto entre innovación y conservadurismo religioso, cuestiones morales sobre los medios necesarios para conseguir un fin, la lucha por la supervivencia sin que haya realmente un bando que pueda identificarse con el mal...) pero lo hace con tanta ligereza e ingenuidad que quedan en poco menos que nada. Es una pena, porque no estamos acostumbrados a este tipo de historias (la ciencia-ficción norteamericana pocas veces se aparta del space-opera, mientras que Kaena es lo más parecido a la ciencia-ficción soft que pueda encontrarse)

Un 10 por ambición e intenciones, pero la ejecución me temo que se queda en un pobre 6 (siendo generoso) Visualmente muy atrayente (un poco repetitiva a la larga) pero hueca en el fondo (tampoco ayuda demasiado el pseudomisticismo new age que se percibe de tanto en tanto, pero eso puede que se deba a prejuicios míos, ya que me preferida es la ciencia-ficción dura)

© Sergio Mars, (755 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Mundos Freakticios el 2 de junio de 2006