VIVIR EL CINE... DE CIENCIA FICCIÓN
por J. P. Bango
imag/op00664.jpg

Lo pensaba justamente el otro día, en mitad de la proyección del SOLARIS de Soderbergh, actualización en versión edulcorada de la colosal obra de Lem (también convertida en película de culto gracias al no menos recordado Andrei Tarkovski), de muchas pretensiones y difuso resultado. Entonces me dio por rememorar varias películas de ciencia-ficción que, de algún modo, habían sido substanciales en mi vida de espectador y que además, habían resultado paradigmáticas no ya sólo para el género homenajeado sino para la historia de la cinematografía en sí. Después me di cuenta de que muchas de esas obras reunían una virtud aún más contundente: habían trascendido su ámbito puramente genérico.

Trabajando en esta idea, y ya olvidadas las enormes posibilidades argumentales alrededor del planeta Solaris que nuestro amigo Soderbergh despreciaba por doquier, comencé a recomponer un cuadro sincrónico recopilador de las obras que, a mi juicio, mejor representaban las pautas mencionadas. Me puse a escribir, como veis, pensando en los pioneros: en Méliès y su VIAJE A LA LUNA (1902), en Segundo de Chomón y su HOTEL ELÉCTRICO...; y llegué a la década de los años 20 encontrándome con una sociedad dominada por tiranos hedonistas que campaban a sus anchas en un campo sembrado de sudor, libertades cerceradas, revueltas humeantes, al grito (mudo) de un robot feminoide que también anticipaba la clonación. Y me entró parecido entusiasmo del que debió sentir el cineasta alemán al filmar UNA MUJER EN LA LUNA al tiempo que sentaba las bases del expresionismo cinematográfico. Luego averigüé que los discursos de Thea Von Harbour, inspiradora de ambas historias, calaron con mayor raigambre en el intelecto de su esposo, Fritz Lang, que en el de una escritora que acabaría absorbida por los desvaríos oportunistas de los miembros del partido Nazi. Llegué a la década de los 30, ya veis, abrumado de imágenes en clarooscuro, de historias que proyectaban un futuro esperanzador en una Europa sometida a los dictados de la beligerancia perpetua (aspecto, a buen seguro, inspirador de una de las irónicas novelas de Joe W. Hlademan, LA GUERRA INTERMINABLE).

imag/op01785.jpg

Ya en los 30 me encontré con Cameron Menzies adaptando de Wells, en LA VIDA FUTURA, alguna de las proclamas más optimistas definitorias de la Eutopía, con sus taxis aéreos y sus decorados naif, con sus cielos en blanco y negro y su insolencia plástica... Después sólo quedaba encontrarme con una película deudora del fulgor romántico que animara la literatura victoriana del Siglo XIX, FRANKENSTEIN, para constatar que el cine de Monstruos comenzaba a adquirir un gran protagonismo en campos temáticos cercanos a la ciencia-ficción (como después demostraría ALIEN o LA COSA) El Cine, además, deseaba coquetear con las texturas, la imagen, la referencia visual y en el lugar donde Mary Shelley había creado a una entidad no definida morfológicamente... Pierce, Freund, Whale y Karloff habían inventado a La Criatura (cuya denominación quedaría absorbida subconscientemente al nombre de su creador) y, de paso, a uno de los iconos (monstruos o no) más reconocibles del Séptimo Arte. Ay, pero comenzó la guerra...

