LA COMPAÑÍA DEL TIEMPO
LA COMPAÑÍA DEL TIEMPO Kage Baker
Título original: In the Garden of Iden
Año de publicación: 1998
Editorial: La Factoría de Ideas
Colección: Solaris Ficción nº 31
Traducción: Isabel Merino Bodes
Edición: 2003
Páginas: 328
ISBN:
Precio: 19 EUR

Texto de contraportada

La Compañía desarrolla de manera simultánea el viaje en el tiempo y la inmortalidad. Reclutados en todos los siglos de la Historia, armados con todo su conocimiento, sus agentes saquean en secreto el pasado, reuniendo los frutos del talento del hombre y los recursos de todo el planeta mientras examinan a la humanidad.

Mendoza, arrancada de niña de las manos de la Inquisición española, es uno de ellos. Su primera misión será salvar plantas en peligro de extinción, que en el futuro puedan ser usadas para fabricar medicinas, en el asombroso jardín de Sir Walter Iden, en la Inglaterra isabelina. Como todos sus camaradas, Mendoza cree estar por encima de los seres humanos entre los que ha sido enviada. Pero por desgracia para ella, se encontrará con el secretario de Sir Walter, un hombre apasionado cuyas creencias religiosas al borde de la herejía los pondrán a ambos en un terrible peligro.

Hay obras que por la traducción del título puede llevar al lector a confusión y esta es una de ellas.

El título original sería EN EL JARDÍN DE IDEN (IN THE GARDEN OF IDEN) haciendo una clara referencia al Jardín del Edén y lo que allí ocurrió. En este caso se hace un juego de palabras ya que Iden es el apellido del dueño de ese jardín que contiene una colección de plantas de gran valor y, en ese jardín, tendrá lugar una escena parecida a la de Adán y Eva pero no será una manzana el objeto de tentación sino una naranja, pues la protagonista es española. También la portada de esta edición en español confunde al ofrecer una imagen de una joven con un vehículo todo ello de con una estética que en ocasiones ha servido para dar una idea futurista. Las portadas en las ediciones en inglés tienden a mostrar una joven con atuendo de la época en la que se desarrolla la mayor parte de la acción.

La historia va de una organización que se dedica a viajar por el tiempo para, entre otras tareas, recuperar algún espécimen extinto o desaparecido como lo es alguna planta del jardín de mister Iden. La novela narra el rescate de una niña de manos de la Inquisición y la evolución de ella en el mundo y en la compañía viajante, esta niña al crecer escogerá los estudios de botánica y formará equipo con otros agentes de otras especialidades.

De vez en cuando Baker introduce notas de humor en contraste sobre la crudeza de algunas situaciones:

¿Cómo en Romeo y Julieta? No salió bien, ¿no has visto la película?

y otros detalles como el de la familia de actores Barrymore cuyos descendientes siguen en escena en el siglo XXII, así como líneas de historias que deja para que sean completadas por la imaginación del lector o haciendo guiños a obras de otros autores de ciencia-ficción:

Las obras de arte están muy bien y se les puede sacar mucho beneficio pero lo que el público quiere de verdad son dinosaurios. No dinosaurios en sentido literal, por supuesto. Todo el mundo sabe lo que pasó cuando trataron de revivir a los dinosaurios...

Por medio de la observación de una niña nacida en la Edad Media y crecida en un tiempo futuro indeterminado la autora introduce, como en tantas obras se ha hecho, el análisis del ser humano en sus múltiples facetas. La protagonista establecerá diálogos con el joven Nicolas en los que además de literatura, botánica y religión hablarán sobre la inmortalidad, él desde sus conocimientos como habitante de la Inglaterra del siglo XVI y ella desde el conocimiento de la tecnología que la ha convertido en un cyborg inmortal.

Es una novela de crecimiento, la joven a la que llamarán Mendoza se ha librado de la tortura y la más que posible muerte a manos de esa venerable institución pero su vida no es fácil, es la vida de un ser inmortal por los injertos y cambios que se operan en su cuerpo. En este crecimiento la joven se cruzará con otros agentes del tiempo con los que volverá a coincidir en alguna misión o ya no verá nunca más en una existencia siempre atenta al trabajo a realizar en épocas a menudo conflictivas en las que la improvisación será un arma muy útil. En suma, una vida interesante pero nada plácida y en la que en una ocasión, en un jardín, la joven encontrará el amor.

