UN GUIJARRO EN EL CIELO
UN GUIJARRO EN EL CIELO Isaac Asimov
Título original: A Pebble in the Sky
Año de publicación: 1950
Editorial: Martínez Roca
Colección: Super Ficción 2ª Serie nº 106
Traducción: Eduardo Goligorsky
Edición: 1987
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Jorge Romo

La primera vez que supe de la existencia de Isaac Asimov fue gracias a la profesora Juanita. Era mi profesora de Antropología, aunque a la vez se convirtió en mi maestra particular de ciencia-ficción. El primer libro que me prestó fue EL HOMBRE DEL BICENTENARIO; antología que devoraría en poco tiempo. Yo no sabía quien era este autor, y fue sólo cuando se estrenó en cartelera la película del mismo nombre protagonizada por Robin Williams y Sam Neal, cuando realmente puse atención a este escritor. De ahí en adelante, libros como EL FIN DE LA ETERNIDAD, la Trilogía de la Fundación, LOS PROPIOS DIOSES, etc., fueron la gran introducción para enterarme de qué trataba el género cienciaficcionero.

Si bien es cierto que Asimov no es el mejor escritor, si es el más reconocido. Su labor como divulgador de la ciencia ha sido invaluable, ya que ha permitido que cientos de personas se acerquen a la ciencia. Mas hay algunas cosas que me desagradan. Por ejemplo, sus libros de historia mas allá de tener un enfoque objetivo, son una suerte de mezcla de distintas fuentes y enfoques acerca del tema. Pese a este y otros muchos desperfectos, creo sinceramente que es uno de los buenos novelistas que ha tenido el género a tal grado de que he seguido buscando sus libros en todo tipo de librerías de viejo.

Es así como hace poco me encuentro esta novelita titulada UN GUIJARRO EN EL CIELO, primera novela larga del Buen doctor que despierta cierta curiosidad. La trama es de lo más sencillo y el final me parece algo forzado. No obstante, considero que puede ser una obra interesante para todos aquellos seguidores del buen Isaac.

La historia comienza cuando Joseph Schwartz, un habitante del siglo XX, es transportado por arte de magia al futuro. Cuando se da cuenta, descubre que está en una época completamente distinta en la que la Tierra es radiactiva y los viajes espaciales a otros planetas son muy comunes. De ahí en adelante, el lector podrá descubrir que Schwartz se encuentra en un tiempo muy especial: los inicios del imperio galáctico con un Trántor que lleva apenas dos siglos como sede del imperio. Nuestro involuntario viajero del tiempo, descubrirá que las personas son algo distintas y que él no entiende para nada el idioma que hablan los demás.

Como les he mencionado, la trama es sencilla, aunque tiene sus episodios: desde la conspiración terrestre para derrocar al imperio hasta el argumento policiaco que maneja Asimov para tenernos por un buen rato anclados en la lectura. Una de las ideas más interesantes es que un científico desarrolla un aparato para aumentar la inteligencia, objeto que ayuda al personaje a aprender rápidamente el idioma del imperio: el sinapsificador, mas la idea de que este mecanismo otorga a Schwartz cierto poder extrasensorial, me ha dejado un poco decepcionado. Y es que a veces no me convencen mucho los argumentos donde la telepatía es el super-poder que ayudará a resolver alguna trama (Recuerdo con gusto el libro FUNDACIÓN donde cada relato, cada episodio, se resuelve de manera inteligente, mas me decepciona recordar el final del primer relato de SEGUNDA FUNDACIÓN donde para vencer al Mulo, los protagonistas deben noquearlo con derechazos psíquicos)

A final de cuentas, esta novelita es solo la introducción de lo que será el mundo de las Fundaciones y la comprobación de que cuando se escriben varias novelas en cierto contexto pueden relacionarse y formar parte de toda una saga.

© JorgeRomo, (582 palabras) Créditos