LOS ASESINOS DEL TIEMPO
LOS ASESINOS DEL TIEMPO Gilles D'Argyre
Título original: Les tueurs des temps
Año de publicación: 1974
Editorial: Martínez Roca
Colección: Super Ficción nº 11
Traducción: Alexandre Ferrer
Edición: 1976
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Jorge Romo

Todos estamos convencidos de la supremacía de la ciencia-ficción norteamericana y anglosajona. La calidad de sus escritores y de las historias que producen sobrepasa por mucho a otras expresiones cienciaficcioneras internacionales. Gente como Asimov, Bradbury, Clarke, Heinlein, Dick, Brunner, Wolfe, Willis, Card, etc., han demostrado contundentemente que intentar rivalizar con la literatura de especulación científica estadounidense está condenado a convertirse en un esfuerzo titánico. No obstante, en otros países, existen y ha existido escritores de gran talla, que si no superan a estos grandes maestros, si pueden catalogarse a la altura de éstos. Un ejemplo de es Gilles D’Argyre (pseudónimo de Gérard Klein)

Este gran autor, aunque muy poco conocido fuera de su país, ha llegado a ser tal vez uno de los máximos exponentes del género. Su individualismo posiblemente lo haya llevado a alejarse de las tendencias del momento y realizar obras comparables a las de colegas anglosajones. Su estilo es elegante, directo, y con una prosa ágil. Si bien muchas de sus historias tienen la influencia directa de los maestros norteamericanos, tal vez esa gran calidad literaria, ese interés no solamente por contar una historia coherente, sino también por escribir de una manera muy interesante, ha permitido que trascienda y de a la ciencia-ficción de su país una identidad propia. Esta novela es una prueba fehaciente de ello.

Al abrir el libro, lo primero que encontramos es que Argyre tenía un buen amigo que le escribió un prólogo: Gérard Klein (hoy sabemos que ambos son la misma persona, cosa que desconocieron sus lectores allá en la década de los setenta) En esta introducción, Klein nos hace un análisis meticuloso de la obra anterior del autor, la cual lleva el título de EL CETRO DEL AZAR. Y finalmente, entramos de lleno a esta historia.

LOS ASESINOS DEL TIEMPO es una nueva variación del tema de las naves multigeneracionales. Una de éstas, el Vasco es el escenario de la novela. Con el objeto de llegar a la nube de Magallanes, el viaje de los tripulantes se ha prolongado durante siglos. No sabemos que ocurrió con la Tierra, mas posiblemente la destrucción o incapacidad para seguir habitando en ésta sea una de las razones por las que se inició este viaje sin retorno.

La historia también nos habla de los viajes en el tiempo y de las paradojas que éstos traen consigo. El destino de la humanidad y su propio origen se ven entrecruzados en un tiempo circular. Entonces surge la gran pregunta: ¿De dónde surgió la humanidad? ¿Fue creada por los mismos humanos del futuro que regresaron al pasado? No hay una respuesta satisfactoria.

Uno de los personajes más extraños es Varun Sangrin, el capitán. Es la representación de la ambición, del control y de la desinformación. Su influencia tranquiliza a todos los tripulantes y los mantiene tranquilos y felices en su monotonía. Pronto, Sangrin tiene que lidiar consigo mismo. La batalla final es una partida de ajedrez con una especie de mutante con un coeficiente intelectual superior. Nadie sabe de qué forma entró a la nave, mas su derrota significa la victoria del mayor capricho del capitán, y a la vez la perdición de éste.

Para finalizar, posiblemente ciertas ideas ya las hayamos escuchado y leído antes, aunque creo que el estilo del autor francés tiene la peculiaridad de combinar todas las vertientes del género de una manera tan novedosa que vale la pena acercarse un poco a esta novela y desintoxicarse, aunque sea solo por un momento, de los autores estadounidenses.

© Jorge Romo, (585 palabras) Créditos