LOS VIAJES DE TUF
LOS VIAJES DE TUF George R. R. Martin
Título original: Tuf Voyaging
Año de publicación: 1986
Editorial: Ediciones B
Colección: Nova, ciencia-ficción nº 6
Traducción: Alberto Soler
Edición: 1988
ISBN:
Precio: Agotado
Comentarios de: Rafael Ontivero

Relectura que deja un buen sabor de boca porque el libro no ha perdido nada de su energía (lo leí por primera vez como novedad cuando lo publicó Nova, sacado de la biblioteca en mis años cuasimozos). Entretenido, divertido, quizá de desarrollo un poco pausado, como es característico en Martin.

Tuf es un personaje atípico dentro de los personajes atípicos que la ciencia-ficción reúne. Es metódico, científico, desapasionado y terriblemente lógico. No le gusta el contacto físico y ama con locura a los gatos, tema éste constante en todo el libro. Tanto es su amor por los felinos que, mientras se lucha a muerte a su alrededor, él se dedica a clonar a un pobre minino, víctima inocente de la batalla.

En un futuro muy, muy lejano, tanto, que la humanidad ha tenido al menos una recaída y un remonte tecnológico, Tuf es un comerciante con poca suerte, que se asocia a un peculiar grupo como piloto y aportando el vehículo que los va a llevar a una sembradora del CIE, una terrible máquina de guerra bacteriológica procedente del anterior renacimiento tecnológico y que se encuentra a muchas leguas de los conocimientos actuales.

Allí se entablará una guerra de todos contra todos en la que el vencedor va a ser Tuf; con el botín viajará de acá para allá, solucionando problemas ecológicos y biológicos en diferentes mundos, utilizando a veces soluciones poco ortodoxas pero eficaces.

Son siete los relatos que incluye el libro; en el primero se consigue la nave, en el segundo se repara y en los demás se describen las aventuras de nuestro héroe, con recurrentes vueltas al planeta donde reparó la nave para saldar cuentas.

Ciertamente se trata de una obra inteligente, entretenida y amena; Martin nos narra en tono muy contenido las soluciones a ciertos problemas graves, entre los que destaca la superpoblación o el contacto con seres extraterrestres, tan diferentes a nosotros, que el único medio de comunicación es la telepatía; también destaca, sobre todo al final, que Tuf se está tomando las atribuciones de un dios, en el sentido de que hay ciertas responsabilidades que debe asumir, aunque no sean bien comprendidas por el resto de la humanidad.

En fin, que la recomiendo.

© Rafael Ontivero, (370 palabras) Créditos
Publicado originalmente el 5 de octubre de 2005 en Cosas Mías


Locución de Rafael Ontivero
Producido por Francisco José Súñer Iglesias para el Sitio de Ciencia-Ficción
Fondo musical: Pontification de Proclus
bajo licencia Creative Commons 1.0 (sa)