Crónicas, 12
X Trobades de Mataró
por Carles Quintana

Cuando, el sábado 11 de marzo del 2006, llegué a la puerta de Can Palauet, encontré enganchada a una de las columnas que la soportan, una pancarta de un tamaño respetable. Esto me sorprendió positivamente, ya que en el resto de trobades, nunca había visto en el exterior ninguna señal que indicara que dentro se hiciera nada. Pero esto no es todo, ya que también había una noticia al respecto en El Periódico de Catalunya.

Todo esto eran buenos pasos en el camino de la publicidad, y junto con el boca a boca que siempre es útil, hicieron que esta trobada sea la que ha registrado más público de las cinco en las que he estado. Así, la sala de actos estuvo siempre llena, tanto el sábado como el domingo, y las sesenta carpetas de bienvenida que se habían preparado se agotaron la misma mañana del sábado y fue necesario preparar otros juegos adicionales dos veces más.

Concentrándonos en esta carpeta, que iba acompañada de la identificación de asistente, hay que decir que tenía el siguiente contenido:

  • 1. Un folleto de Mataró, con un mapa de la ciudad.
  • 2. Otro folleto turístico con el título Cuatro recorridos por Mataró.
  • 3. El programa de las Trobades.
  • 4. Un libro con los relatos ganadores de los VII Premios de Narrativa. de Ciencia-Ficción Manuel de Pedrolo.
  • 5. Un amplio dossier informativo sobre Ángel Torres Quesada, invitado. de honor de este año. Estaba formado por una biografía del autor concentrada en el período de publicación de su obra, una entrevista que se le hizo hace algunos años, y una muy completa bibliografía.
  • 6. Papeles en blanco para hacer apuntes, que muchas personas aprovecharon, y para lo que les fue útil el bolígrafo también incluido.
Joan Antoni Fernández, Eduardo Gallego y José Luis González
Joan Antoni Fernández, Eduardo Gallego y José Luis González

Can Palauet tiene en la planta baja el vestíbulo, una antigua prensa de aceite y varias salas que se utilizan para exposiciones. La idea era poner una sobre robots, el tema de esta trobada. Pero por un malentendido con el propietario del edificio, había una que no tenía ninguna relación con nosotros. Es una lástima, por que la del año pasado, sobre Julio Verne, estaba muy bien y todo indicaba que la de esta edición estaría al mismo nivel. En fin, que le vamos a hacer.

La cuestión es que todo estaba concentrado en el primer piso, dónde hay un rellano ideal para conversaciones en los descansos, y la sala dónde se hicieron las ocho conferencias de este año, todas de un nivel muy elevado, y la entrega de los IX Premios Pedrolo, y la asamblea de la Sociedad Catalana de Ciencia-Ficción. También se preparó otra habitación, pero al final los robots que debían luchar allí el domingo por la mañana no pudieron venir.

La primera charla de sábado recayó en Miquel Barceló con Robots, ciborgs, clones, androides y otros ganados de este tipo en la literatura de ciencia-ficción. Muy interesante, amena e instructiva, como es costumbre en él. Fue seguida por Una ojeada a la ciencia-ficción juvenil de la maestra y escritora Montserrat Galicia. Hizo sobre todo mención de lo difícil que es publicar ciencia-ficción en catalán y siendo mujer. Esto se resumía en la expresión Soy tres veces invisible.

La siguiente conferencia, que era la última de la mañana, la expuso otro veterano de las Trobades, Lluís Fonseca, y su título fue Desde el Profesor Tornasol hasta Harry Potter: Entre la ciencia y la magia. Apoyándose en una presentación de powerpoint, herramienta normal en él, expuso la relación entre la ciencia y la magia durante los siglos, acompañando las diferencias con citas literarias muy bien escogidas.

Comida del sábado
Comida del sábado

Una vez Fonseca acabó, la mayoría de los asistentes a la Trobada nos dirigimos al restaurante L’Atzucac, sito justo delante del Palauet, ya que era allá dónde tenía lugar la comida oficial de este año. El local es estrecho y largo, lo que se tradujo en que nos colocasen en dos mesas alargadas, puestas la una enfrente de la otra. El menú, aunque bastante sofisticado, llenó a todos los comensales, que entre bocado y bocado, se enzarzaban en variadas conversaciones.

Una costumbre establecida en las Trobades, prácticamente una tradición, es que la primera charla tras la comida tenga lugar alrededor de un café, posibilitando así que los asistentes vayan dirigiendo lo que se han metido entre pecho y espalda. Pero esto suponía cierta pérdida de tiempo, principalmente por que se tenía que esperar a la apertura de la librería Robafaves, que otros años había cedido su tranquilo patio interior para este acto.

