LA GUERRA DE LOS MERCADERES
LA GUERRA DE LOS MERCADERES Frederik Pohl
Título original: The Merchant's War
Año de publicación: 1984
Editorial: Ultramar
Colección: Ciencia-Ficción nº 117
Traducción: Monserrat Conill
Edición: 1991
ISBN:
Precio: Descatalogado

Muchos años después del éxito de MERCADERES DEL ESPACIO a Frederik Pohl, esta vez sin la ayuda de Cyril Kornbluth, retoma el universo desquiciado del siempre bien recordado Mitchell Courtenay para volver a relatar las cuitas de un publicista caído en desgracia. Esta vez el desventurado se llama Tennison Tarb, al igual que Courtenay, un brillante ejecutivo publicitario que, por cuestiones a mitad de camino entre la política y el trabajo, se encuentra de misión diplomática en Venus.

Las austeras y honestas prácticas comerciales de los recalcitrantes venusianos superan la paciencia del bueno de Tennison, pero afortunadamente su misión en Venus está a punto de acabar y pronto dejará de soportar las escandalosas advertencias acerca de la poca calidad de la comida de los restaurantes y los consejos de cómo amasar el pan en casa de los supermercados. Pronto volverá a la Tierra y podrá desarrollar su más querida actividad; vender, vender y vender.

Pero no todo va a ser tan fácil. Sus últimos días en Venus son desastrosos, envuelto en incidentes diplomáticos y casi arrollado por un tranvía resulta acaba por ser prácticamente expulsado de Venus. Al llegar a la Tierra las cosas no mejoran, cae en una, literalmente, trampa publicitaria convirtiéndose en un adicto a la Moka-Kola y a partir de ahí la bajada a los infiernos; degradado, expulsado de la agencia, enrolado en el ejército, vuelto a degradar, vuelto a expulsar, convertido en consumidor de a pie y envuelto finalmente en una conspiración de consecuencias imprevisibles, Tarb, es la pura imagen de la desesperanza y la derrota.

Todo esto, contado con gracia por Pohl, carece sin embargo de la frescura de MERCADERES DEL ESPACIO. LA GUERRA DE LOS MERCADERES. es una obra divertida y que se deja leer con agrado, incluso conserva esa salvaje displicencia que hace tan recordada a la obra original. Pero le falta chispa, los episodios se alargan un poco más de la cuenta y sin hacerse pesados, se echa en falta algo más de concreción. Esto, unido a que las desgracias de Tarb no parecen tener fin, hace que en ocasiones se lea con algo de incredulidad, y esto último resulta curioso, porque si hay algo para lo que se deba suspender el sentido de la credulidad es para leer ciencia-ficción.

En el caso de LA GUERRA DE LOS MERCADERES, sin embargo, la sociedad apocalíptica que sobrevive entre mensajes publicitarios, productos inútiles y de ínfima calidad y adicciones y malnutrición, resulta ser una predicción con tantos visos de credibilidad y tan real que sobrecoge. Y es que esa sociedad es la nuestra; la publicidad que explota sabiamente las verdades a medias, las compulsiones de los compradores y crea necesidades inútiles, los productos que no son lo que dicen ser, la obsolescencia programada y la calidad ínfima, en definitiva, todo para el cliente pero sin el cliente. Todo para el consumidor pero sin el consumidor.

Un futuro imperfecto a partir de un presente también imperfecto. Lo peor de todo es que llevamos más de cincuenta años así, y pese a los controles, regulaciones y organizaciones de consumidores, nada tiene aspecto de mejorar.

© Francisco José Súñer Iglesias, (520 palabras) Créditos