La Segunda Guerra Mundial y el éxito de público de dos de los géneros creados ex-profeso por el mundo del celuloide: el Western y el Cine Negro, propiciaron que la Ciencia Ficción se definiera por su inexistencia apenas con un par de obras con mad doctors de por medio y, siempre, en espera de que la Guerra Fría comenzara a propiciar relatos de raigambre paranoica. Uno de ellos, LA INVASIÓN DE LOS LADRONES DE CUERPOS, film fundacional del género de invasiones en su vertiente suplantadora, utilizaba los sutiles métodos metafóricos para adoctrinarnos sobre los peligros derivados de la homogeneización sociopolítica. Muchos años después, John Carpenter, habitual trasgresor de los géneros clásicos, reutilizaría la vertiente dogmatizadora de la ciencia ficción geopolítica para construir un título sumamente heterodoxo que convertiría las proclamas reaccionarias de aquélla en los mordaces e irreverentes designios que definen a la indispensable THEY LIVE.

imag/op01117.jpg

Fue la década de las invasiones, del temor al extraño, de los autocines y el cine teen, de LA HUMANIDAD EN PELIGRO, INVASORES DE MARTE o LA GUERRA DE LOS MUNDOS. Una década en la que el género de ciencia ficción miraba al espacio... y sólo veía amenaza (s). Está concepción decididamente recelosa encontraría, en la década de los 60, la de Kubrick, una nueva vuelta de tuerca.

Contradictoriamente con el contestatario ambiente juvenil (que debiera haber exigido una revisión de las paranoias colectivas), 2001 nos aleja del aura politizado característico del género reubicándolo, excepcionalmente, en su vertiente hard. El film no sólo mira al espacio: se ubica en él para reflexionar sobre nuestra existencia, sobre nuestro sentido en un Universo, definitivamente, insondable.

2001 rebasaría toda expectativa técnica, artística y argumental hasta convertirse en una de las mejores películas de la historia del Siglo XX, reanimando la ciencia-ficción con temas tan fascinantes como el progreso tecnológico al servicio de la humanidad (THINGS TO COME); la teoría de la Evolución llevada hasta límites extremos o el Mito de Frankenstein (personalizado en Hal 9000). El hombre había encontrado su verdadera identidad en el universo y el Cine de Ciencia Ficción, un espejo genialoide en el que mirarse. Pronto descubriríamos que había sido una excepción esta película tan fascinante, pretenciosa y redonda, que apenas si dejaba lugar para la competencia. Una de las que se atrevieron, EL PLANETA DE LOS SIMIOS de Schaffner, encontró una justa recuperación cinéfila el día del estreno del horroroso remake/versión que de la película (y novela de Pierre Boulleau) había ideado, el otras veces acertado pero siempre excesivo, Tim Burton.

imag/op00025.jpg

Cuando la resaca del amor fou (y el baby boom consiguiente), la Revolución del 68, la Guerra del Vietnam y la Crisis del Petróleo debieran haber exigido del género una versión consecuente de la novela de Ursula K. Leguin: LOS DESPOSEÍDOS (una de las favoritas de quien esto escribe), la Década de los Setenta le dio por dejar de lado las cuitas existencialistas y/o metafóricas esgrimidas en periodos anteriores, dando paso a una cinematografía de género mas entusiasta y despolitizada que hubiera sido de ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO de una nave de ascendencia conradiana, Nostromo, de góticos e inabarcables pasillos y desmedida angustia, si a George Lucas no se le hubiera ocurrido rodar LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. Lucas no sólo se adelantó a su tiempo, ya lo sabéis, adaptó el tiempo a su necesidad, se hizo rico y nos regaló el space opera cinematografiado por excelencia. Tantas eran sus virtudes: el ritmo, la música, los efectos especiales, la complicidad de sus protagonistas, su argumento misceláneo, su ambiente multirracial... que tuve que nacer, ya veis, para poder deleitarme, ya en mi infancia, de sus secuelas y arquetipos, del poder subyugador de una linterna mágica que alcanzaba con el cine de Lucas uno de sus hitos más gozosos...

