Borges fantástico, 3
Biografía. LAS PRIMERAS OBRAS
por Raúl Alejandro López Nevado
Borges joven
Borges joven

Mi destino es la lengua castellana,
el bronce de Francisco de Quevedo
.

Borges podría haber escrito en inglés, pues al fin y al cabo fue para él otra lengua materna, o en francés, que fue el idioma de sus estudios, o en el duro alemán, que adquirió por la admiración hacia su filosofía; quiso el destino y nuestra fortuna que naciera en Argentina, y que se decantase por el castellano. Esta decisión fue temprana, con apenas 11 años, en 1910, publica su primera obra: una traducción de EL PRÍNCIPE FELIZ de Oscar Wilde que aparece en el diario El País de Argentina. Tres años más tarde viaja a Europa, a Ginebra, donde su padre esperaba ser tratado de su inminente ceguera por un prestigioso oculista. Allí comienza sus estudios, que se verán interrumpidos por el estallido de la Primera Guerra Mundial. En 1915, viajan a Venecia y a Verona huyendo de la guerra. Más adelante continuará sus estudios. Pese a las primeras dificultades con el francés, Borges terminará dominando esta lengua, aunque nunca llegará a sentir una verdadera pasión por ella. Soy consciente de que una lengua que ha construido versos tan admirables como los de Hugo, o novelas como las de Dumas, debería ser admirada por mí; pero no me gusta su musicalidad . Se sentirá fascinado, en cambio, por el alemán, por su sonido, y por su filosofía, sobre todo por Schopenhauer. Tanto, que con la sola ayuda de una gramática, un diccionario y DER GOLEM de Gustav Meynrik llegará a aprenderlo. EL GOLEM y el pensamiento de Shopenhauer quedarán grabadas a fuego en su conciencia, y pasarán a formar parte de su universo temático.

En 1918, antes de volver a Argentina deciden pasar un año en España. Aquí, en Mallorca, su padre finalizará la novela histórica EL CAUDILLO, la obra de toda una vida. Aquí tenemos una de las primeras incursiones de Borges en el fantástico Durante esa época, en Mallorca, escribí un cuento acerca de un hombre lobo y lo mandé a una revista popular de Madrid, La Esfera, cuyos editores, muy sabiamente, lo rechazaron . Más adelante, sin embargo, llegará a publicar, el poema HIMNO AL MAR en la revista Grecia. En Sevilla se encontró con el grupo de ultraístas que se reunían alrededor de Grecia; pero quedó bastante decepcionado. Su opinión del Ultraísmo cambia al llegar a Madrid, allí conocerá al padre del Ultraísmo español Rafael Cansinos-Assens, por quien a lo largo de toda su vida sentirá auténtica veneración. La admiración, empero, parece mutua ya que Cansinos-Assens dirá de nuestro autor: pasó entre nosotros como un nuevo Grimm, lleno de serenidad discreta y sonriente. Fino, ecuánime, con ardor de poeta sofrenado por una venturosa frigidez intelectual, con una cultura clásica de filósofos griegos y trovadores orientales que lo aficionaba al pasado (...). .

Finalmente, en 1921 regresa a su Buenos Aires natal cargado de influencias del Ultraísmo. Funda así la revista de vanguardia Proa junto a Macedonio Fernández, un poeta amigo de su padre, por quien también sentirá una gran admiración. En 1923 la edición de la revista queda interrumpida por un nuevo viaje a Europa. Al regresar en 1924, vuelve a retomar las riendas de Proa junto a nuevos colaboradores. Este mismo año publica el poemario FERVOR DE BUENOS AIRES, con esta obra da comienzo a su singladura poética. Borges ha descubierto que las palabras pueden ser más palabras, que son más que palabras en la magia de la poesía, y se entrega a ella. Continúa así en 1925 con LUNA DE ENFRENTE y en 1929 con CUADERNO DE SAN MARTÍN. Más adelante renegará de todas estas obras, por considerarlas pecados de juventud. No obstante, aunque si bien es cierto que los temas están contaminados de un sabor excesivamente localista; entre líneas ya se intuyen perfectamente algunos de los que habrán de ser clásicos a lo largo de toda su obra: el tiempo, el amor, la muerte.


Notas

Borges, J.L., El oro de los tigres, Al Idioma alemán.

Borges, J.L., en la entrevista de 1976 del programa de RTVE A fondo de Soler Serrano.

Borges J.L., Autobiografía (1899-1970)

Fernández, Teodosio, Jorge Luis Borges Álbum biográfico y fotográfico.

© Raúl Alejandro López Nevado,
(9 palabras) Créditos