Crónicas, 10
Una Hispacón anunciada, poco
por Alfonso Merelo

Lo que van a leer está tal y como se escribió cada noche despues de llegar a mi hotel. He corregido errores, pero no he cambiado ni una coma. Lamento no haber podido conectarme via wifi, como esperaba y les anuncié, pero las redes de mi hotel no estaban disponibles.

Día 28

De alucinante se puede describir la llegada en avión a Vigo. Lo primero que podemos observar es el aeropuerto a la izquierda, antes de efectuar el giro de aproximación a la pista. A la izquierda, la ría de Vigo se dibuja alrededor de un paisaje exclusivamente verde. Las mejilloneras se asemejan a una flota de yates, o de los buques de Trafalgar, recomponiendo un panorama milimetrado en las aguas del Atlántico.

Una vez tomada tierra (te va a jartá, como diría el del chiste) me encontré en la terminal con varios conocidos que llegaban del vuelo de Madrid. Juanma Santiago, Carlos y Carles Quintana, Ramón y Mari Paz. Una vez instalados en los diversos hoteles, nos reunimos algunos (con Guillem Sánchez) para comer, y empiezo a darme cuenta que en Vigo se come bastante bien, ¡hips! y se bebe.

La Hispacon-Ibercon 2005 comienza a las 16:00. El Centro Cultural Caixanova es un palacio, de unos 100 años de antigüedad, en el que se van a desarrollar estas jornadas. Después de acreditarnos sobre las 17:00 se produjo la presentación oficial de la Ibercon. Laura Gallego, una de las invitadas especiales, nos contó todas sus vicisitudes en el mundo de la literatura. Es evidente que la autora es un ídolo juvenil, y femenino, a tenor del público que se dejó caer en la conferencia. Después se fue a la Casa del Libro a firmar sus novelas. Ya no la vimos más. Invitada especial desde luego.

Poca gente, muy poca, se dejaba ver por la sede de la convención. Pero a lo largo de la tarde el personal (podría decir friki y mentiría) hizo su aparición. Los stands, escasos, y algunos grupos y grupúsculos (Astures o Deltas) configuraron un, escaso por su número, pero interesante ambiente en el congreso.

El programa terminó con la proyección de películas como el EXPERIMENTO DEL DR, QUATERMASS.

Pero, claro, esto es lo que se cuece en el programa oficial.

Ustedes, ansiosos de noticias frescas y a poder ser jugosas, no me perdonarían que no les contara los entresijos de la convención.

Para empezarů desastre. No hay programa. No sabemos cuando o en donde son los actos. Pero no hay problema. En breves momentos nos proporcionan el programa de actividades que ya especifica claramente horas y espacios de los actos.

La organización propone un concurso con veinte preguntas referidas a aspectos de la ciencia-ficción y fantasía.

Estupendo.

Sólo conozco tres respuestas.

Pero, gracias a Marisa Cuesta, conseguimos rellenar 16 de las 20 preguntas. Nos presentamos con seudónimo al concurso. No sé si hemos ganado.

Algunos Deltas o Aznarkis nos vamos a cenar, nos acompaña el charmain de la EASF. Como comprenderán, en Vigo cenamos pulpo y pescado, una esplendida merluza, acompañada de riveiro y albariño.

En esto llega Joao Barreiros, autor portugués que aparece, después de un viaje de cinco horas desde Lisboa, para departir con nosotros. Todas las convenciones tienen sus ratos íntimos. Ésta ha empezado con la presencia de Joao. En torno a una mesa, al mismo borde de a ría de Vigo, hemos podido compartir un par de horas de extraordinaria conversación, acompañado del responsable de la librería en Internet Frikidonia y de Pedro García Bilbao. Hemos comparado y matizado puntos de vista acerca de la ciencia-ficción. Nos hemos dolido de los problemas que aquejan a nuestro querido género en nuestros dos países, y hemos pasado un rato irrepetible con este erudito.

A las dos de la mañana, esto es lo que ha dado de si, de momento, la Hispacon-Ibercon de este año.

De momento...

Día 29

Sigo sin poder conectar a cualquier red wifi. Si no lloviera iría buscando por la ciudad una red accesible, pero de momento parece imposible. Veremos.

El primer acto al que asisto corresponde al homenaje por parte de la AEFCT, al Dr. Ignacio Romeo. La Asociación, con la colaboración del hijo de Romeo, va a publicar en breve un e-libris con textos de este autor que desarrolló su labor durante loa años 80. Indudablemente, su hijo es un apasionado de los escritos de su padre, a tenor del palpable cariño con el que no habló de la figura de Romeo.

La comida de trabajo de la nueva junta de la AEFCT a la que parece que voy a pertenecer, se desarrolló con normalidad y con los productos típicos de Galicia: pulpo, mejillones, pimientos de Padrón etc. Se han tomado decisiones de las que se informará a su debido tiempo.

