FRANCO, UNA HISTORIA ALTERNATIVA
FRANCO, UNA HISTORIA ALTERNATIVA Varios
Título original: ---
Año de publicación: 2006
Editorial: Minotauro
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: 2006
Páginas: 376
ISBN:
Precio: 17, 50 EUR
Comentarios de: Francisco José Súñer Iglesias

El título descaradamente oportunista de ésta antología hace que, ya desde sus primeras páginas, el libro genere una sensación fastidiosa y un tanto frustrante. FRANCO, UNA HISTORIA ALTERNATIVA, podría haberse titulado perfectamente, HISTORIA ALTERNATIVA DE LA POSTGUERRA, o EL OTRO CORAZÓN DEL SIGLO XX ESPAÑOL, o LA ESPAÑA QUE PUDO SER Y NO FUE, o cualquier otra cosa que no focalizara la atención tan decididamente sobre la figura de Francisco Franco, haciendo suponer que la colección de relatos que alberga especularía, de forma más o menos rigurosa, sobre las infinitas Españas que hubieran producido otras decisiones y hechos relacionados con el dictador.

En vez de ello se va desgranando un surtido de cuentos en los que la figura de Franco, cuando no directamente ignorada, es estilizada o transpuesta, y eso si es que el relato en cuestión puede llegar a calificarse de ucronía y no se queda en mera especulación intimista. En varios casos, ni siquiera es la historia española el eje central de la narración, sino el dominio nazi sobre Europa y parte del mundo. Teniendo claro esto, se puede abordar la lectura del libro con otras expectativas muy distintas a las que su engañoso título encamina.

Por otro lado, la especulación histórica que implica la ucronía resulta algo excesivamente personal. Se hace difícil compartir muchas conclusiones a las que llegan los autores por el camino del donde que me gustaría, a mi, que hubiera llegado la historia, en vez del más aséptico donde es probable que hubiera llegado la historia si además de x suceso, hubiera ocurrido w pero no k, y ni z. Esa simplificación muchas veces maniquea, unida al hecho de que las circunstancias que sirven de marco a algunos de los relatos dan la sensación de estar forzadas para redondear su culminación, acaban chocando con la propia percepción de la lógica histórica.

Al respecto, José Carlos Canalda sostiene la teoría de que la historia es como un gran río que siempre acaba volviendo a su cauce, independientemente de que aquí o allá se produzcan desprendimientos o corrimientos de tierra que alteren el lecho, de modo que el acontecimiento realmente interesante es el desprendimiento y sus consecuencias inmediatas, pero al cabo del tiempo éste se habrá integrado dentro de la corriente histórica, y se habrá diluido completamente, siendo la historia no muy diferente a la que conocemos. Es una teoría discutible, y también tiene sus puntos débiles (pandemias o catástrofes cataclísmicas definitivamente traumáticas) pero no carece de interés.

En cuanto a los relatos, hay de todo un poco. El volumen empieza con Ñ, de David Soriano Giménez. Como cuento moralizante es eficaz; la Guerra de Sucesión es ganada por los Carlos de Austria, y en Espanya la seña de identidad dominante es la catalana, no la castellana, Franco no se llamó Franco, sino Feliubadaló, una imagen especular, en definitiva, donde mirarse los unos en los otros y poder comprender según que sentimientos encontrados. Como especulación histórica es bastante débil. A los pretendientes les importaban tres higas Castilla o Aragón, querían el oro de América y las posesiones de los Austrias en Europa, que uno u otro ganara la guerra poco hubiera cambiado el devenir posterior de los acontecimientos históricos, habida cuenta de la ya imparable decadencia del Imperio Español.

LUZ INHUMANA, de Eduardo Vaquerizo, también prescinde del personaje de portada aunque con acierto, puesto que en vez de especular con un presente alternativo se centra en un asombroso descubrimiento realizado por un físico español en los prolegómenos y primeros lances de la guerra civil, tan asombroso, que se justifica la visita del propio Albert Einstein como un gesto del científico alemán para animar al joven físico en sus incipientes investigaciones. El relato, por lo demás, está resuelto con ingenio.

ARQUITECTURA FRANQUISTA, de Ramón Muñoz, también prescinde de la figura de Franco y se centra en un José Antonio Primo de Rivera octogenario y paralítico, rememorando recuerdos de juventud en el marco de un Madrid inmerso en una extraña revolución maoísta. El relato de la alucinada aventura africana del capo fascista resulta inquietante por la simpatía que despierta hacia el personaje.

DOS NIÑOS JUGANDO, de Juan Miguel Aguilera, habla de los hermanos Franco en términos, hasta cierto punto, razonables. Francisco es herido gravemente en un lance de la Guerra de África y su carrera militar queda encauzada por derroteros que le apartan de los puestos de responsabilidad. Años más tarde, la intentona golpista de diciembre de 1930 tiene éxito, y es Ramón quien se convierte en dictador de una España que ya no es ni monárquica ni republicana. Santones y magias varias complican y hacen inviable el relato como especulación histórica.

BARAKA es un conocido relato de Rafa Marín con Franco como protagonista único. Nuevamente toques sobrenaturales en las indecisas horas previas al vuelo del Dragon Rapide. Franco finalmente embarca, así que de relato ucrónico, nada.

LOS HIJOS DE NUESTROS HIJOS­, de José Antonio del Valle, destaca por varias razones, en primer lugar, es una historia de judíos deportados a Jerusalén, nada que ver con Franco, segundo, transcurre en un momento indeterminado de la postguerra europea, nada que ver con Franco, tercero, no tiene nada que ver con la España de la época, ni con Franco, cuarto, no hay forma de saber que ha querido contar José Antonio del Valle. No he logrado enterarme del argumento de éste relato, ocurren cosas, la gente va y viene, pero los porqués de todo ello son un misterio inescrutable. En resumen, un relato además de inconcluso, desubicado.

EL DERBI, de Pedro Pablo G. May es un relato pequeñito en el sentido de trata un episodio pequeñito dentro de una conspiración pequeñita. A un Hitler ya anciano se le diagnostica Alzehimer, y el tratamiento recetado pasa por un shock, amén de pastillazos varios. Una historia pequeñita de conspiraciones, dentro de conspiraciones dentro de conspiraciones. Tampoco aporta gran cosa.

En EL ANGEL ROJO, de Javier Negrete, el bueno es el superhéroe yanki del título, y Franco es... nada menos que un supervillano con poderes extraordinarios. Presentarla como ucronía no pasa de mal chiste. Sin embargo, los pasajes que relatan la vida escolar del joven narrador son los más emocionantes y evocadores del todo el libro. Será que he visto demasiado bien retratada mi propia niñez en aquellas filas formadas en el patio, en aquellos curas casi marciales, aquellas tardes de descampados y pantalones cortos. Una lástima que sirvan como vehículo de una extravagancia de tal calibre.

Cierra el volumen un repaso al género ucrónico en España elaborado por Alfonso Merelo.

En definitiva, una colección de relatos formalmente correctos (excepto el inescrutable LOS HIJOS DE NUESTROS HIJOS), algunos destacables, pero que como conjunto queda falto de ambición y muy por debajo de lo que se espera de una reelaboración histórica mínimamente seria.

© Francisco José Súñer Iglesias, (1.131 palabras) Créditos


Locución de Francisco José Súñer Iglesias
Producido por Francisco José Súñer Iglesias para el Sitio de Ciencia-Ficción
Fondo musical: La preparation de Xcyril
bajo licencia Creative Commons 2.5 (by-nc-sa)