FLORES PARA ALGERNON
FLORES PARA ALGERNON Daniel Keyes
Título original: Flowers for Algernon
Año de publicación: 1966
Editorial: SM Ediciones
Colección: Barco de Vapor nº 164
Traducción: Paz Barroso Fernández-Araoz
Edición: 2004
ISBN:
Precio: 6,50 EUR
Comentarios de: Raúl Alejandro López Nevado

No recuerdo bien cuál fue la primera vez en que oí hablar de FLORES PARA ALGERNON, probablemente fuera el Buen Doctor el que me diera las primeras pistas en sus MEMORIAS; pero desde que lo leyera, guardo su recuerdo como el de una de las mejores historias (más adelante ya matizaré este plural) que haya podido disfrutar. Daniel Keyes, adelantándose a su época, nos obsequia con uno de los más apasionantes viajes interiores de la ciencia ficción. Pero antes de que empiece a demorarme, quizá sea mejor proceder a las presentaciones formales, y quién mejor para introducir a Daniel Keyes que su buen amigo Isaac Asimov:

Cuando entregué los Hugo en Pittsburgh, en 1960, uno de los ganadores fue FLORES PARA ALGERNON, de Daniel Keyes, que me había encantado. Es, sin duda, uno de los mejores relatos de ciencia ficción de todos los tiempos, y cuando anuncié el ganador fui muy elocuente respecto a su magnífica calidad. «¿Cómo lo ha hecho? – preguntaba a la audiencia –. ¿Cómo lo ha hecho?»

Sentí un tirón en mi chaqueta y allí estaba Daniel Keyes esperando su Hugo.

—Escucha, Isaac –me dijo-. Si averiguas cómo lo hice, dímelo. Me gustaría volver a hacerlo.

Y lo volvió a hacer. El cuatro de abril de 1959, Daniel Keyes publicaba el relato FLORES PARA ALGERNON en el número quince del Magazine Of Fantasy And Science Fiction. En 1960, ganaría un Hugo con este cuento, y en 1966, vería la luz su versión novelada. Ese mismo año, recibió un Nébula a la mejor novela. Tanto el cuento como la novela cuentan en general la misma historia, no obstante ambas versiones hacen uso de las posibilidades que les dan sus respectivos modos narrativos. Es decir, entre otras, el cuento de la intensidad emocional, y la novela de la profundización en la personalidad de los personajes. Creo que, por ello, ninguna de las dos lecturas es prescindible, pues una ayuda a complementar a la otra, aunque en síntesis casi estén explicando lo mismo.

Charlie Gordon es un joven retrasado mental que decide someterse a una operación para ayudarle a aumentar su inteligencia. Él mismo nos lo va contando en su Informe de progresos, de modo que no sólo seremos testigos de lo que cuenta, sino de cómo lo cuenta. No sólo sabremos los cambios que van teniendo lugar en él, sino que veremos cómo se van reflejando en su forma de escribir. Un ratoncito llamado Algernón se ha sometido a la misma operación poco tiempo antes que él, y sus progresos son altamente esperanzadores. Charlie es operado. Su inteligencia comienza a aumentar. Poco a poco va comprendiendo cosas que antes se le escapaban, y esto acabará por convertirse más en una tortura que en un sueño. Poco a poco Charlie se da cuenta de que aquéllos que él creía sus amigos en realidad tan sólo se estaban burlando de él. El mundo es duro, y él no lo sabía. En este punto hay una diferencia bastante importante entre ambas versiones de la obra, mientras que en el relato las referencias pueden llegar a intuirse pero son muy vagas, en la novela queda clara la intensa atracción espiritual y física que Charlie siente ante su exprofesora Alice. Aquí, ya ha llegado al punto en que desea no ser tan inteligente. Podríamos decir, con Nietzsche, que Charlie ha alcanzado el grado máximo de realidad que puede soportar. Pero quizá el problema no sea ése, quizá la realidad tenga que ver más con el hecho de que, pese a haber logrado un rapidísimo crecimiento racional, su crecimiento emocional no ha ido parejo. Hay una ruptura, y luego otra mujer, pero Alice seguirá siendo el centro de las obsesiones de Charlie.

Poco a poco, el progreso sostenido de Charlie lo hace sobrepasar el nivel de inteligencia normal y acabar convirtiéndose en un genio. Es entonces cuando es capaz de observar a los científicos que han llevado a cabo su experimento como los meros hombres que son, llenos de taras y debilidades. Y poco después cuando comienza la tragedia.

En 1968 FLORES PARA ALGERNON fue llevada al cine bajo el título de CHARLY, protagonizada por Cliff Robertson, cuyo papel le valió un Oscar. Hoy cada año se reeditan nuevas ediciones, y se ha convertido en lectura obligatoria en muchas carreras universitarias. Novelas de reciente aparición, como EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE de Mark Haddon, le hacen un homenaje implícito (el trabajo en la panadería, el hecho de que las dos obras sean narradas desde la primera persona por personajes con problemas de retraso mental...). En resumen, FLORES PARA ALGERNON es un hito dentro de la ciencia ficción, que sigue siendo de imprescindible y agradecida lectura.

© Raúl Alejandro López Nevado, (783 palabras) Créditos


Locución de Francisco José Súñer Iglesias
Producido por Francisco José Súñer Iglesias para el Sitio de Ciencia-Ficción
Fondo musical: Tabernas 2.5 de MuSiK
bajo licencia Creative Commons 2.0 (by-nc-nd) Con el permiso del autor