La tarde ha sido de la Aznarcón casi exclusivamente. Los aznarkis (aunque yo prefiero aznarquistas) son los seguidores de la saga de ciencia-ficción de los Aznar (no vayan a pensar mal) que coparon la sala principal donde se proyectaron varias películas dirigidas por el infatigable Alfonso Seijas, sobre diversos aspectos de las naves y de los fundamentos físicos, con teorías sobre la materia hiperdensa entre otras, del particular universo creado por Pascual Enguídanos hace mas de 50 años.

El sábado es día de la cena oficial de la convención. Es el hotel Ría de Vigo el que nos acoge esta vez. Y después de tomar la imprescindible queimada, con embruxo incluido, se concedieron los premio Ignotus. Parece que este año me ha tocado uno, concretamente el de Mejor Artículo. Aunque ya en Barcelona recogí uno, ese no era mío que era del amigo Canalda, y no es lo mismo. Pero he de decir que aquella vez estaba mucho mas nervioso. Entre otras cosas, esta vez estaba distraído cundo sonó mi nombre. Pero me he llevado un alegrón tremendo, como es natural.

Para festejar el piedrolo nos hemos ido varios miembros de la junta entrante a recorrer algunos de los pubs vigueses. Fundamentalmente, este dolorido, feliz y somnoliento cronista se ha jartado de tónicas y vasos de agua. Celebración, si, pero dentro de un orden. He conocido mejor a Victor, Alfredo, o a Gabrielle, los miembros de la nueva junta in pectore, y he jugado al billar americano, cosa que no hacía desde muchos años atrás.

Mañana mas.

Día 30

Se cumple la tercera jornada de Ibercon. A las 10:30, con un evidente malestar por haber dormido poco, se celebra la asamblea de la Asociación Española de Fantasía Ciencia-Ficción y Terror. Se nos presenta como junta nueva al sector granadino de Victor, Gabriella, Fernando o Alfredo mas yo mismo como vocal de prensa. Expongo las reservas de Cádiz 2009 y 2012 y se acepta reflejar los buenos deseos de la organización para esos años y el apoyo de la asamblea. La asistencia a la Hispacón, Ibercon o como sea, se hace escasa, muy escasa. Los amigos portugueses me permiten usar sus altavoces para la conferencia que voy a dar esta tarde, porque el cañón proyector no genera señal compuesta de vídeo y sonido. Me busco la vida y funciona. Menos mal que uno ya está bragado en estas cosas. Si ustedes trabajaran en una Universidad lo entenderían.

La tradicional comida de la Aznarcon se celebra en un restaurante contratado al efecto. Esta vez el plato ha sido pulpo a feira y potaje gallego. La queimada remata la comida en la que nos reímos mucho de nosotros mismos. Además nos conceden un diploma a la organización de la Hispacón del año 2004 de Cádiz (muchas gracias hermanos).

He compartido ratos entrañables con Alfonso, Abel, Ramón, Carlos, Pedro, Carles, Miquel, Toni, Vorkosigan o Luis. Realmente esto, las charlas entre viejos conocidos, es lo mejor de las convenciones. Y, en esta, aparte de esos ratos, parece que anda escasa de contenidos alternativos.

Por la tarde y de vuelta a Caixanova, el maestro Agustín Jaureguizar nos cuenta como eran las utopías socialistas de finales del siglo XIX y principios del XX, en un alarde de erudición y datos. Espléndido sin lugar a dudas. Y después llega mi conferencia. Realizados los ajustes técnicos pertinentes, ésta se realiza perfectamente. Parece que ha gustado bastante ya que ha sido el acto con más participación que ha habido hasta ahora. Curioso, he superado a Laura Gallego. Vivir para ver.

Nos hemos reído un rato, y hasta las traductoras parece que se lo han pasado bien, al menos eso me han dicho, aunque amenazaron con pegarme por revelarles cosas de la segunda temporada de Perdidos.

Un grupo de amigos nos hemos ido a cenar cerca de la ría. Esta vez hemos tapeado y hemos vuelto a reírnos con las variedades de comidas incluidas las tortillas golliponas (palabro que ha resultado de lo mas celebrado y que significa tortilla con mucha patata y poco huevo). El caso es que uno de nosotros ha pedido un par de pinchos de tortilla y el camarero no sabemos qué habrá entendido porque ha traído dos tortillas tamaño paellera de 12 raciones. Ni tan siquiera con la ayuda de nuestro amigo irlandés, el charmain de la Asociación Europea de Ciencia-Ficción, hemos conseguido acabarla. En el pub, ¡uf! se ha terminado la noche. Este local fue sitio durante muchos años de la Asociación Viguesa de Ciencia-Ficción. Yo, prudentemente, me he ido a dormir sin visitarlo. Estoy mayor, he de mirármelo.

Y se acabó el día.

Día 31

Llueve. A cántaros. Intermitentemente.