En la década de los 80, dos razas extraterrestres ayudaron a completar mi infancia cinéfila: una, recuperaba en plena era reaganiana la idea de la invasión alienígena en formato catódico. V de Kenneth Johnson colapsaría las televisiones de medio mundo con un argumento de aire retro y sumamente adictivo (y que algunos siguen viendo como una metáfora de la emigración más allá del Rio Grande). Otra, posibilitaría que el bueno de John Carpenter dejara para la posterioridad la mejor adaptación de una novela de Wyndham y, de paso, uno de los ejemplos más afortunados en la noble labor de conjugar el género de terror con el de la ciencia-ficción propiamente dicha: LA COSA. Pero aún me quedaba por descubrir la película de culto por excelencia: BLADE RUNNER.

Con el film de Ridley Scott el Cine no sólo hacía justicia con la obra de Dick (uno de los grandes), sino con sigo mismo, reinventando las constantes del tech noir cinematografiado con una labor de producción donde el Todo potenciaba cada una de las estimables Partes que parcelaban (conceptual y argumentativamente) la película. El cine de ciencia ficción encontraba en la intriga y la acción una vía de escape ciertamente embriagadora y en la obra del recién fallecido Dick, una nueva redefinición del género, otra vez, con el Mito de Prometeo de por medio.

imag/op01407.jpg

Los 90, ay, supondrían el apogeo exagerado de los efectos especiales. Se volvió a Dick, sí, pero esta vez de la mano del excesivo Verhoeven y donde debía haber sarcasmo, había violencia, intrigas conspiracionales, acción irrefenable. Es un buen film este TOTAL RECALL, no creáis, con sus juegos de identidades, sus realidades virtuales, su Marte mutante... Pero no es suficiente para definir a toda una década como tampoco lo fue la segunda parte de TERMINATOR, con su gran éxito y sus efectos digitales, con la historia de esas máquinas que reclaman del futuro una cuota de dominancia excesiva.

La década pertenecerá a THE MATRIX, a pesar de contar con el mismo argumento (y soluciones visuales) que la película precedente. Pertenecerá a Neo y sus sosias, especímenes místicos de un mundo feliz inventado con propósitos meramente energéticos. Como STAR WARS, el film de los hermanos Wachowski recogerá de aquí y de acullá para crear su propio universo conceptual: así podemos encontrar en MATRIX referencias al Anime japonés, a las religiones (cristianas, budistas, musulmanas), al mundo cyberpunk, al cine de acción asiático, a la mística, a la filosofía simplificadora de origen Gaarderiano, a la mitología griega (o no), a James Cameron y sus robots pro-evolucionistas... Y por extensión: a Elegidos adictos a la resucitación espontánea, a virus (artificiales) dispuestos a liberar a la tierra de sus plagas humanísticas, a arquitectos de ascendencia kubrickiana aficionados a los juegos de Rubik, a oráculos que siempre saben el final de la película. THE MATRIX se erigió, en definitiva, en una miscelánea de ascendencia popular que, a modo de revoltijo, serviría a los hermanos Wachowski para crear el gran referente genérico y visual (discutible, sí, pero referente) de la última década del Siglo XX.

imag/op00406.jpg

En fin, mientras se alargaban más de la cuenta los títulos de créditos del SOLARIS de Soderbergh y habiendo repasado, mentalmente, más de un Siglo de obras de ciencia ficción cinematografiadas, aún me faltaba conocer la respuesta a la pregunta que había originado mi ensoñación. Pero no quise cesar la rememoración, ya veis, sin encontrándome con Spielberg y su INTELIGENCIA ARTIFICIAL, con David y su osito de peluche robotizado convertidos en el último vestigio de una humanidad anegada en su propio destino.

Justo en ese momento descubrí el carácter inabarcable del género, sus grandes dosis de heterodoxia, su indudable capacidad para cautivar a nuestros intelectos, el inagotable catálogo de imágenes e ideas fascinantes que lo definen. También supe que seguía sin saber porqué me gustaba... Pero, visto lo visto, ya os podéis imaginar que tardará en dejar de hacerlo.

© J. P. Bango, (2.301 palabras) Créditos