EL GERMEN
EL GERMEN Mike Resnick
Título original: The Branch
Año de publicación: 1984
Editorial: Martínez Roca
Colección: Super Ficción nº 99
Traducción: César Terrón
Edición: 1986
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: José Becerra Gómez

A mediados del siglo XXI, la población mundial de la Tierra tiene aseguradas sus necesidades básicas. Incluso se han prohibido los robots para que los seres humanos tengan que trabajar mínimamente y tengan ocupadas algunas horas del día. La consecuencia de esta abundancia es una sociedad hedonista y perpetuamente aburrida, en la que cualquier cosa vale, con tal de salir de la monotonía. De esta forma, han prosperado los deportes más variopintos, los cursos de arte, el juego, el consumo de drogas, todas las formas de sexo existentes (y algunas nuevas) infinitas religiones que predican las más peregrinas cosmogonías, e innumerables actividades, a cual más pintoresca, para combatir el tedio.

Como es humano y natural, el trasiego de dinero generado atrae a los tiburones tanto como la sangre y, en Chicago, es Salomon Moody Moore el que parte el bacalao mafioso. Hombre austero, de mediana edad, siempre sagaz, y cruel cuando es necesario, tiene la opinión de que, un hombre cuyo negocio es proporcionar placer a los demás, no debe caer víctima de esos mismos placeres.

Moore controla toda la ciudad hasta el mínimo detalle. Por eso, cuando el Espectáculo de Emociones Fuertes y Circo Ambulante Internacional Nightspore & Thrush llega a la ciudad, no es de extrañar que haga una visita a los titulares del mencionado espectáculo con el fin de ofrecerles sus servicios. A cambio, claro está, de la tercera parte de los dividendos. Y es precisamente al salir de dicha reunión cuando tiene lugar su primer encuentro con Jeremías el G., un esmirriado muchacho con el atrevimiento suficiente como para estafar al todopoderoso Moore. A consecuencia de este episodio, se ordena la búsqueda del pillo, y es a partir de aquí cuando comienza la pesadilla de Salomon Moody Moore, señor de Chicago.

Lo que al principio parece simple y llana buena suerte de Jeremías se transforma en la sospecha de algo más cuando cuatro de sus hombres, hábiles asesinos profesionales, rodeando la cama en la que yace el muchacho, le disparan cuarenta y siete veces, sin que por ello puedan impedir que escape por una ventana.

Posteriores investigaciones indican a Moore que el temerario joven es, nada más y nada menos, el Mesías que llevan esperando los judíos más de tres mil años. Y, por si fuera poco, ni el mismo Jeremías lo sabe. Se redoblan los esfuerzos por asesinarlo, pero no hay manera de conseguirlo; el intento más drástico, volar el avión en el que viajaba, se salda con apenas un par de días de hospital.

Salomón busca aliados: otros colegas del negocio, la Iglesia Católica y, curiosamente, los propios judíos, que después de tres mil años de hégira no están dispuestos a entregar Jerusalén por las buenas, por mucho Mesías que sea. Ninguno de ellos comprende el comportamiento de Jeremías, que no se corresponde con el de un Mesías al uso. Borracho, mujeriego, estafador, ladrón, finalmente se entera de su condición y la explota, apropiándose poco a poco del imperio de Moore y, simultáneamente, dándose a conocer al mundo.

El desenlace final tendrá lugar en el mismo Jerusalén, donde el ejército israelí aguarda atrincherado la llegada de las hordas de Jeremías, que confluyen de los cuatro puntos cardinales del globo.

EL GERMEN es, en mi opinión, y a falta de leer sus obras africanas, la mejor novela de Mike Resnick. Explota como nunca la amenidad intrínseca del autor, sin caer excesivamente en sus defectillos (narración plana, ausencia de tramas laterales) Dibuja de forma espléndida los personajes principales, en especial a Jeremías, un pícaro que considera ser el Mesías como un premio de la lotería, y a Salomón Moore, un mafioso en toda regla que va consiguiendo que nos pongamos de su parte en la desigual lucha. Como dice el propio Moore en un pasaje: Si Jeremías es el Mesías que nos envía Dios, a mí no me interesa ese Dios. También destaca el detalle de otros participantes de la trama, como Pryor, el segundo de a bordo de Moore, Bernstein, su médico, o Moira Rallings, ninfómana necrófila, aliada de Moore, que termina siendo la Magdalena de Jeremías, con Evangelio incluido, ahora que están tan de moda los Evangelios Apócrifos (y eso que fue escrita en 1984)

Poco más que añadir a lo dicho. Una novela divertida y absorbente, con un tema muy original tratado desde un punto de vista más original todavía, que agradará a todos y que sirve estupendamente para desengrasarnos de las grandes e interminables sagas galácticas tan en boga en la actualidad.

P. S.: Entono un mea culpa más que merecido, porque hasta ahora no me he dado cuenta de que Resnick no lleva la letra c antes de la k. Sirva en mi descargo que en la mayoría de lugares en los que he visto escrito el nombre han cometido el mismo error que yo.

© José Becerra Gómez, (803 palabras) Créditos

Nota del editor, 2006-05-22: El error de José fue debido a que en la portada de EL GERMEN de la colección Súper Ficción hay una errata en el apellido del autor. En las páginas interiores ya aparece escrito correctamente: Resnick.