Las convenciones, aparte de para lo ya reseñado, sirven para visitar lugares, y Vigo es un lugar lleno de encantos que recorrer. Pese a la lluvia me paso la mañana dando vueltas por la ciudad como debe de hacerse: andando. Consigo conexión a Internet y contesto algunos mensajes de felicitación por el premio Ignotus. Gracias Rafa, Juaki, Victor, Daniel y a todos los demás. Me acerco a la escasa zona de stands, es bastante pequeña, para hablar con los congresistas que por allí pululan. Con dos amigos vigueses me acerco a la casa del libro, espléndida, y después, con un refresco, charlamos de ciencia-ficción y de los libros clásicos. El nivel de estos amigos supera al mío. Los aficionados desde luego saben mucho, pero mucho.

Me encuentro con algunos supervivientes de la Aznarcon, los Quintana mas Abel y compañía, que nos acercamos a ver las presentaciones de Silente. Pedro García Bilbao nos exhorta convenientemente a que compremos sus maravillosos libros. Posteriormente la mesa redonda sobre la literatura fantástica en gallego es muy ilustrativa de la situación actual de la misma. Ignacio Agulló, alma pater de la Hispacón, y la autora gallega Concepción Regueiro (estupenda charla Conchi) nos cuentan todos los entresijos de la literatura fantástica en gallego. Una charla muy ilustrativa e interesante.

Por la noche, después de diversas charlas con los responsables de varios stands, me uno a parte del grupo de la TerBi, la tertulia de Bilbao, y cenamos todos juntos, en el mismo local donde ya estaban los amigos astures, centrando la charla sobre las series de ciencia-ficción. Se nota que estoy en ello ¿no?

Y esto se acaba. Mañana me marcho de vuelta a Huelva. Ya no veré mas a los amigos hasta dentro de un año. Con suerte, será en Córdoba, la sultana, la mora. Los amigos cordobeses lo van a intentar. Ojalá que lo consigan.

Me vuelvo triste por dejar a tanta gente por tanto tiempo. Hay mucha gente magnífica en esto, de verdad. Vamos a cuidar el fandom entre todos. Es de lo mejorcito en general.

Día 01

Una vez en el aeropuerto me encuentro allí a varios valencianos que a los que han suspendido su vuelo a Valencia. Iberia ha anulado la línea y, por supuesto, sin decir nada ni avisarles. Cabreo generalizado. Los acomodan a dos en mi vuelo de Barcelona y tres mas se quedan hasta las seis de la tarde para un vuelo vía Madrid. Espero que lleguéis bien pañeros. Ya en Barcelona, estoy un rato con Toni Cerveró que me comenta su mariscada de ayer en Vigo. Y yo con el colesterol por las nubes. Que envidia. Embarco en el vuelo a Sevilla, un Airbus A321, un peassso avión, y tenemos un vuelo llenito de turbulencias de esas que hacen que se te pongan por corbata, pues eso. Escribo desde Santa Justa y calculo que llegaré a Huelva sobre las 10 de la noche, donde espero que me recojan. Mañana a trabajar.

Conclusiones.

Esta Hispacón-Ibercón requiere una reflexión que no debe hacerse hasta pasados unos días. Sin embargo puedo hacer una par de reflexiones a vuela pluma.

Creo que ha sido demasiado larga, 5 días son muchos, sobre todo si se tiene en cuenta las dificultades del local, dos espacios separados, y la escasez de actos en proporción al número de días.

Ha habido algún fallo de coordinación y, tal vez, excesiva improvisación, aunque ésta se ha suplido con la buena voluntad de la gente.

Pero ha habido aciertos también: el local era espectacular, aunque tal vez demasiado oscuro y con los citados espacios separados. Algunas conferencias han sido muy interesantes, sobre todo las referidas al entorno gallego y portugués y Joao Barroso se ha mostrado de lo mas cordial y dispuesto a colaborar y a charlar con todos. Me ha firmado una excelente dedicatoria personalizada en mi conferencia. Gracias Joao.

Como siempre lo mejor ha sido la gente. El encontrarnos otra vez con los amigos que no veíamos y con os que hemos conocido e intimado mas ha sido la excelencia de la convención. Aunque sólo fuera por eso, que más o menos así ha sido, ha valido la pena.

No merece la pena el lamentarse de lo que pudo ser y no fue. O si fue así o asá. Ha sido como ha sido. Ahora a preparar la próxima convención en la que parece que se implicará Córdoba.

Nos veremos allí sin duda.

Desde Sevilla, Gustavo el reportero mas dicharachero para el blog de Barrio Sésamo Memorando.

Una última cosa: Me olvidé el piedro ayer en el tren. El gafe de los Ignotus continúa. Menos mal que me abrieron el tren en la estación (lo juro) y pude recuperarlo.

Ya está en mi librería colocado. Ufff. Que descanso.

© Alfonso Merelo, (2.364 palabras) Créditos
Publicado originalmente el 2 de noviembre de 2005 en Memorando