Los viajeros del tiempo se adaptan a ese siglo en todos los aspectos y entre ellos con los tratamientos protocolarios y palabras al uso en los diálogos que mantienen con las personas de la época. En contraste con este vocabulario empleado la emisora de radio, que solo los agentes del tiempo pueden oír, mantiene el tono adecuado para cada momento en sus retransmisiones como en la de la boda de María Tudor con Felipe de España, la descripción de la ceremonia y los vestidos de los asistentes, retransmisiones tan habituales en los medios modernos de comunicación. Desde la misma emisora se emiten entrevistas sobre diversos temas y las estadísticas de opinión de la población. Todo eso en la Inglaterra que en relativamente poco tiempo iba a entrar en la época isabelina.

Quienes viajan en el tiempo tienen el privilegio de conocer la humanidad en diversas épocas y eso permite a los agentes analizar y llegar a conclusiones sobre las diferencias o no entre ellas pues de nuevo hay persecuciones y de nuevo quema de libros:

—¡Es un paso atrás, hacia la Edad Media!

—Es lo más curioso de las Edades Medias —dijo Joseph—. Regresan una vez tras otra. Los mortales siempre creen que están viviendo los Tiempos Modernos, ¿sabes? Poseen toda esa tecnología tan bonita y aprueban esas leyes tan humanitarias y entonces ocurre algo: hay una crisis económica o la ciencia hace algún descubrimiento que no son capaces de asumir. Y pum, vuelta a quemar judíos y vender astillas de la Vera Cruz. No cometas nunca el error de creer que los mortales quieren vivir en una edad de oro. Odian pensar.

O también como ya en la película THINGS TO COME (William Cameron Menzies, 1936) se vio, los mismos tipos humanos son presentes en la sociedad a lo largo de la historia de la humanidad:

Por lo que se refiere a la reencarnación, es más real de lo que piensas, listilla. Sólo hay un número limitado de tipos de personalidad entre los mortales. Utilizan los mismos una vez tras otra.

El libro se puede comparar a otros similares sobre viajes en el tiempo, desde la serie de Connie Willis y sus historiadores de Oxford hasta He aquí el hombre de Michael Moorcock y su viaje al origen del cristianismo, son relatos donde los personajes se sumergen en una época y toda la acción gira en torno a ese momento.

El título original pues no da a engaño sobre la temática del libro que habla del paso de la juventud a la edad adulta, de perder el Paraíso, con diálogos a veces filosóficos sobre la humanidad, el sentido de la vida, el precio de la inmortalidad, la superstición y el amor. En suma una estancia, de poca duración, en el Jardín del Edén, o en el de mister Iden, con sus naranjas. La escena final del libro será un aplastante resumen de toda la obra.

Kage Baker (EEUU, 1952-2010) escribió fantasía y ciencia-ficción pero poca parte de su obra ha sido traducida al castellano aunque las andanzas de Mendoza y la compañía tuvieron continuidad. La revista Asimov publicó en el número 8 el relato LA EMPERATRIZ DE MARTE que más tarde la autora convertiría en novela. Su obra fue nominada y ganó diversos premios, en esta página se puede consultar su trabajo: https://web.archive.org/web/20090401001018/http://kagebaker.com/

© Magda Revetllat,
(1.151 palabras) Créditos

LA COMPAÑÍA DEL TIEMPO es una novela fallida. Y esto es así, porque lo que en un principio prometía una trama y un argumento interesante y especulativo, acaba por desembocar en una simple y normal historia de amor.

Fijaos en el planteamiento básico: se puede viajar en el tiempo, pero no se puede cambiar lo sucedido en el pasado. Sin embargo si que se puede recuperar cosas y objetos del pasado y traerlos al presente. Pero esto es sólo el principio de la obra, ya que cuando los protagonistas van a la Inglaterra del siglo XVI, para recuperar plantas de un jardín de un noble de la época, se involucran en las vidas de los personajes isabelinos y acaban protagonizando una historia que no tiene nada que ver con la ciencia-ficción.

Es más, Baker que ha escrito una novela -que como novela histórica esta muy bien- en la que no se altera en ningún momento lo sucedido en el pasado, no se mete en complicaciones ni paradojas temporales y se limita a narrar la historia tal como la conocemos y como la conoce ella.

Es muy común en estos tiempos que corren, encontrar novelas que con la etiqueta de ciencia-ficción nos venden otra cosa diferente. Sólo se utiliza la ciencia-ficción como excusa para contarnos otra historia diferente de lo anunciado. La novela de Kage Baker es un buen ejemplo de ello y no digo que esta no sea una buena novela histórica, pero lo que es ciencia-ficción sólo la tiene en muy pequeñas dosis.

Para acabar, el libro esta bien como novela histórica y Baker conoce el período en que desarrolla la acción: la Inglaterra isabelina con sus intrigas y sus dramas políticos y religiosos. La novela es corta en extensión y es la primera de una serie de los mismos protagonistas.

© José Enrique León Alcalde, (306 palabras) Créditos Créditos
Publicado originalmente el 8 de agosto de 2003 en Los Archivos del Espacio