Así que con el objetivo de ganar tiempo para otra conferencia, este año volvimos directamente al Palauet y asistimos a una interesante mesa redonda sobre la obra del invitado de honor, el escritor gaditano Ángel Torres Quesada, dirigida por Eduardo Gallego, José Luis González y Joan Antoni Fernández. Como ATQ también estaba allí, el acto derivó en una especie de conversación entre los moderadores y el invitado.

Aunque había tema para estar horas charlando, el tiempo de que se disponía era limitado, y a las cinco y media fue el turno de Manuel Moreno, profesor de Física en la UPC, y otro de los veteranos de las Trobades. Con el título de Fenómenos paranormales y espíritus malignos en el cine, expuso la situación de la ciencia sobre estas cosas, todo esto ilustrado por muchos ejemplos y con aquella habilidad para meterse el público en el bolsillo tan típica de él.

Conferencia de Ángel Torres Quesada
Conferencia de Ángel Torres Quesada

La última charla de la tarde del sábado correspondía al invitado de honor, Ángel Torres Quesada, y su título fue Cuando a eso de la ciencia-ficción no sabían cómo llamarla (Breve historia de las novelas de veinte reales). Consistió sobre todo en una biografía literaria del autor a partir del momento en que publicó su primera novela, durante la cual Ángel hizo un uso intensivo de su conocida gracia gaditana.

En cuanto ATQ finalizó su discurso, y tras los preceptivos aplausos, acabó la parte oficial del sábado, aunque naturalmente algunos de los asistentes la prolongaron varios minutos en el exterior en conversaciones totalmente informales. Pero todo acaba en este mundo, y al final todos se fueron a su casa a descansar y recuperar fuerzas para la segunda jornada, que empezaba algunas horas más tarde.

* * *

Lo primero que se hacía el domingo era la asamblea de la Societat Catalana de Ciència-Ficció i Fantasía (SCCFF), a las diez de la mañana, un acto que aparecía por primera vez en estas convenciones. Bajo la presidencia de Rosa Fabregat, fue muy plácida y disfrutó del infrecuente honor de que todas las propuestas fueran aprobadas rápidamente por unanimidad o por una amplia mayoría.

Carme Torras
Carme Torras

Como a las once ya había acabado todo, la conferencia El estado actual de la investigación robótica de Carme Torras, pudo empezar a la hora. Fue quizás la más instructiva e interesante de todas las charlas de esta edición, tal vez porque los términos robot y ciencia-ficción están indisolublemente unidos y se pudo averiguar que existen algunos mucho más adelantados de lo que puede parecer a partir de lo que nos llega a través de los medios de comunicación generalistas.

Uno de los muchos puntos comentados fueron las actuales luchas entre robots que se organizan en muchas Facultades. La sorpresa de esta trobada era asistir a uno de estos combates en una gran mesa imperial situada en una habitación para reuniones anexa a la sala de actos. Pero al final no fue posible y posiblemente muchos de los asistentes se quedaron con las ganas de ver este tipo de experimento con sus propios ojos.

El tiempo iba pasando y así se llegó a las doce y cuarto del mediodía, cuando estaba previsto que tuviera lugar la última charla de este año, Sociología medioambiental en la ciencia-ficción por el profesor de la UAB Louis Lemkow. Se dedicó a poner varios ejemplos de las denuncias que se hacen en el género de los graves problemas de nuestra sociedad, con una especial mención en el uso de la energía nuclear, un tema que actualmente vuelve a estar de actualidad.

Adelais de Pedrolo, Jaume Graupera y Miquel Barceló
Adelais de Pedrolo, Jaume Graupera y Miquel Barceló

Como todos los años, el penúltimo acto del Encuentro fue la entrega de los IX Premios Manuel De Pedrolo, que efectuó la misma hija del conocido escritor, Adelais de Pedrolo. El de mejor novela se lo llevaron Teresa Udina y Vladimir Hernández por HORIZONTE DE SUCESOS, y el de mejor relato correspondió a Jordi Munné con REGRESO PARCIAL. Los dos serán publicados en un solo volumen por Ediciones Pagés.

Finalmente, Jaume Gragera, Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Mataró clausuró las X Trobades de Ciència-Ficció y nos emplazó a todos el siguiente año. Entonces, y debido a que ya era bastante tarde, todo el mundo abandonó rápidamente el edificio, y mientras unos cuántos se dirigían al restaurante L’Atzucac para la comida de la Societat Catalana de Ciència Ficció i Fantasía, otras fueron a sus hogares, repartidos por las cuatro esquinas de este bello país.

© Carles Quintana i Fernàndez, (1.488 palabras) Créditos
Fotografías de Carles Quintana